LA COLA DE CABALLO; UNA PLANTA PORTADORA DE LUZ.

 

La cola de caballo pertenece a la familia de las equisetáceas, género único de las articuladas, se conocen 24 especies en los países intertropicales, templados y fríos, aparecen durante el paleozoico, y se extinguieron la gran mayoría en el mesozoico. Es una de las plantas silvestres más primitivas que se conocen: hace cientos de millones de años, cuando los dinosaurios reinaban en el planeta, este vegetal alcanzaba un tamaño descomunal y formaba bosques. Hoy en día es una de las plantas medicinales más usadas: se emplea para eliminar líquidos, fortalecer las uñas, piel y cabellos, remineralizar los huesos y el organismo, cicatrizar heridas y regenerar los tejidos. Ya en la antigua Grecia se conocia su capacidad de sanar y cicatrizar las heridas y Galeno, uno de los padres de la medicina, la empleaba hervida para curar los tendones doloridos.

cola-de-caballo--010.jpg

En agricultura se utiliza en decocción o purín para evitar enfermedades criptogámicas y en general como preventivo para reforzar a las plantas.

 

Descripción:

Es una planta herbácea de entre 20 y 80 cm de altura, vivaz y criptógama (sin reproducción sexual aparente, tiene raíces pero no flores ni semillas y como los helechos se reproduce mediante esporas). Tiene dos clases de tallos, unos fértiles, de color pardusco rojizo y sin ramas, que nacen desde el final del invierno y terminan en una especie de espiga de esporangios que maduran en primavera, y otros tallos estériles, de color marfileño, muy ramificados y con ramas verdes y flácidas que no producen esporangios, brotan después de madurar los fértiles y mueren y se secan en invierno. Crece en lugares frescos y sombreados de clima templado de Europa, Asia, África y América, también en pedregales, bordes de caminos y lugares secos, en suelos arenosos preferentemente. En la península Ibérica se cría sobre todo en lugares arenosos y húmedos, en suelos arcillosos, no muy alejada del agua, en las orillas de ríos y arroyos, y campos encharcados y en los alrededores de pastizales. Madura entre junio y julio. Sus tallos estériles se recolectan en verano, se dejan secar a la sombra, en manojos colgados y se descartan las partes descoloridas.

La cola de caballo es una planta muy rica en sales minerales: además de silicio, contiene abundante potasio. Otros de sus principios activos saludables son los sapónidos, flavonoides y alcaloides, entre ellos, la nicotina, muchos de los cuales poseen comprobados efectos protectores y curativos.

 

Su gran secreto:

Buena parte de sus propiedades medicinales se deben a su riqueza en silicio o sílice.La planta contiene un alto porcentaje de distintas formas de esta sustancia, como el silicato, un mineral que está presente en muy poca cantidad en el cuerpo humano, pero resulta vital porque fortalece la regeneración de los tejidos.

Equiseto--cola---004.jpg

Según Rudolf Steiner (padre de la Agricultura Biodinámica), en sus conferencias sobre agricultura biodinámica habla de esta planta: “La planta llamada cola de caballo o Equisetum: tiene la particularidad de atraer hacia sí lo cósmico, se compenetra con lo cósmico. Incluso tiene un 90% de sílice. En esta planta lo cósmico se halla, por así decirlo, en un exceso extraordinario; y se halla presente en forma tal que no se manifiesta en la flor, sino que aparece justamente en el crecimiento vegetativo.

Para aliviar a la tierra de la fuerza lunar excesiva que hay en ella. Esto es factible. Sólo es preciso hallar algo que obre en la tierra de modo tal que le quite al agua la fuerza mediadora, y le dé a la tierra un carácter más terreó, para que no adopte la fuerza lunar acrecentada a través del agua presente. Y esto se logra -aunque exteriormente todo parece quedar tal como estaba- preparando una especie de infusión con Equisetum arvense, una infusión bastante concentrada, que luego se diluye y se deja convertir en un purín antes de aplicarla a los terrenos en donde se la requiere para combatir los tizones y enfermedades vegetales parecidas”.

Y también comenta María Thun otro estandarte de la Agricultura Biodinámica, que la cola de caballo menor tiene la virtud, de bajar al nivel del suelo los hongos que han ido subiendo por la planta, es decir devolverlos a su medio natural. ¿Por qué posee esta cualidad?

En ciertas especies de colas de caballo -como la de los pantanos- primero crecen los tallos verdes, algunos de los cuales más tarde llevarán en la punta una especie de piña marrón -el esporangio- donde se desarrollan las esporas con las que se reproducen estas especies. Los hongos se reproducen de forma muy parecida.

Equiseto--cola-de-caballo--.jpg

En cambio otras especes de cola de caballo -como la menor- al comienzo de la primavera emiten tallos sin ramificaciones verdes, con el esporangio marrón del que se esparcirán las esporas, reproduciéndose así la planta. Más adelante, a lo largo del año, emitirán los tallos verdes sin el esporangio, pero con una gran concentración de sílice. Con esta separación entre tallos reproductivos y vegetativos, el equiseto menor ha superado el nivel de los hongos y por esta razón es capaz de volver a los hongos a su nivel.

Receta conta las enfermedades fúngicas.

Se echa 10 g de cola de caballo menor seca en 2 litros de agua fría y se llevan a hervir 20 minutos. Se deja enfriar la decocción, se añade 8 litros de agua y se remueve durante 10 minutos. Se cuela la decocción y se pulveriza el suelo bajo las plantas enfermas a razón de 10 litros sobre 100 metros cuadrados. Esto también sirve como preventivo. Si los árboles ya están afectados, se rocía con este cocimiento el tronco y las ramas más gruesas. En casos difíciles es posible repetir el tratamiento en tres tardes seguidas.

La cola de caballo actúa por su alto contenido en silicio, reforzando los tejidos celulares. Los hongos patógenos no pueden penetrar tan facilmente a través de sus hojas. Su acción es fungicida y preventiva. Es recomendable renovar los tratamientos periódicamente.

Se emplea indistintamente la planta seca o fresca (se recomienda utilizar la Equisetum arvense). Con las frescas se utilizan los tallos y las hojas troceadas. La dejaremos hervir durante 40 minutos.

Con una disolución del 5 al 10% en agua, es un preventivo contra la roya, botritis, herrumbre y monilia, aplicando en flor, hojas y frutos.

Para la araña roja aplicaremos la decocción al 5%, añadiendo jabón negro o potásico (1 litro/100 litros). Para después de una helada podemos aplicarlo en dilución del 5%.

La cola de caballo también se puede mezclar con la ortiga haciendo una especie de tisana. Esta tisana es muy recomendada por los agricultores biodinámicos. Se pone en 5 litros de agua fría un buen ramo formado por tres cuartas partes de ortigas y una cuarta parte de cola de caballo. Lo ponemos a hervir y lo dejamos cocer durante cinco minutos. Después le añadiremos 15 litros de agua fría y lo filtraremos todo para llenar una mochila sulfatadora con capacidad para 18-20 litros, cuyo contenido podremos utilizar en cerca de una hectárea de superficie. Empleada regularmente y hasta dos veces por semana si las condiciones son muy desfavorables, esta tisana ha pasado la prueba en cultivos de invernadero y al aire libre.

 

Para que se utiliza:

La cola de caballo (su contenido en sílice puede llegar al 98% en extracto seco), se utiliza para el control de las enfermedades criptogámicas y para reforzar a las plantas. Su acción es fungicida y preventiva. Hay que utilizarla preferentemente en tiempo soleado pero antes del calor del mediodía, y se aplica sobre las plantas o sobre la tierra.

Equiseto---mano.jpg

En algunas zonas sobre todo en zonas húmedas, muchos agricultores, antes de que comienze la época de siembras, pulverizan toda la tierra de la huerta con una decocción de cola de caballo diluida al 20% con el fin de sujetar la tierra a los millones de hongos microscópicos que en tiempo de calor y humedad suben a las plantas. No hace falta mojar las plantas en tiempo seco, pues las fuerzas de luz y de calor de la cola de caballo se añaden a las del sol, en estas fechas es mejor aplicarlo directamente sobre la tierra.

En casos de plagas como la de pulgones o de araña roja, se prepara una decocción con 50gr de planta seca por litro de agua y una vez diluida cinco veces la mezclamos con un 0’3% de jabón potásico y pulverizamos las plantas, mojándolas bien por todas las partes de la planta. También se puede utilizar la decocción, diluida cinco veces, con un 0’5-1% de azufre mojable, contra el oidio, mildiu, monilia, roya, moteado, etc.

 

Cómo preparar la decocción y el purín:

Como hemos comentado antes la cola de caballo la recogeremos durante los meses de verano, de junio a agosto, para que la planta haya acumulado más sílice. Se puede recoger más plantas de las que vayamos a utilizar, para asi dejarlas secar y poderla utilizar en otras ocasiones que nos haga falta.

El purín de cola de caballo se hace poniendo en la proporción de 1kg de cola de caballo fresca (o 150gr de planta seca) 10 litros de agua, a ser posible de lluvía y sino utilizaremos la del gripo que previamente habremos puesto al sol 24h antes de fabricar el purín, en un recipiente que sea de madera, plástico, evitaremos utilizar recipientes de metal para evitar reacciones con el purín. Al termino de 1 ó 2 semanas el purín estará listo para ser filtrado y aplicado diluido 5 veces en agua de lluvia.

La decocción de cola de caballo se prepara con 1kg de planta fresca (ó 150gr de planta seca) por 10 litros de agua. Dejar macerar 12 horas en agua fría y después la pondremos a hervir suavemente durante 30 minutos. La dejamos enfriar 12 horas y después la filtramos. Se conserva 10 días en un contenedor de barro, de madera, de plástico o de vidrio coloreado.

La decocción de cola de caballo con purín de ortigas. Se mezcla 0’5 litros de decocción de cola de caballo ya preparada, con 1 litro de purín de ortigas. Aplicar al 20% durante todo el año para reforzar las plantas.

 

Otras especies de cola de caballo:

Equisetum telmateia (Equiseto mayor), a veces se utiliza en sustitución de la arvense.

Equisetum ramosissimum: se desconoce su uso

Equisetum giganteum (cola de caballo, pude alcanzar una altura de 5m. Se utiliza en el hemisferio sur, especialmente en Argentina como el Equisetum arvense)

Equisetum palustre. A veces confundido por el Equisetum arvense, puede provocar intoxicaciones.

Equisetum robustum Engelm. Puede alcanzar los 2m de altura. Se utiliza como diurético, calmante y estomacal.

Equisetum laevigatum. Se utiliza en Sudamérica con propiedades similares al anterior.

Equisetum bogotense (Hierba de la plata). Se utiliza en Sudamérica igual que la anterior.

 

 

BIBLIOGRAFIA UTILIZADA:

 

Curso sobre Agricultura Biológico Dinámica. Rudolf Steiner (Edt. Rudolf Steiner)

Sembrar, plantar y recolectar en armonía con el Cosmos. María Thun (Edt. Rudolf Steiner)

Cola de caballo menor, uso y virtudes. Carmen Bastida. (Revista de Ag. Ecológica LA FERTILIDAD, nº16)

 

 

JUANJO GIMENO

8 pensamientos sobre “LA COLA DE CABALLO; UNA PLANTA PORTADORA DE LUZ.”

  1. Hola! me encanta el artículo, está muy completo.
    Estoy buscando si la planta que hay aqui en mi comunidad es apta para el consumo. Soy de Santander-Cantabria. No sabrás cómo puedo averiguarlo no? porque busqué pero no lo tengo claro y no quiero confundirme.

    Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>