GROW SHOP +34 682 56 64 58

Hacer humus de lombriz casero es un proceso sencillo, muy gratificante pero largo y en donde la paciencia será necesaria. El lombricompost o humus de lombriz es un compuesto orgánico fabricado a partir de los excrementos de lombrices y usado en agricultura por los altos valores nutricionales que presenta para las plantas. En este artículo aprenderemos como funciona el vermicompostaje. Este método para hacer humus casero consiste en la transformación de materia orgánica, usando lombrices, en abono y acondicionador para fertilizar tierras y suelos.

Enorme lombriz en tierra
Lombriz fabricando lombricompost

Elementos necesarios

Como en todas las recetas, deberemos asegurarnos de disponer todo lo necesario y no adquirir lombrices hasta entonces para que no sufran ningún daño. La mayoría de ‘ingredientes’ son baratos, caseros y fáciles de comprar o construir. Antes de empezar el proceso de fabricar humus en casa se deberá disponer de lo siguiente:

Lombrices, ¿Sirven todas las especies?

En el mundo hay cientos de especies, y todas ellas se alimentan de alguna forma de materia orgánica, pero sus preferencias y sus hábitats difieren. Aunque todas las lombrices generan humus, hay algunas especies más rápidas que otras y con mejores valores nutricionales para nuestras plantas:

Atigradas y rojas o de California (Eisenia phoetidia)

Solo son unas pocas especies. Viven y se reproducen felices en cualquier ambiente rico en materia orgánica, como el estiércol, el compost, o incluso en un jardín acolchado, donde la humedad y el alimento se mantienen.

Esta lombriz devora con avidez los restos de comida vegetales y después de pasar por su tracto intestinal excreta un subproducto que no es otra cosa que materia orgánica fertilizada idónea para abonar la tierra de nuestro jardín, macetas y para germinar las semillas.

¿Qué pasa si uso lombrices de tierra?

Las propiamente de la tierra. Las lombrices de tierra son las recicladoras propias de la Naturaleza. Estas son las muchas otras que prefieren vivir en un ambiente menos controlado. No prosperan entre los desperdicios de comida, sino que prefieren la tierra y el humus como dieta básica. En un compost a menudo aparecen mucho más tarde que las primeras, cuando ha fermentado largo tiempo.

Lombriz de tierra sobre el terreno
Lombriz de tierra

¿Qué cantidad de lombrices se necesitan?

Se aconseja empezar con unas 1000 lombrices adultas (medio kilo), que reconoceremos porque poseen un anillo oscuro que sobresale alrededor de su cuerpo, las cuales comerán aproximadamente un cuarto de kilo de restos de comida al día.

En unos pocos meses la población se habrá duplicado y les podremos dar más comida. Claro está que las lombrices jóvenes no comen demasiado hasta que llegan a la etapa adulta. Este ejercicio de reconocer el estado de nuestra población de gusanos pasa saber su ritmo diario de consumo de alimento es una práctica que estimula a la observación.

Vermicompostero, el hogar de nuestras productoras

El vermicompostero está formado por una bandeja colectora y tres bandejas de trabajo intercambiables con una rejilla en la parte inferior para facilitar el trabajo de las lombrices de compost y para que se puedan escurrir los líquidos de las bandejas superiores hasta la bandeja colectora, en la que va instalado un grifo y por el que se saca el abono líquido, bien para utilizarlo tal cual o para diluirlo en agua tratada.

Aquí no hay que poner lombrices, compost ni restos. Por ello el vermicompostero es muy útil en una escuela, puesto que permite un conjunto de lecciones de diferentes disciplinas desde un punto de vista muy práctico. Todo ello favorece que el vermicompostero se convierta en un espacio de investigación casera sabiendo que nuestros gusanos trabajan a favor del medio ambiente.

vermicompostador-vacio y redondo de metal
Vermicompostador de metal hecho en casa

Alimento, ¿Qué comen las lombrices?

El menú de las lombrices; las lombrices comerán todo lo que ha estado vivo alguna vez: restos de verduras, pieles de fruta y hortalizas, estiércol muy fermentado, hojas y bolsas de té y restos de café, polvo de aspirador y pelo cortado (también de animales), periódicos desmenuzados, hueveras de cartón y cajas de cartón (cuidado con las tintas, por si son tóxicas), cáscaras de huevos machacadas (nos ayudarán a mantener un pH equilibrado).

Cuanta más variedad de materiales se utilice, mejores serán los excrementos. Las lombrices no comen los restos de comida ácidos (cebollas, pieles de naranja, tomates) hasta acabar sus alimentos preferidos. Un puñado de cal agrícola, o de conchas trituradas o cenizas de leña cada pocas semanas ayuda a equilibrar el efecto de los alimentos ácidos. Para engordar y fortalecer a las lombrices existe esta receta:

  • Pienso para gallina ponedora 50%
  • Harina de trigo o maíz 10%
  • Leche en polvo entera 10%
  • Salvado o harina de trigo para pienso 20%
  • Cal agrícola o dolomita en polvo 10%

Aprendiendo el vermicompostaje paso a paso

Una vez tengamos todos los materiales, lombrices y alimentos necesarios podremos comenzar el proceso de fabricar humus. Como te puedes imaginar, al ser los excrementos de gusanos necesitaremos meses para que se genere en cantidad suficiente como para fabricar abonos caseros y fertilizar terrenos.

Adecuando el Vermicompostero

Se pone un disco de cartón o unas hojas de periódico, para evitar que caiga el lecho. Este se distribuye uniformemente por encima, hasta cubrir aproximadamente las nervaduras de plástico (5 cm de altura) del interior de la bandeja de trabajo.

Rellenando el Vewrmicompostero con tierra y restos de comida en uno de los pisos
Adecuando el vermicompostero

Entonces hay que esparcir las lombrices encima. No les gusta la luz directa, así que para impulsar el proceso de instalación, conviene dejarlo destapado un momento, hasta que ya no se vea las lombrices.

Las lombrices se sitúan en la primera bandeja de trabajo, sobre el lecho. Después van comiendo a medida que suben serpenteando a la bandeja de encima, al oler los restos de comida que se han situado allí.

Alimentar las lombrices

Se alimentan más rápido cuando se han adaptado a la fuente de alimento, o si los restos de comida están aplastados o triturados. Vigilando que la temperatura del vermicompostero esté alrededor de unos 20º C. Mojar el vermicompostero aumenta la producción de humus líquido de lombriz.

Los restos de comida tienen alrededor del 80% de agua, que se libera mientras las lombrices los descomponen, y permanece en el lecho mucho tiempo. Cualquier material seco (estiércol viejo, papel o cartón, etc.) debe mojarse previamente.

La alimentación se dosifica para mantener la proporción de lombrices justo por delante del consumo de comida. Cuando la población aumente, consumirá más comida. No hay que alimentar demasiado a las lombrices. Como guía, no se debe mantener más de 2 ó 3 cm de comida sobre la mitad de la superficie de la bandeja de trabajo.

Mezclar todos los ingredientes y esparcirlos ligeramente sobre los restos de comida una vez a la semana más o menos. Con el paso del tiempo tendremos lombrices gruesas y vigorosas.

Recoger el preciado humus, los excrementos

Con el tiempo la bandeja de trabajo superior acaba llenándose, y la mayoría de las lombrices se han ido de la primera bandeja de trabajo donde comenzamos.

Entonces se puede sacar esta primera bandeja, retirar el rico abono que son los excrementos que contiene, y volverla a poner en la parte de arriba, vacía, lista para empezar a recibir más restos.

Cuando las lombrices con sus excrementos han superado en la segunda bandeja de trabajo (Piso 3) al menos 2 ó 3 cm sobre las nervaduras del interior de la bandeja, hay que retirar la cubierta y colocar la tercera bandeja de trabajo (Piso 4) sobre la segunda, y volver a colocar la cubierta húmeda en el ahora vacío Piso 4, preparado para aceptar más restos de comida. Este proceso puede durar varios meses.

Cuando la tercera bandeja de trabajo se llena por encima de las nervaduras de plástico con los excrementos de las lombrices. Al alcanzar esta fase, la mayoría de las lombrices estarán en el Piso 4 o en el inferior. Entonces se toma la primera bandeja de trabajo (que no debería de tener apenas lombrices en ella) y sus ricos excrementos de lombriz sirven ya para abonar nuestras parcelas.

Abriendo el grifo del vermicompostero y recojiendo el humus de lombriz ya listo
Recolectando el humus

Cuando se añade el Piso 4, las lombrices estarán comiendo en su entorno vital preferido el Piso 3. A medida que el Piso 4 se va llenando con los excrementos, las lombrices migrarán a esta bandeja. Si por alguna razón permanecen algunas en el Piso 2 cuando esté preparado para sacarla, simplemente hay que recogerlas con mucho mimo con los dedos y devolverlas al compostero.

Abono sostenible con el medio ambiente

Con el proceso del compostaje la materia orgánica se convierte en un recurso de gran valor para frenar la desertización y evitar la contaminación de los residuos domésticos. La materia orgánica es la base de la vida. Por eso, los restos orgánicos no se pueden considerar como desecho sino un recurso valioso para continuar garantizando la fertilidad de la tierra.

Una visión del consumo basada en la falta de responsabilidad respecto al entorno ha creado una sociedad derrochadora de materias primas. Explotar las materias primas se ha convertido en una actividad lucrativa en todo el planeta, que ha dejado a un lado toda actividad de recuperación, reutilización o reciclaje de los materiales que se tornan obsoletos o inservibles.

Lo más importante que conseguimos con el vermicompostero es adoptar el hábito de no tirar a la basura materiales que pueden reciclarse. Con este gesto contribuimos a prolongar la vida del vertedero local, puesto que reducimos la cantidad de nuestras basuras. En definitiva, un pequeño gran artilugio práctico para habituarse a reciclar, a saber tratar nuestras propias basuras y a conocer a unos gusanos que colaborarán en nuestra vida cotidiana a favor de una vida más ecológica.

Así el ciclo nunca se acaba, y dispondremos de una forma conveniente, natural y eficaz para deshacernos de los restos de comida, mientras nos aseguramos un suministro constante de un abono de gran calidad. El sistema ha sido diseñado para usarse dentro del ciclo de un año y preparado para ubicar en los interiores de casas sin jardín, oficinas, escuelas, etc.

BIBLIOGRAFIA

¡Ponga un vermicompostero en su vida! Álvaro Altés. Revista de Agricultura Ecológica. SAVIA nº 3 1996.

6 comentarios en «Fabricando Humus de Lombriz en casa»
  1. Hola, me gustaría saber si se pueden consumir los desechos de los gusanos de una composta, cuáles son sus beneficios, para qué son buenos ó para qué sirven, si curan enfermedades o solo contienen nutrimentos, en caso de que sí tengan algún nutrimento, cuál sería?, por su apoyo, gracias.

    1. El humus de lombriz sirve de alimento para otras plantas;
      No sirve para el consumo animal o humano,ya que son excrementos de las lombrices y no curan enfermedades.
      Pero si ayudan a mantener el suelo fértil y poder cultivar todo tipo de plantas en tu huerto,tiene bastantes beneficios para las plantas,en Google tienes bastante información al respecto.

  2. hola, disculpa otra pregunta mis lombrices aparecen en la mañana en toda la tapa y los bordes como si quisieran escapar, pero luego se van ingresando bajo los desechos, porque ocurre esto.
    Gracias

  3. Hola, me gustaria saber que tiempo debo esperar para darles la verdura a las lombrices, algunos dicen que deben estar en descompocicion, entonces una ves extraidas losrestos de verdura de la cocina, debo esperar cuanto tiempo?

  4. ¡Muchas gracias por el artículo! Hace ya bastante tiempo que he comenzado a compostar mis desechos verdes y ha sido una maravilla. Sin embargo, hace poco busqué vermicompostadores baratos para probar esta nueva forma de compostaje y es fenomenal. Me ha encantado hacer mi propio humus de lombriz en casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *