BLOG +34 682 56 64 58
Comprar Abonos y Fertilizantes - Todos los Tipos | Ecomaria

Fertilizantes

Enorme catálogo con nutrientes, abonos y fertilizantes de todas las marcas y tipos para alimentar tu cultivo. Los fertilizantes son considerados como la comida de las plantas, ricos en diferentes tipos de nutrientes (macroelementos, microelementos, oligoelementos, enzimas...) indispensables para realizar los diferentes procesos vitales como crecer, florecer y engordar. Productos que pasan desapercibidos para los cultivadores más principiantes pero que son fundamentales si quieres unas plantas sanas, grandes y capaces de producir grandes cantidades el día de corte.
Los fertilizantes para el cultivo de marihuana son esenciales para un correcto desarrollo de las plantas, para ello es necesario saber todas las etapas que va a desarrollar la planta y tener muy en cuenta los nutrientes que debemos darle.

Los fertilizantes son sustancias naturales o sintéticas que contienen alimento asimilable por las plantas. Con su uso los cultivadores pueden reponer o añadir los nutrientes necesarios al mismo suelo o sustrato donde se asienta el cultivo para cubrir sus necesidades nutricionales. Sin ellos sería imposible recomponer las propiedades fértiles de los suelos. Utilizados desde los inicios de la historia, los fertilizantes han ido evolucionando. Lo que antiguamente se conseguía con carretillas de estiércol y tiempo de descomposición, hoy en día lo puedes comprar en cualquier tienda en pequeños, baratos y cómodos formatos.

¿Se puede cultivar sin fertilizantes?

Cualquier ser vivo necesita de alimento variado y energía para seguir desarrollándose correctamente. Si no dotamos de nutrientes a nuestro cultivo, las plantas desarrollarán enfermedades, el crecimiento y floración se verán estancados, y los cogollos y frutas serán de peor calidad y su peso mucho menor.

Hay que tener en cuenta que cuando hablamos de fertilizantes también incluimos el sustrato, la mayoría vienen fertilizados y si no quieres usar botes de aditivos, como mínimo, deberás utilizar un buen sustrato lleno de nutrientes. Por lo tanto, si, se podría cultivar sin usar aditivos, pero... ¿merece la pena? A continuación explicamos los inconvenientes de no usar nutrientes

  • El cultivo irá lento, se retrasará el inicio de la floración y le costará más tiempo madurar.
  • Las plantas sufrirán de enanismo, quedarán pequeñas, de baja altura, sin apenas ramificaciones y no darán la producción deseable.
  • Las hojas se verán enfermas y con deficiencias a medida que pasen los días, tendrán menos capacidad de absorber la energía procedente de la luz solar.
  • Plantas menos resistentes que atraerán a las plagas de insectos y hongos con mayor facilidad.
  • Flores, cogollos y frutas no se forman como deberían. Menos densidad, peso, resina, sabor y olor.

En definitiva, no pienses que ahorrarte unos euros en no comprar fertilizantes va a merecer la pena, ese dinero que ganas, lo perderás multiplicado por 10 debido a una cosecha de mala calidad y poco productiva.

¿Qué comen las plantas?

Como seres vivos que son, los cultivos necesitan de alimento para sobrevivir y seguir creciendo. Al contrario que sucede con el resto de especies, las plantas fabrican su propio azúcar de donde obtienen toda la energía necesaria.

Para fabricar ese combustible las plantas necesitan agua, Co2, luz solar y minerales aportados en forma de fertilizante. No todos los minerales son asimilables por la planta, apenas una decena de elementos químicos son aprovechados. Dichos elementos se dividen en dos grandes grupos, los macronutrientes y los micro nutrientes.

Macroelementos principales

Los macroelementos son expresados en % debido a la alta presencia de estos elementos en la composición de los abonos. Los más conocidos son:

  • Nitrógeno (N): Indispensable en la síntesis de enzimas, proteínas y vitaminas usadas en la formación de nuevos tejidos y la multiplicación celular. Por ello es tan importante durante la etapa vegetativa, de hecho, los fertilizantes para el crecimiento tienen grandes concentraciones de este elemento químico.
  • Fósforo (P): Usado en muchos procesos de transferencia de energía como la fotosíntesis. Ayuda a descomponer los carbohidratos y azúcares. Necesarios en la formación de las raíces, frutos, flores y semillas. Debe estar presente durante todo el ciclo, en mayores cantidades durante el enraizamiento inicial, la formación de flores y su posterior engorde.
  • Potasio (K): Interviene en la activación de las enzimas encargadas del engorde y formación de flores o cogollos. Aumenta la resistencia de la planta frente a inclemencias climáticas, es capaz de regular la cantidad de Co2 que se absorbe, fundamental en la floración.
  • Calcio (Ca): Nutriente secundario, y menos abundante que los 3 nombrados anteriormente pero igual de importante. Este elemento químico es el encargado de mantener las paredes celulares pegadas entre sí, con firmeza, además ayuda en la descomposición de la materia orgánica como el humus para que pueda ser absorbida por las raíces. La falta de Calcio puede provocar deformaciones y crecimientos débiles y distorsionados.
  • Magnesio (Mg): Necesario en pequeñas concentraciones para los procesos de formación de raíces, clorofila y fotosíntesis. Los átomos de Magnesio se convierten en el núcleo central de las moléculas de Clorofila lo que lo convierte en elemento primordial para un cultivo saludable. Además intervienen en la activación de decenas de enzimas diferentes y en la síntesis de proteínas.
  • Azufre (S): Durante años considerado como micronutriente, pero una vez demostrada su importancia se ha elevado a categoría de macro nutriente. El Azufre además de para el control de plagas, es utilizado por las plantas para la construcción de proteínas, la formación de clorofila y la síntesis de aceites internos.

Microelementos más importantes

Los micronutrientes se suelen expresar en partes por millón (mg/1000g) debido a la baja concentración que necesitan las plantas. Aunque se encuentren en menos proporción que los macro, son igualmente indispensables y su carencia o exceso provocará daños en la planta y su producción:

  • Hierro (Fe): Requeridos en la formación de algunas enzimas, energía y algunos pigmentos. Su presencia en los abonos reduce la concentración de nitratos y sulfatos en la planta. Si la planta no recibe suficiente cantidad de Hierro, se produce la denominada clorosis férrica, hojas jóvenes amarillas pero con nervios verdes. Este problema es generalmente provocado por bloqueos de raíces debido a un alto pH en el suelo o sustrato y no por deficiencias.
  • Zinc (Zn): Mineral empleado para activar enzimas responsables de la sintetización de algunas proteínas. Indispensable para transformar los almidones en azúcares que puedan ser asimilados por la planta. Además interviene en la formación de clorofila y ayuda en la creación y mantenimiento de fertilidad del polen producido para hacer semillas. Su deficiencia muchas veces no se manifiesta de forma visual, se produce el denominado 'Hambre oculta', responsable de una pérdida de producción sin mostrar síntomas.
  • Cobre (Cu): Este elemento sirve para realizar muchos procesos importantes como la respiración o transpiración, el metabolismo de azúcares, la fotosíntesis o la producción de semillas. Aunque su presencia debe ser ínfima para no causar daños a la planta, el cobre tiene que estar presente si buscas un cultivo sano y sabroso. Un exceso puede ser tóxico y bloquear otros nutrientes como el hierro o Manganeso, por el contrario, una deficiencia provocaría un retardo en el crecimiento y floración.
  • Manganeso (Mn): Uno de los micronutrientes con mayor presencia por su necesidad y valioso cometido, la asimilación del Nitrógeno. Como ya sabemos, el N se usa en el crecimiento y si este elemento no puede ser asimilado la etapa vegetativa se resiente y retrasa. Otra de sus funciones es el alargamiento del sistema radicular por lo que su presencia debe ser garantizada desde el principio. Por norma general la mayoría de sustratos incorporan cantidades suficientes de Mn, en caso de cultivar en sustratos inertes, se debe usar aditivos o fertilizantes ricos en este elemento.
  • Molibdeno (Mo): Componente esencial utilizado por las bacterias encargadas de captar el nitrógeno atmosférico y fijarlo en el sustrato. Con su uso la planta es capaz de transformar los compuestos nitrogenados tóxicos (nitratos) usándolos en la sintetización de aminoácidos. Desde Ecomaria recomendamos fertilizar con abonos que obtengan el Nitrógeno de fuentes amoniacales y no nitratos, de lo contrario, el molibdeno se agotará y surgirán carencias.
  • Boro (B): Entre muchos trabajos, el más importante que realiza el Boro es la de potenciar la división celular, y por tanto, el crecimiento del cultivo. No hace falta comentar que su deficiencia provocará grandes retrasos en el crecimiento, provocando plantas pequeñas y lentas. Otra función de los fertilizantes ricos en Boro es la viabilidad de las semillas, la fertilidad del polen producido y la estimulación del sistema hormonal.
  • Cloro (Cl): Aunque es el mismo elemento desinfectante que el usado en las piscinas, el Cloro aportado a las plantas por los fertilizantes proviene del cloruro. Elemento muy importante en la fotolisis del agua y para la apertura y cierre de estomas encargados del intercambio gaseoso entre las plantas y el aire. Su mera presencia protege al cultivo de casi 20 enfermedades diferentes.

¿Qué tipos de fertilizantes existen?

Años de desarrollo en la industria de abonos ha dado lugar a centenares de productos con cualidades diferentes destinados a la alimentación y desarrollo de las plantas. Ante tal variedad es normal que surjan multitud de dudas y problemas entre los cultivadores. Para intentar resolver dudas, hemos creado multitud de grupos y clasificaciones para englobar los nutrientes de diferentes marcas y que coinciden en alguna función o propiedad. La forma de agrupas los nutrientes puede variar dependiendo el criterio elegido. En Ecomaria hemos realizado diferentes clasificaciones dependiendo su origen, función, marca...

Tipos de fertilizante según la función:

  • Crecimiento o etapa vegetativa: Aditivos y suplementos generalmente ricos en Nitrógeno para que la planta crezca más rápido, con mejor estructura y buenas ramificaciones. Para conseguir una producción enorme se debe empezar con buen pie y generar ramas abundantes, frondosas y sanas.
  • Enraizantes y potenciadores de la raíz: Productos destinados a potenciar el desarrollo de la raíz y la mejora de los sustratos. Productos repletos de enzimas, microorganismos y fósforo que revitalizan tierras y fomentan la expansión radicular. Recuerda, a mejor sistema radicular, mayor poder de absorción de minerales.
  • Floración, estimulación y engorde de cogollos: Dentro de los abonos destinados al ciclo de flora, podemos encontrar 3 grandes grupos. Los estimuladores indican a la planta que pare el crecimiento vegetal y empiece la producción de cogollos. El alimento base para frutas las mantiene sanas de principio a fín. y Los engordes o PKs (ricos en Potasio y Fósforo) se utilizan las últimas semanas para aumentar el peso final del corte.

Tipos de fertilizante según su origen o fabricación:

  • Orgánicos o naturales: Productos destinados a cultivos ecológicos que produzcan cosechas saludables y con sabores y olores originales de la propia genética. Suelen ser de absorción más lenta pero aseguramos una cosecha final saludable.
  • Minerales, inorgánicos o químicos: Sin duda los más efectivos y rápidos en actuar. Aportan los mismos elementos que los orgánicos pero en forma de minerales directamente absorbibles por las raíces. Por contra, pueden quemar a la planta si el cultivador pone más dosis de la recomendada y genera excesos de sales que pueden modificar las propiedades organolépticas.
  • Biominerales o mixtos: Incluyen las mejores propiedades de los dos grandes grupos anteriores. Son los más comunes en la mayoría de fabricantes. Los cultivos alimentados con productos biominerales no pueden considerarse ecológicos.

Otras clasificaciones:

  • Según su fabricante o marca: Miles de productores en el mercado, en Ecomaria hemos seleccionados solo las marcas de fertilizante para marihuana más fiables, efectivas y seguras.
  • Según su composición, simples o compuestos: por norma general, los fertilizantes están compuestos por varios elementos al mismo tiempo. Sin embargo, si eres un cultivador más experimentado y sabes exáctamente lo que necesita tu planta, existen botes de composición más sencilla y ricas únicamente en un solo elemento.

¿Cómo usar los fertilizantes?

Imposible contestar a una pregunta con tantos matices en sólo unos parrafos. Para empezar es obligatorio leer las dosis, tiempos de uso y demás indicaciones del fabricante. Pero con tantos fertilizantes y marcas diferentes tienes que tener claro sus diferencias y saber cual toca administrar en cada momento:

  1. Después de haber sembrado la semilla necesitaremos darle la preimera fase con enraizante líquido para que las raíces crezcan sanas y tengan la suficiente fuerza para absorber los nutrientes que va a necesitar nuestra planta de marihuana en todo el ciclo de vida que va a tener.
  2. Una vez la plántula ya ha crecido lo suficiente y hemos acabado el ciclo de enraizamiento pasamos a la fase de crecimiento vegetativo, dó´nde nuestras planta de marihuana necesita un tipo de nutrientes diferentes a la fase anterior, ante todo para crecer sana y con vigor le añadiremos productos ricos en nitrógeno y adecuaremos los riegos según la semana de crecimiento dónde se encunetre nuestra planta.
  3. En esta fase le añadiremos todos los oligoelementos necesarios para su correcto crecimiento, teniendo en cuenta no sobrefertilizar en esta fase la planta ya que añadir de más al lo que nos muestra el fabricante en su tabla de cultivo puede hacer que nuestra planta sufra daños irreparables y pueda llegar a causar auténticos dolores de cabeza al cultivador.
  4. Y por último la fase de floración donde destacamos en ser proveedores de las principales marcas del mercadoy dónde podrás encontrar todo lo necesario para que en esta última fase de nuestra planta le puedas sacar el máximo rendimiento y un final del que todo cultivador está esperando.
  5. En esta fase en muy importante añadir las cantidades necesarias de fósforo, calcio, potasio y magnesio, que son los elementos esenciales para que nuestra cosecha sea buena y abundante.