Neem repelente natural

Neem, un excelene insecticida y repelente natural para tus plantas

 

Cuidar tus plantas y, sobre todo, protegerlas de la acción de los insectos, los cuales pueden acabar por hacer que pierda su vitalidad, no es una tarea sencilla. Sin embargo, hay elementos totalmente naturales, como el neem, también conocido como Azadirachta indica, que pueden resultarte de gran utilidad. En esta ocasión, queremos comentarte en profundidad todo lo que debes saber sobre él.

El neem como insecticida

 

Neem es el nombre con el que, habitualmente, se conoce a las semillas del árbol Azadirachta indica. Asimismo, en muchos lugares también es conocido como margosa o lila india. Este es original de Sri Lanka, aunque también crece en la India y en Birmania gracias a su ambiente tropical y subtropical.

La acción de Neem repelente natural es muy curiosa. Y es que en su composición tiene cabida una sustancia conocida como azadiractina que, fundamentalmente, impide que los insectos puedan pasar de la fase de larva a la de adulto. Por lo tanto, estas mueren antes de llegar a la edad en la que pueden reproducirse, por lo que la plaga finaliza en cuestión de días.

Estas propiedades de las semillas de la Azadirachta indica se conocen desde hace tiempos remotos, aunque fue hace no tanto tiempo cuando se explicó a qué se debía su efectividad. La sustancia que ya hemos comentado actúa, además, como inhibidor de los nutrientes y de diversos procesos hormonales fundamentales en la metamorfosis de los insectos, así como logra reducir sus niveles de proteínas y de quitina.

Cómo usar el neem como insecticida

 

Hoy en día, el neem repelente natural se comercializa en forma líquida, para lo cual es necesario sacar el extracto de las semillas de Azadirachta indica. Debido a su efectividad, no hay que añadir ningún aditivo químico, por lo que su uso es totalmente seguro tanto para personas como para la propia planta. De hecho, las plagas son las únicas que sufren su impacto.

Si te animas a probarlo, rápidamente te darás cuenta de que su método de aplicación es muy sencillo. En concreto, basta con agitarlo bien durante unos segundos y, después, verter 5 ml en un recipiente que contenga un litro de agua tibia. Posteriormente, llena un bote adecuado y coloca un pulverizador en él para, a continuación, echarlo sobre las hojas y el conjunto de la planta. En este sentido, lo ideal es hacerlo a última hora de la tarde o durante la noche.

Si te hemos convencido y estás dispuesto a probar el neem para proteger a tus plantas de las plagas, en Ecomaría podemos ayudarte. Y es que, en estos momentos, disponemos de productos elaborados a partir de esta sustancia, los cuales te ayudarán a que luzcan verdes, sanas y fuertes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *