MANEJO ECOLÓGICO DE PLAGAS.

 

Para toda persona que viva o haya vivido de la agricultura, la palabra “plaga” equivale a dinero y trabajo desaprovechados, de ahí la necesidad que la humanidad ha tenido de controlar las plagas que atacaban a los diferentes cultivos. Hoy en día la agricultura convencional peca de llamar plaga a cualquier presencia de agentes patógenos para las plantas, sea cual sea el número y su estado de desarrollo. Las plagas deberían de entenderse desde el punto de vista productivo, es decir, considerar plaga a un ataque que disminuya considerablemente la producción de nuestra cosecha, en nuestro caso potentes flores femeninas. Así podríamos considerar los efectos producidos por el ataque de ciertos insectos como meras secuelas estéticas como es el caso de las moscas blancas y minadoras, o sea que afean a la vista pero no merma la producción final de flores hembras; sin embargo otras como las larvas de lepidópteros (gusanos del cogollo) si debemos considerarlas como plagas, pues disminuyen considerablemente la producción de flores al atacarlas directamente. Pero para entender el efecto –la existencia de una plaga-, con sus consecuentes efectos secundarios –merma de LA PRODUCCIÓN total o parcial-, hay que buscar en la causa: ¿porqué se producen las plagas?.

Para que exista una plaga ha debido producirse en el ecosistema donde habita algún o algunos desequilibrios que favorecen la proliferación de la misma (xj: elevadas temperaturas, humedad estanca, falta de predadores naturales, falta de biodiversidad vegetal, uso masivo de pesticidas, …., incluso varias de ellas a la vez). Las plantas que padecen de una salud débil son más propensas a padecer plagas, así como aquellas plantas que han tenido un consumo considerable de Nitrógeno.

El factor principal podríamos decir que es la falta de biodiversidad tanto vegetal como animal, ya que sin predadores y sin otras plantas que comer terminan por atacar los cultivos de su entorno. Esta falta de variedades viene dada, casi siempre, por la destrucción de los ecosistemas, bien para recalificación urbana, construcciones de carreteras, vías férreas, bien por transformaciones agrarias, incendios, y como no la indiscriminada lucha con potentes herbicidas y plaguicidas que destruyen cuanto ser viviente se pone a su paso (no es una solución para erradicar las plagas como luego veremos). Por tanto hablar de la existencia de plagas es algo más complejo que tratar con productos químicos unos bichos u hongos que aparecieron en tus plantitas, que posteriormente van a ser consumidas por vía pulmonar.

Que la naturaleza es sabia es algo que todos sabemos y no queremos entender; pero ha sido ella, por ejemplo, la que libró a los europeos de la temida “peste negra” con una simple guerra territorial entre ratas: la rata parda expulsó a la rata negra o bubónica que era el foco de la efermedad. Desde hace mucho tiempo vienen surgiendo diferentes sectores de la población que reclaman un control ecológico de las plagas dada la elevada toxicidad para los humanos y demás seres vivos que conllevan la aplicación de ciertas técnicas llamadas “modernas”, con uso abusivos de fertilizantes y plaguicidas químicos que acarrean numeros problemas secundarios de carácter ecólogico-sanitarios. En estas líneas vamos a intentar enumerar el mayor número posible de métodos, sustancias, bichos, artilugios y demás que sean favorables, de un modo ecológico y lo más selectivo posible, al control de determinadas plagas que sabemos atacan a la cannabis sativa.

INSECTICIDAS-FUNGICIDAS ECOLÓGIDOS:

Como en anteriores números de Cáñamo se han citado el uso de diferentes caldos ecológicos (de hortigas, de especias picantes y plantas aromáticas, piretrina, etc…), vamos a citar aquellos que no se hallan nombrado y creemos son de cierto interés.

  • Purín de ortigas: se puede hacer tanto de la Urtica dioica (mayor) como de la urens (común), tanto fresca como seca. Poner 10 Kg. de planta fresca o 200 gramos de planta seca en 10 litros de agua, tener quince días, filtrar y utilizar si es pulverizado foliarmente se diluye 1 litro de purín por 20 de agua y si es al suelo 1 litro de purín por 10 de agua. Es un preventivo contra las plagas y contra clorosis.

  • Decocción de bulbos de ajos y cebollas: decocción de 75 gr. de bulbos triturados en 10 litros de agua.

  • Decocción de cola de caballo: tomamos 3kg de cola de caballo menor (Equisetum arvense), y la ponemos a hervir a fuego medio en un recipiente que contenga unos 20 litros de agua, se exprime, se filtra, y se diluye 1 litro de decocción por 5 litros de agua y pulverizar a la planta. Es efectiva contra enfermedades criptogámicas (hongos).

  • Rotenona: se extra de las raíces de Derris Elliptica, actúa por contacto. Atención, en uso con ácaros se ha demostrado que produce un aumento de su potencial biótico, que conlleva al incremento de su población. Es un producto tremendamente tóxico para la fauna subacuática al igual que la piretrina, por lo que nunca se ha verter a canales de riego, desagües o cualquier otro conducto que vaya a parar a ríos, lagos, o mares.

  • Aceite de la semilla del árbol del Neem: hay dos variedades de árboles de la que se pueden extraer la “Acederachia Indica” y la “Melia acederach” (ésta última de alto valor ornamental en jardineria de ciudad), de ambos se extrae un veneno que funciona bien para los ácaros, aunque dada la resistencia de éstos es poco probable que los elimine por completo, no es tóxica para los animales de sangre caliente ni para las abejas. Es, junto al extracto de ajo, dos de los muy pocos plaguicidas ecológicos que son sistémicos (actúan por dentro del sistema de las plantas). Podemos coger los frutos de melia, separar la pulpa de la semilla, tomamos 1 kg de semilllas peladas y las trituramos hasta convertirlas prácticamente en polvo, las colocamos en un paño que introduciremos toda la noche en un recipiente lleno de agua, al día siguiente lo prensamos y diluímos el líquido obtenido en 20 litros de agua. (ojo es un método preventivo no combativo).

  • Sueros de leche: tiene un alto valor como fungicida (contra los hongos) y contra virus de transmisión mecánica (virus que se transmiten por los utensilios para el cultivo e incluso por las propias manos). Se aplica 1 centilitro de suero por cada litro de agua destilada o de lluvia, y se aplica con pulverizador foliarmente. Es idóneo para las zonas del norte español donde las continuas lluvias provocan problemas con hongos.

 

PLANTAS REPELENTES Y PREDADORAS:

Es conveniente acompañar a la maría de plantas aromáticas que repelan bichos como la albahaca, romero, tomillo, menta, ruda, salvia, tagetes, poleo, ajedrea, jazmín, etc…. Otra buena idea sería colocar plantas insectívoras.

 

TRAMPAS:

Existen diversas trampas para capturar bichos, una bien conocida por todos es la típica lámpara caza mocas que hay en todos los baretos. Podemos encontrar otras trampas con feromonas las cuales atraen a los bichos machos; hay otras que son contra los dípteros (moscas) que son las trampas cromáticas, cuyo color amarillo los atrae, y junto con una especie de cola hace que se queden pegados. Se pueden colocar trozos de estas trampas cromáticas de 2 x 10 cm, a cierta distancia del follaje de la planta para evitar que se queden pegadas las hojas, e ir sustituyéndolos a medida que estén llenos de bichos. Podemos al mismo tiempo colocar barreras, es decir, colocar una capa circular de serrín, polvo de diatomeas o un brazalete de cobre alrededor del pie de la planta para evitar que caracoles y babosas lleguen hasta la planta. También hay diversas trampas que se comercializan como las modelo Delta, Embudo o McPhail, que funcionan a base de cebos envenenados, atrayentes sexuales (feromonas), ….

 

MICROORGANISMOS:

En este apartado solo citaremos los nombres de algunos de los muchos agentes víricos, hongos o bacterias que son letales contra diferentes bichos:

ORGANISMO CONTROLADO

ORGANISMO

AUXILIAR

TIPO DE MICROORGANISMO

* Existen preparados comerciales.

 

PREDADORES Y PARASITOS:

La naturaleza intenta mantener, siempre que el hombre se lo permite, cierto equilibrio en los ecosistemas. Sin este equilibrio los ecosistemas terminan por alterarse y en muchos casos hasta han llegado a desaparecer. Una manera natural de mantener un equilibrio en nuestro vergel cannábico, como ya he dicho, es la biodiversidad. Cuanto mayor sea el número de especies animales y vegetales (siempre que no haya superpoblación) que convivan en un lugar mayor será su equilibrio ecológico.

Para controlar el desarrollo de las diferentes comunidades de especies que viven en un lugar la naturaleza posee otros seres que se alimentan de ellas, y cuanto más alimento tiene más aumentan su población. Pero para que tengamos una fauna útil debemos procurarles albergue y sobre todo no tratar con productos químicos (son tremendamente sensibles).

La fauna útil varia en tamaño y en forma de actuar, e incluso en tener una dieta de un solo bicho a como en otros casos se alimentan de todo. La fauna útil se divide, según la forma en que actuán, en: “predadores” (tal y como hacen los leones en la jungla: caza y devora) y “parásitos” (como la tenia en los hombres: viven a expensas de él).

PREDADORES

PARASITOS O PARASITOIDES

*Son comercializados o pueden conseguirse a través de los insectarios que las diferentes comunidades autónomas ponen a disposición de los agricultores.

 

Las técnicas de manejo sobre el control de plagas hasta ahora enumeradas no son más que un pequeña parte del amplio abanico de soluciones que nos presenta la naturaleza. La introducción de especies parasitarias o predadoras alóctonos (no autóctonos) también puede acarrear problemas a otros parásitos por hiperparasitación o sobre otros predadores por ser más voraces y reproducirse con mayor velocidad, por lo que es más que interesante intentar recurrir a predadores y parásitos autóctonos. De algunas especies de parásitos o predadores autóctonos tan solo se tiene conocimiento de haber visto un par de ejemplares, de ahí la tremenda importancia que presenta el mantenimiento de la biodiversidad autóctona.

 

MIGUEL GIMENO

Un pensamiento sobre “MANEJO ECOLÓGICO DE PLAGAS.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>