AGROECOLOGÍA DEL CANNABIS: SEPTIEMBRE

Llega el inicio de la floración y ahora ya no cabe error alguno. El seguimiento diario y los tratamientos preventivos deben ser una constante primordial para el cannabicultor.

Podemos haber realizado un crecimiento excelente en nuestros cultivos pero si durante la floración no le prestamos la atención y cuidados necesarios no habrá servido para nada el trabajo realizado durante los diversos momentos del cultivo. El gusano del cogollo hace acto de presencia y junto a él patologías colaterales como la botrytis, tenemos que mantenerlo a ralla para evitar males mayores. También llega la hora de la floración de machos y la dispersión del polen en el aire con el consecuente peligro de sufrir polinizaciones no deseadas, hay que controlar a los machos que tengamos seleccionados para nuestros cruces para evitar que dispersen el polen y provoquen un desastre en nuestros propios cultivos y de vecinos.

TRIGONOS

Con nuestros propios sentidos y motivaciones observamos el mundo que nos rodea e intentamos descubrirlo con nuestro propio esfuerzo. Ésta es la actitud científica, la forma de caminar de una humanidad adulta que los dioses han abandonado a su propia suerte. Ésta es la ciencia de hoy. Xavier Florin

En números anteriores hemos visto que los planetas giran alrededor del Sol a distancias y velocidades diferentes. Vistos desde la Tierra ocupan continuamente distintas posiciones en la bóveda celeste. Cuando observamos dos planetas en un momento dado, éstos forman un ángulo, en cuyo vértice se encuentra la Tierra. Vimos, por ejemplo cuando ambos planetas se ven en el mismo lugar, el ángulo es de 0º, por lo que se dice que están en conjunción.

Si un planeta sale cuando otro se pone, se dice que están en oposición. Cuando los planetas forman uno de estos ángulos se dice que están en aspecto. El aspecto que nos concierne en esta ocasión es cuando están en Trígono, que forman un ángulo de 120º entre sí.

Dos planetas se encuentran ante trígonos de igual elemento de fuerza, pero ante constelaciones diferentes, por ejemplo ante Aries y Leo.

Son dos constelaciones de calor, dos trígonos de calor. Si sembramos en un trígono de calor estimularemos la formación de frutos y semillas.

Los trígonos pueden hacer cambiar el crecimiento de las plantas. La luna pasa cada nueve días por el mismo trígono de fuerzas, si trabajamos en el mismo tipo de trígono que el del día de la siembra, estimularemos ese impulso, por ejemplo si plantamos cannabis en trígono de luz estaremos promoviendo el crecimiento de flores/cogollos de la planta.

LUNARIO MES DE SEPTIEMBRE:

Días favorables para trasplantar, trabajar la tierra y para germinar: desde las 22h del lunes 19 hasta las 22h del jueves 22, desde las 21h del jueves 29 hasta la 1h del sábado 1 de octubre, todos estos días coinciden con constelación de aire.

Días para estimular un desarrollo radicular: desde las 0h del jueves 1 hasta las 9h del viernes 2, desde las 0h del jueves 8 hasta las 13h del sábado 10, desde las 20h del sábado 17 hasta las 18h del lunes 19, de 2h a 18h del martes 20, desde las 20h del lunes 26 hasta las 6h del martes 27, desde las 15h del miércoles 28 hasta las 20h del jueves 29, días constelación tierra.

Días para cortar esquejes: cortarlos el lunes 19 mantenerlos en agua y pasarlos a tierra al día siguiente.

Días para abonar en crecimiento y promover un desarrollo vegetativo: desde las 5h del domingo 4 hasta las 24h del lunes 5, desde las 15h del lunes 12 hasta las 15h del miércoles 14, de 13h a 19h del jueves 15, desde las 23h del jueves 22 hasta las 10h del sábado 24, días de constelación de agua.

Días de flor para abonar en floración: desde las 14h del sábado 10 hasta las 21h del domingo 11, de 8h a 12h del jueves 15, desde las 19h del martes 20 hasta las 22h del jueves 22, desde las 21h del jueves 29 hasta la 1h del sábado 1 de octubre, días constelación aire.

BIBLIOGRAFIA:
Calendario de Agricultura Biodinámica 2010. María Thun. Ed. Rudolf Steiner

BACILLUS THURIGIENSIS

El enemigo natural más conocido y eficaz para el control de mariposas y polillas es el Bacillus thuringiensis var. Kurstaki. Es un bacilo gram-positivo, aerobio, que se encuentra de forma natural en el suelo y las plantas. Fue descubierto en Japón en 1902 por Dr. Ishiwata y pocos años después fue aislado en Thuringe (Alemania). Se comenzó a comercializar en Francia en 1938 y hoy en día es uno de los insecticidas biológicos más utilizado.

El modo de acción del B. thuringiensis, funciona solo si lo ingiere activamente la oruga, éste esporula, sintetiza unos cristales proteicos llamados delta-endotoxinas, a los cuales debe su actividad insecticida. Estas protoxinas necesitan ser ingeridas por las larvas para poder actuar, pues la toxicidad selectiva de B.t. para las larvas de ciertos insectos se debe a dos factores en su modo de acción:

Las toxinas necesitan para su activación un medio alcalino, característica que se da sólo en el intestino de la mayoría de los insectos.

Las toxinas sólo pueden actuar si están unidas a receptores específicos y dicha especificidad depende del insecto. Así, cada especie de insecto, según la naturaleza de sus receptores será sensible o no.

Cuando ambos factores se conjugan, las toxinas se fijan rápidamente sobe sus receptores y producen la parálisis del intestino impidiendo los movimientos peristálticos, por lo que el insecto deja de alimentarse. Además se produce rotura del epitelio intestinal, permitiendo el paso de los fluidos intestinales al resto de órganos y tejidos vitales del insecto. Tan solo unas pocas horas después de haber ingerido a la espora con la toxina, las mandíbulas del insecto se paralizan y cesa la alimentación.

Posteriormente la parálisis se generaliza, desaparecen los movimientos reflejos y la larva muere al cesar los latidos cardíacos. Las larvas jóvenes son más susceptibles a la bacteria, ya que las adultas deben ingerir más material para que sean afectadas, y los huevos y los adultos nunca lo son. Normalmente la oruga muere a los dos o cinco días y los especímenes paralizados y muertos cuelgan de las hojas por sus patas delanteras y se desintegran lentamente, tras lo cual caen al suelo.

Existen diferentes cepas de bacillus la que nos interesa a nosotros para controlar los diferentes tipos de orugas que atacan a la planta de cannabis es el Bacillus thuringiensis var. Kurstaki, lo podemos encontrar con una potencia de 16 millones de U.I./g y de 32 millones de U.I./g, se encuentra formulado como polvo mojable y también en líquido, hoy en día se encuentra en cualquier tienda de jardinería y en todos los grows.

Tenemos que tener claro que lo mejor que podemos hacer es llevar a cabo una cannabicultura preventiva, tenemos que ir actuando antes de que un simple grupo de insectos se convierta en una verdadera plaga, para el uso del Bacilus thuringiensis hay que empezar a utilizarlo en cuanto veamos la primera larva y seguir utilizándolo cada diez o quince días, también se puede revisar los cogollos de uno en uno para ir encontrando las orugas, aunque en plantas grandes parece casi imposible el llegar a revisar toda la planta.

Este mes os animo a que observéis bien todo lo que pasa alrededor de vuestras plantas, las plagas siempre tienen un motivo para aparecer, hay que intentar averiguar cual es el motivo y sanarlo para sucesivas ocasiones.

PATOLOGÍAS DEL CANNABIS:

EL GUSANO DEL COGOLLO

Son varios los años ya que hace que le pusimos en estas mismas líneas el nombre al gusano del cogollo: “Spodoptera Exigua”, gracias a la ayuda que nos prestaron de forma desinteresada Pep Roselló y Alfons Domínguez, entonces ambos trabajaban juntos en la “Estación Experimental Agraria de Carcaixent” (Servicio de Transferencia de Tecnología Agraria. Consellería d’Agricultura i Pesca de la Generalitat Valenciana).

El gusano del cogollo es la forma larvaria de una mariposa noctuida (de hábitos nocturnos), con el susodicho nombre. Esta especie de mariposa, puede llegar a hacer puestas de de hasta 1700 huevos, lo que supone todo un peligro para nuestras plantas de marihuana.

De los huevos nacidos salen las larvas, que son los que en realidad se alimentan de la sabia que asciende a los cogollos ( las mariposas que son el adulto o Imago, se alimentan de polen de diversas plantas), con un tamaño que puede aumentar cerca de cien veces, lo que demuestra la voracidad de las larvas, y los daños tan drásticos que les procuran a nuestros cogollos. Luego tras el ciclo larvario forma una crisálida envuelta en una especie de seda y tras la metamorfosis vuelve a surgir el adulto en forma de mariposa dispuesta a tener una larga prole, que las agota hasta la muerte. Al llegar el otoño se realiza la última puesta que sobrevivirá hasta que llegue la primavera para seguir con su ciclo vital y perdurar a su especie.

Los daños en la marihuana se dan en los cogollos, sobre todo, pero no se los comen, lo que hacen es succionar la savia que asciende en cantidades industriales hacia las sumidades para formar potentes y grandes racimos florales. Una vez ha terminado la oruga de alimentarse, la parte de cogollo que ha tocado queda como si lo hubieran cortado, se pueden ver los mordiscos en los tallos, y es por ello por lo que comienza a secarse o podrirse si la humedad relativa es alta. Por tanto, los cogollos muertos son un riesgo y foco de posibles botrytis, ya que dentro del cogollo también han quedado los excrementos de las orugas, a simple vista podemos ver sus diminutas heces negras dentro de los cogollos por los que han pasado, si se mojan lo cual pasa con el rocío, las heces de las orugas pueden comenzar a fermentar aumentando todavía más el riesgo de padecer botrytis.

La continua inspección de nuestros cogollos es la mejor manera de prevenir un ataque, debemos mirar dentro de los cogollos uno por uno, y si hay alguno tocado hay que ir retirándolo de la planta para evitar una posible botritis al tiempo que vamos matando el mayor número posible de orugas. Los pájaros en época de cría llegan a capturar miles de orugas para sus descendientes, si tenemos jardín puede ser interesante fabricar nidos y colgarlos por el entorno de las plantas.

Existe una bacteria que sólo infecta a las larvas de mariposa. La bacteria en concreto la podéis encontrar en los Grows-Shops bajo el nombre de “Bacillus Thuringiensis Kurstaki”, bien en polvo para que lo preparéis vosotros mismos o bien en un preparado líquido. Esta bacteria se encarga de sintetizar una proteína que destruye la pared intestinal de las orugas y no es tóxica para el ser humano, sólo ataca a larvas de ciertos lepidópteros. Es conveniente hacer un segundo tratamiento una semana después de haber realizado el primero. Se debe aplicar como máximo hasta que falten cerca de veinte días para cosechar, pasado este tiempo se debe evitar realizar tratamientos a las plantas.

Como hemos podido ver ambos métodos sólo son efectivos con las larvas, pero ¿se puede hacer algo con las mariposas mamás?. Existen en el mercado numerosas trampas para larvas de lepidópteros que actúan con atrayentes sexuales y con cebos envenenados, el problema es que el atrayente sexual es femenino, y recibe el nombre de feromonas.

Las feromonas sólo atraen a los machos, pero por lo menos de esta forma se evita que los machos que caigan en las trampas lleguen a copular. Las trampas junto con las feromonas no son relativamente baratas que digamos, pero puede resultar un buen remedio preventivo si colocamos las trampas desde el inicio hasta el final de la floración, el inconveniente es que puede venir una hembra fecundada en otro lugar, algo bastante frecuente, y depositar su prole en nuestro cultivo. Las feromonas que se deben utilizar deben ser feromonas para los lepidópteros Spodoptera Exigua y Spodoptera Litoralis.

ACTUACIONES DEL MES:
POLINIZACIÓN Y MEJORA GENÉTICA: EN BUSCA DE LA NUEVA GENERACIÓN

Para cualquier persona que quiera iniciarse en el mundo de la cannabicultura siempre aconsejo que partan de semillas y no de esquejes, al igual que hicieron los primeros cannabicultores españoles que partían de semillas de variedades puras que llegaban a sus manos procedentes de diferentes partes del mundo. Hoy día, sobre todo debido al asentamiento de Grows por todo el territorio español, la gran mayoría de cannabicultores españoles parten de semillas compradas en dichos establecimientos y otros muchos de esquejes, en estas líneas vamos a centrarnos en las semillas.

Las semillas comerciales están producidas por Bancos holandeses, suizos, canadienses y españoles, éstos últimos han tenido una gran aceptación entre los cultivadores. Los primeros Bancos holandeses pioneros en la producción semillas de marihuana, iniciaron su trabajo a partir de diferentes variedades de marihuana de todas partes del mundo, pero sobre todo a partir del trabajo realizado por cannabicultores norteamericanos clandestinos durante las décadas comprendidas entre los 70 y 90.

Actualmente el número de bancos de semillas existentes es muy elevado, por lo que muchos de estos bancos se dedican a intentar imitar a los pioneros o bien crean sus propias variedades a partir de variedades de éstos.

En la naturaleza se dan dos formas de reproducción: sexual y asexual. La marihuana puede reproducirse de ambas formas: polinización (sexual) y por medio de esquejes, acodos, injertos (asexual). Durante este pasaje voy a dedicarme exclusivamente a hablar sobre la polinización.

Reproducción sexual: Polinización.

Casi todo cannabicultor se ha planteado alguna vez en crear su propia variedad. Escogen a una hembra y la polinizan sin más con el polen obtenido de un macho, evidentemente los resultados de este cruce pueden ser o muy buenos o pésimos. Para crear una variedad se debe conseguir una estabilidad genética a base de un meticuloso trabajo de selección de ejemplares tanto madres como padres, lo que supone un número de plantas excesivo, al tiempo que hay que ir rechazando patrones que supongan una degeneración por causas de consanguinidad. El fin es obtener una genética que se mantenga estable de padres a hijos, o sea, que los hijos han de semejarse en todas sus características a sus padres, al igual que hacen los criadores de perros.

Las características que debemos buscar son aquellos ejemplares que a razón de nuestros microclima, suelo, condiciones hídricas, plagas,…, se hayan adaptado mejor, sufrido menos, tengan más potencia, se hayan desarrollado más y con una menor exigencia alimentaria. Esto no quiere decir que escojamos las plantas más grandes, sino aquellas que tengan el mejor estado sanitario con el menor esfuerzo invertido por parte del cannabicultor, o sea, mejor salud con menor trabajo y gasto económico. Haciendo un buen trabajo de selección no debe haber una degeneración en las cualidades de nuestra hierba. Este trabajo puede ser compartido por cannabicultores de la misma zona, de tal forma que el número de plantas con las que trabajar no sea excesivo desde un punto de vista jurídico.

Diferentes métodos de polinización en cannabis:

Polinización no controlada.

La polinización no controlada consiste en la libre polinización del macho a través del aire, dejando que libere todo el polen que contiene. Esta es la forma que se utiliza en las regiones productoras de marihuana, pero como aquí cualquier vecino cercano puede estar también cultivando marihuana, lo mejor es no utilizar esta forma, ya que además los cogollos obtenidos están repletos de semillas y pierden potencia y cualidades organolépticas.

Polinización semicontrolada.

Esta forma de polinización también es aérea y consiste en detectar los machos cuando comienzan a florecer, y entonces se secciona toda la planta macho excepto un par de ramas a las que se dejará que liberalice el polen. La polinización de los cogollos en este caso es menor, se obtiene un número muchísimo menor de semillas y la calidad de la hierba no disminuye tanto. El inconveniente es que se polinizan también todas aquellas plantas que estén cercanas al macho, aunque en un grado mucho menor.

Polinización controlada.

Ante la imposibilidad de cultivar machos en zonas alejadas a la población para evitar polinizaciones indeseadas, no nos queda otra que cultivar machos cerca de hembras con el peligro que ello supone. Desde que comienza a florecer el macho hasta que abre sus primeras flores transcurren de dos a tres semanas. Muchos cannabicultores esperan hasta que las flores de las puntas de las ramas estén a punto de abrir, entonces las cortan y las ponen en un jarro con agua que renuevan asiduamente, les ponen un papel alrededor para evitar que el polen caiga sobre el agua, y al cabo de una semana casi todas las flores han liberado el polen que contienen, entonces lo guardan y esperan el momento de polinizar.

El momento de la polinización es algo preciso, pues si lo hacemos demasiado tarde podemos encontrarnos que las semillas no han llegado a su madurez y la planta ya está para ser cosechada. El momento ideal es cuando la planta lleve sobre dos semanas produciendo flor, entonces seleccionamos de aquella hembra o hembras que queramos polinizar las ramas que consideremos, yo prefiero las de arriba, y con un pincel o los propios dedos frotamos las flores hembras de estas ramas con el polen recolectado del macho, le ponemos un lazo a las ramas polinizadas y cuando cosechemos recogeremos y guardaremos debidamente las semillas que hayan salido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *