cultivar marihuana en invierno

Cultivar marihuana en invierno: las mejores variedades de maría

 

Se acerca el invierno. No, no hemos cambiado nuestras macetas por yelmos ni queremos arrebatarle el trono de maría a los Lannister. Sin embargo, lo que era cierto para el pobre de Ned Stark también se confirma para nuestros cultivos. Se acerca el invierno y con él en ciernes tenemos dos posibilidades: adaptarnos o perder una magnífica oportunidad de cultivar marihuana en invierno. Descubre con nosotros las mejores variedadespara lograr unos espectaculares cultivos invernales de marihuana.

No obstante, antes de meternos en el cogollo —perdón, en el meollo— de la cuestión no está de más dar una serie de pautas básicas a seguir que nos valdrán para cualquier variedad de planta que queramos cultivar. Evidentemente en invierno nuestras plantas recibirán una menor cantidad de luz solar y las condiciones serán más extremas, por lo que aún seleccionando las razas más fuertes estas crecerán menos y los cogollos serán más pequeños y no tan compactos como una planta de marihuana que ha disfrutado de las mejores horas estivales. Y aunque no compensen los inconvenientes las ventajas también son claras: un clima más duro para las plantas también implicará unas condiciones más difíciles para toda clase de animales invasores. Puedes perder cuidado: las plagas de pulgones, moscas del sustrato, arañas rojas y demás brillarán por su ausencia, y en caso de que aparezcan tendrán fácil solución por su bajo número. Igualmente caracoles y babosas harán difícil acto de presencia, a no ser justo en los momentos iniciales cuando las temperaturas aún no son tan duras.

Este consejo cae por su propio peso, pero si tienes un cobertizo donde resguardarlas tienes la mitad del camino hecho. Si no dispones de uno intenta cobijarlas en los peores días en algún lugar de tu casa para que no tengan que sufrir las heladas más duras, cuidando por supuesto que no haya un excesivo cambio de temperatura entre fuera y dentro: introducir una planta que lleva un par de meses aguantando a 6 grados en una habitación a 24 garantizará su defunción. Queremos a nuestras plantas enterradas solo ligeramente, no acudir a su entierro.

Una vez aclarados estos puntos pasamos a las variedades que mejor han demostrado saber adaptarse a los rigores del abuelo invierno. Puesto que la época tope para cosechar la estableceremos a mediados de mayo (para evitar revegetaciones) unas Skunk nos irán de miedo ya que se suelen recoger justo antes de esta fecha. Las variedades sativas también nos pueden ir muy bien ya que se estiran bastante al florecer, pero tienen un problema: suelen tener una floración bastante lenta, y nosotros buscamos una floración lo más rápida posible. Una solución intermedia puede ser la Guanabana, la Psicodelicia, una High Level o una Critical por ejemplo: tienen características de sativa pero con menor tiempo de floración. Esta última en concreto es una variedad harto fuerte, sencilla de cultivar y sobre todo aguanta muy bien el frío por lo que es una candidata ideal. También podemos optar por cruces como la Somango XL (mezcla de Somango y Critical) o la Special Queen 1 (mezcla en este caso de Skunk y Power Bud).

Con estos consejos y variedades tenéis un 50% de lo que necesitáis para que vuestros cultivos invernales de marihuana crezcan sanos y esplendorosos. El otro 50% depende de vosotros y de los cuidados que le podáis procurar a vuestra huertita de maría. ¿Quién dijo que no se podía cultivar marihuana en invierno?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *