¿Cómo plantar semillas de cannabis y que no mueran en el intento?

Hacer germinar semillas de cannabis para después cuidar poco a poco su crecimiento es un arte que muy pocos conocen. Muchos botánicos han dedicado buena parte de su estudio a comprender las mejores condiciones para que estas plantas puedan crecer de manera adecuada y sin ningún tipo de complicaciones, conservando la esencia de sus características y lo increíble de sus efectos en el ser humano. Para ello es necesario comprender todos los procedimientos y poseer herramientas imprescindibles para plantar semillas de cannabis correctamente.

Las características de las semillas y el ambiente en el que se desarrollan son aspectos vitales

Es imprescindible comprar semillas de cannabis de buena calidad en función de sus características genéticas, lo cual brindará varios nutrientes y otras atribuciones a las plantas durante su desarrollo. Si el factor monetario es limitante, existe una amplia variedad de opciones. El precio semillas sol haze, por ejemplo, oscilan entre los 10 y 40 €, según sus características. Por otro lado, la germinación es muy sencilla siempre y cuando se sigan las medidas necesarias. A pesar de que puede improvisarse en el hogar, es mucho más efectivo el procedimiento cuando se usan germinadores especializados (como el germinador “Brotes Bioset”) que reúnen todas las características necesarias para que las semillas puedan desarrollarse correctamente. Es importante mantener estos objetos a una temperatura constante que esté comprendida entre los 20 y 25 grados centígrados, además del control estricto de la humedad con deshumificadores portátiles.

Los materiales siempre deben ser de calidad

 

Para plantar semillas de cannabis es necesario el uso de macetas especialmente diseñadas para tal fin. Existe una amplia variedad de marcas y diseños que abarcan las reconocidas Air Max y Air Pot y bandejas como Garland, VDL y Roll Tray. Si las semillas se mantienen a una profundidad de unos 5 mm, es posible visualizar la planta en unos tres días de evolución. Sin embargo, para esto también son necesarios sistemas de cultivo y propagadores especiales. Además, no hay que olvidar la importancia de los sustratos de alta calidad como arcilla expandida, Canna, Plagron y fibra de coco.

Lo más importante es la paciencia

 

Para los inexpertos, existen una serie de consejos vitales para poder lograr con éxito esta tarea. La falta de paciencia es lo que lleva a muchos a desistir antes de tiempo, ya que no es un proceso rápido y requiere de mucha atención y experiencia por parte de los operadores. Al momento de comprar semillas de cannabis es necesario sopesar los costos, y en ese sentido es bueno considerar el precio semillas sol haze mencionada anteriormente. El agua utilizada debe ser especialmente tratada para el crecimiento de las plantas, libre de cualquier agente extraño que pudiese interferir en el adecuado desarrollo de las mismas. Por último, el exceso de riego o el uso de tierra muy seca pueden llevar al deterioro significativo de la estructura.

Cultivo ecológico de cannabis sin complicaciones

El cannabis 100 % natural ofrece un sabor y unas propiedades superiores con relación a uno que ha sido cultivado con ayuda de químicos. ¿Piensas que es difícil lograr un cultivo ecologico de cannabis?
En este post te indicamos los trucos y las mejores prácticas que debes implementar para que obtengas un cannabis natural de sabor intenso y con óptima calidad.

¿Dónde cultivarlo?

 

El espacio de cultivo dependerá tus posibilidades. Si tienes un jardín, puedes cultivar esta planta junto a otras. De esta forma, lograrás un equilibrio natural, aunque sea potenciando una reducida biodiversidad, que de todas formas aportará un grano de arena al medio ambiente.
En el exterior, la planta recibirá las dosis adecuadas de luz solar, que son ideales para su desarrollo. Si no posees un jardín, no hay problema, porque el cannabis se adapta al cultivo en terrazas. ¿No tienes jardín ni terraza? Entonces opta por cultivar en interior, pero ten en cuenta que las plantas crecerán bajo luces, así que elige focos LED para ahorrar energía.

¿Cuándo sembrar?

 

Lo maravilloso de esta planta es que se adapta a muchas latitudes y climas, aunque algunas variedades requieren condiciones particulares.
Si vives en la Península Ibérica, sembrarás durante los meses de marzo a junio, y si te encuentras en Canarias podrás sembrar de marzo a junio, o de septiembre a noviembre.

Los sustratos ideales

 

El cannabis no requiere un tipo de tierra especial, pero sí es importante suministrar los nutrientes necesarios al suelo, porque de ellos dependerá que tu cultivo sea 100 % orgánico.
Durante la fase de germinación y primeras semanas de crecimiento no es necesario añadir abonos ni estimuladores de crecimiento. Tan solo debes regar con agua limpia a la que previamente agregarás unas gotas de zumo de limón, para que tenga un nivel de acidez óptimo. Si observas que tus plantas necesitan ayuda para crecer, entonces prepara agua rica en auxinas, la cual se obtiene de la germinación de lentejas.
Al comenzar la floración puedes añadir humus de lombriz, té de cáscara de plátano o excremento de murciélago, los cuales aportan potasio y fósforo.
También considera enriquecer el suelo con compost, o previo a la siembra, haber plantado leguminosas o tréboles que aportan nitrógeno a la tierra a través de sus raíces.

Uso de insecticidas y repelentes ecológicos

 

Notarás que muchos insectos suelen sentirse atraídos hacia tus plantas, así que será hora de que emplees un tratamiento natural. Entre las sustancias orgánicas, unas gotas de extracto de tomillo rojo o cola de caballodiluidas en un litro de agua y pulverizadas sobre el cannabis ayudará a eliminarlos.

Siguiendo estas prácticas conseguirás un cultivo ecologico de cannabis sano, hermoso y bien curado.