BLOG +34 682 56 64 58
Insecticidas Naturales para plantas - Todas las plagas | Ecomaria

Plaguicidas Ecológicos

Los plaguicidas orgánicos agrícolas son productos fabricados a partir de ingredientes naturales y especializados en la prevención y control de todo tipo de plagas en las plantas. Aunque suelen ser menos efectivos que los químicos, esto no siempre es así. Además sus propiedades naturales no alteran ni el sabor ni alteran el aroma de cogollos, flores y frutas. En esta sección hemos recopilado insecticidas y fungicidas orgánicos para las plagas más comunes. Productos aptos para cultivos 100% ecológicos, baratos y con envíos rápidos y discretos.

Para toda persona que viva o haya vivido de la agricultura, la palabra “plaga” equivale a dinero y trabajo desaprovechados, de ahí la necesidad que la humanidad ha tenido de controlar las plagas que atacaban a los diferentes cultivos. Hoy en día la agricultura convencional peca de llamar plaga a cualquier presencia de agentes patógenos para las plantas, sea cual sea el número y su estado de desarrollo.

Las plagas deberían de entenderse desde el punto de vista productivo, es decir, considerar plaga a un ataque que disminuya considerablemente la producción de nuestra cosecha, en nuestro caso potentes flores femeninas. Así podríamos considerar los efectos producidos por el ataque de ciertos insectos como meras secuelas estéticas como es el caso de las moscas blancas y minadoras, o sea que afean a la vista pero no merma la producción final de flores hembras; sin embargo otras como las larvas de lepidópteros (gusanos del cogollo) si debemos considerarlas como plagas, pues disminuyen considerablemente la producción de flores al atacarlas directamente. Pero para entender el efecto –la existencia de una plaga-, con sus consecuentes efectos secundarios –merma de LA PRODUCCIÓN total o parcial-, hay que buscar en la causa.

¿Porqué se producen las plagas?

Para que exista una plaga ha debido producirse en el ecosistema donde habita algún o algunos desequilibrios que favorecen la proliferación de la misma (xj: elevadas temperaturas, humedad estanca, falta de predadores naturales, falta de biodiversidad vegetal, uso masivo de pesticidas, ...., incluso varias de ellas a la vez). Las plantas que padecen de una salud débil son más propensas a padecer plagas, así como aquellas plantas que han tenido un consumo considerable de Nitrógeno.

El factor principal podríamos decir que es la falta de biodiversidad tanto vegetal como animal, ya que sin predadores y sin otras plantas que comer terminan por atacar los cultivos de su entorno. Esta falta de variedades viene dada, casi siempre, por la destrucción de los ecosistemas, bien para recalificación urbana, construcciones de carreteras, vías férreas, bien por transformaciones agrarias, incendios, y como no la indiscriminada lucha con potentes herbicidas y plaguicidas que destruyen cuanto ser viviente se pone a su paso (no es una solución para erradicar las plagas como luego veremos). Por tanto hablar de la existencia de plagas es algo más complejo que tratar con productos químicos unos bichos u hongos que aparecieron en tus plantitas, que posteriormente van a ser consumidas por vía pulmonar.

Que la naturaleza es sabia es algo que todos sabemos y no queremos entender; pero ha sido ella, por ejemplo, la que libró a los europeos de la temida “peste negra” con una simple guerra territorial entre ratas: la rata parda expulsó a la rata negra o bubónica que era el foco de la efermedad. Desde hace mucho tiempo vienen surgiendo diferentes sectores de la población que reclaman un control ecológico de las plagas dada la elevada toxicidad para los humanos y demás seres vivos que conllevan la aplicación de ciertas técnicas llamadas “modernas”, con uso abusivos de fertilizantes y plaguicidas químicos que acarrean numeros problemas secundarios de carácter ecólogico-sanitarios. En estas líneas vamos a intentar enumerar el mayor número posible de métodos, sustancias, bichos, artilugios y demás que sean favorables, de un modo ecológico y lo más selectivo posible, al control de determinadas plagas que sabemos atacan a la cannabis sativa.