LA LUNA ROJA O DE PRIMAVERA.

El mes de Mayo, es cuando toda la Naturaleza ya ha despertado de sobra de su letargo invernal, los que tenemos huertos, no paramos de hacer transplantes, nuevas siembras que ya suelen ser efectuadas directamente en la tierra al ya tener el suelo una temperatura adecuada para que las semillas puedan ya germinar, podar, abonar, etc. Este mes vamos a centrarnos en las podas, los transplantes y en los esquejes, sin olvidarnos de la Luna, hay que destacar que desde el 19 de abril al 19 de mayo se produce un fenómeno llamado Luna Roja o de Primavera, conocido también como “Luna Vieja en brazos de la Nueva”, es la luz que la Tierra refleja hacia la Luna, y que ilumina ligeramente su parte oscura, ofreciéndonos una dramática pero bellísima imagen de la Luz Cenicienta en una joven Luna Creciente. Toda la reflectividad de la Tierra es debida principalmente al manto de nubes que la cubre y recientes estudios de este brillo indican que es más pronunciado en abril y mayo. En las plantas este efecto provoca quemaduras en los brotes y hojas tiernas como si hubiera helado aunque la temperatura del aire no haya descendido hasta los 0º, así que no os preocupéis demasiado si os ocurre esto, ya que una vez pasadas estas fechas este efecto suele desaparecer sin hacer nada. Puede que tengamos noches frescas hasta la mitad de mes esto provoca un retroceso en el mundo vegetal. Los brotes, se retraen, lo que produce en la planta un aumento de azúcar, seguido consecuentemente de un ataque de pulgones, a estos les encanta el azúcar. Se puede combatir a los pulgones, regando con purín de ortiga por las tardes, para que suba la savia, esto los ahuyentará.

Durante este mes y Junio es el momento adecuado para podar tus plantas, una vez pasado Junio no es aconsejable podar las plantas, es ahora cuando debemos hacer las podas de formación ya que las plantas ya llevan un mes o dos creciendo, las podas de formación se empiezan hacer cuando la planta tiene ya formados los 5 ó 6 primeros pares de hojas no se puede podar indiscriminadamente una planta, primero debemos saber para que queremos podar la planta, no es lo mismo hacer una poda para que la planta crezca a lo ancho que hacer una poda para que la planta se desarrolle hacia lo alto. Una de las podas que más se suele realizar es la de cortarle el brote central una vez la planta ya ha desarrolla cinco o seis pares de hojas, hay cultivadores que prefieren esperar a que la planta tenga un metro o más para podar el ojo central y así hacer que las ramas laterales crezcan más robustas, se le pueden cortar las ramas más bajas que por lo general son las menos productivas, aunque hay muchas variedades que es al contrario y son las ramas más bajas las que más producen, no tenemos más remedio que ir haciendo pruebas porque todas las plantas no reaccionan igual frente a una poda, a unas se les puede practicar una poda para retener su crecimiento pero en otras una buena poda puede hacer que duplique su producción, la observación y la experiencia son los maestros que más te van ha enseñar ya que podar una planta o un árbol en realidad es todo un arte y no se nace ya aprendido sino que la experiencia es lo que hará que aprendas, lo único que si que os pediría es que no hagáis sufrir a vuestras plantas, existe el dicho que torturando a las plantas producen más flores y más resina, cambiar el chip y darles amor que es lo que verdaderamente hace falta en este mundo, luego ellas os lo devolverán por duplicado y sino hacer la prueba.

Las podas y los transplantes siempre se efectuaran en Luna Descendente, las fechas adecuadas según la Luna y dependiendo de la parte de la planta que queramos estimular son: si queremos estimular las raíces podaremos en día raíz los días 2-3 y del 28 por la tarde hasta el 31 por la noche, si lo que buscamos es aumentar la masa foliar podaremos en día de hoja días 7 hasta las 19h. y 25 hasta las 22h., si queremos estimular la producción de flores lo haremos en día de flor del 22 al 23 hasta las 16h., si vamos a producir semillas lo haremos en día de fruto día 23 a partir de las 17h. y del 25 desde las 23h. al 28 hasta las 16h., para los transplantes utilizaremos las mismas fechas.

En este mes es el momento adecuado para empezar a sacar nuestros esquejes de interior al exterior, y empezar a aclimatarlos, lo de esperar hasta Mayo para sacarlos al exterior es porque ya han aumentado las horas de luz fuera y los esquejes no notarán tanto el cambio de horas de luz, es conveniente no sacarlos directamente al sol el primer día, habría que ir haciéndolo poco a poco en dos o tres días, sacándolos al sol desde primera hora de la mañana y poniéndolos a cubierto a partir del mediodía, volviéndolos a sacar cuando el Sol no caliente tanto, para evitar posibles quemaduras provocadas por el Sol. Si los vamos a transplantar directamente al suelo utilizaremos las fechas que hemos mencionado antes para las podas y los transplantes. Si hemos sacado esquejes al exterior en Marzo o Abril, lo más seguro es que hayan empezado a florecer, tenemos varias opciones, una de ellas es engañarlo nosotros dándoles 12 horas de luz y 12 horas de noche para que así terminen de florecer y la otra es recolectar lo que haya florecido así la planta continuará su crecimiento normal hasta que llegue su fecha de florecer de nuevo ya que si los dejamos no terminará de florecer y los cogollos que se queden en la planta pasado un tiempo pueden ser un foco de hongos para el resto de la planta por lo general empiezan a podrirse las primeras flores que se formaron en la planta terminando por podrir todo el cogollo sino lo hemos retirado antes de que empiece a florecer por segunda vez. Si por el contrario lo que queremos es hacer esquejes, lo que haremos es cortarlos el último día de Luna Ascendente por que la savia en esos momentos circula por la parte aérea de la planta y los mantenemos en agua hasta el día siguiente que es el primer día de Luna Descendente que es cuando la savia baja y la energía está al nivel de las raíces por debajo del suelo las fechas adecuadas de este mes son cortar por la mañana el día 21 y ponerlos en tierra el 22 por la tarde estos dos días si observamos el calendario lunar nos daremos cuenta que siempre son días de flor la Luna pasa ante la constelación de Géminis lo que quiere decir es que además se dan buenas condiciones para un buen enraizamiento.

Este mes entramos en la Luna de la Serpiente , debemos liberar nuestros miedos, nuestros complejos, nuestras ansiedades y nuestros complejos sacar la luz que tenéis, la luz sale de la oscuridad…

Fdo.: Juanjo Gimeno LUNA SOLAR ROJA

Amigo Xaquin como tu bien dices nos vemos en los espejos

EL PROPOLEO UNA SUSTANCIA CURATIVA.

El propóleo es un conjunto de sustancias resinosas, gomosas y balsámicas, de consistencia viscosas, muchos árboles y arbustos cubren con unas resinas protectoras sus partes más tiernas, las yemas y brotes de los que saldrán nuevas ramas y flores, para evitar los ataques de microorganismos, las abejas (Apis mellífera) han aprendido a recolecar estas resinas y darles el mismo uso en sus colmenas. El propóleo es rico en bioflavonoides y aceites esenciales, también contiene oligoelementos, vitaminas y aminoácidos. Las abejas utilizan esta sustancia para reducir el orificio de entrada de la colmena y sellar todas las grietas en las colmenas para cuando llega el invierno, reforzar panales, y sobre todo para recubrir las celdillas donde crían sus larvas para protegerlas de la actividad de virus y bacterias debido a la acción antibiótica del propóleo, la colmena es uno de los lugares más estériles conocidos en la naturaleza. Según algunos apicultores se han llegado a encontrar dentro de colmenas los cadáveres completamente embalsamados de propolis y momificados de ratones, lagartos, serpientes y mariposas de gran tamaño que no pueden ser transportados al exterior de la colmena y debido a la acción del propoleo no sufren una descomposición dentro de la colmena ya que podría contaminarse toda la colmena.

insecto.jpg

Esta sustancia elaborada por las abejas es conocida por el hombre desde tiempos remotos, en el antiguo Egipto la utilizaban como uso medicinal y como parte integrante de los unguentos y cremas de embalsamar, más tarde la utilizaron los griegos, a quienes debemos el nombre de propóleo, que viene del griego “pro” que quiere decir(delante de, antes de) y “polis” que significa (ciudad), también hubo varios sabios de la antiguedad entre ellos Aristóteles, Galeno y Avicena que lo mencionan en sus trabajos de medicina. Los incas lo utilizaban cuando se presentaba un cuadro de infecciones febriles y fueron los franceses en los siglos XVIII y XIX quienes lo utilizaron en el continente europeo para el tratamiento de llagas, se utilizo en el tratamiento de heridas durante la guerra de los boers, en África del Sur, en el 1900. Su utilización se ha mantenido hasta nuestros días, hoy en día los pueblos cosacos de montaña donde se encuentran las gentes más longevas del continente europeo, suelen desayunar una mezcla a base de propóleos con miel, mantequilla y frutos secos…

Las conocidas propiedades del propóleo han hecho que el hombre lo utilice para su bienestar. La literatura científica lo propone como “antibiótico natural” por excelencia.

Su composición es muy variable, depende de la flora y el clima de cada lugar, en estudios científicos se han detectado más de 250 elementos constitutivos y unos 50 principios biológicamente activos, por ello su gran cantidad de propiedades. Hoy en día se han demostrado las siguientes propiedades; es antibacteriano, antimicótico, anticolesterolémico, antiparasitario, antiinflamatorio, antioxidante, antitóxico, antialérgico, analgésico, anestésico, antituberculoso, antiviral, citostático, desodorante, epitelizante, estimulante de la inmunogenesis, fitoinhibidos, hemostático, hipotensor, termoestabilizador.

La composición química del propóleo es bastante compleja y como hemos dicho depende de la zona y de la fuente vegetal. Básicamente se compone de un 50-55% de resinas y bálsamos, 30-40% de cera de abeja, 5-10% de aceites esenciales o volátiles, 5% de polen y 5% de materiales diversos (orgánicos y minerales). Se han identificado más de 160 compuestos, de los cuales un 50% son compuestos fenólicos, a los cuales se les atribuje acción farmacológica. Los principales fenoles identificados son:

– Flavonoides (flavonas, isoflavonas, flavononas), ácidos aromáticos y sus ésteres (ácido cafeico, cinámico y otros), aldehídos aromáticos (vainillina e isovainillina), cumarinas, triglicéridos fenólicos, además contiene elementos minerales en pequeñas trazas ( aluminio, plata, bario, boro, cromo, cobalto, cobre, estaño, hierro, magnesio, manganeso, molibdeno, niquel, plomo, selenio, silicio, estroncio, titanio, vanadio, zinc) que resultan de fundamental importancia en la actividad biológica del propóleo y en el metablismo celular, destacándose la provitamina A, vitamina B3 y algunas vitaminas del complejo B, en especial la vitamina Bs o nicotinamida, además de lactonas, polisacáridos, aminoácidos y otras sustancias aún no identificadas.

El propóleo además de utilizarse en medicina alternativa, podemos utilizarlo para cuidar y sanar nuestro huerto. Así lo demostró en Italia el sabio Pecchar, quien despues de haber experimentado como médico la eficacia del propóleo en seres humanos, quiso verificarlo en agricultura, después de forma más intensa y continuada fue probado en Francia dando buenos resultados en el control de numerosas enfermedades y daños originados por bacterias y hongos, así como por pulgones, araña roja y otros insectos.

La fórmula de propóleo más utilizada en agricultura es la solución hidroalcohólica. Se obtine con la mezcla de una solución acuosa (maceración del propóleo en agua) y la tintura madre o solución alcohólica (propóleo macerado en alcohol). Para la preparación de las dos soluciones hay que moler finamente el propóleo con la ayuda de un molinillo de café. Hay que tener en cuenta que el propóleo se vuelve pastoso y pegajoso a partir de 30ºC por ello habrá que introducirlo unos minutos en el congelador para así endurecerlo y poder molerlo.

Propoleo-026.jpg

Otra fórmula es la solución acuosa, para la preparación hay que macerar en agua en la proporción de unos 450 gramos por litro de agua. Para facilitar la disolución de las pequeñas partículas de propóleo, añadir a la solución lecitina de soja (procurar que no esté modificada genéticamente OMG) en proporción de 1-2 gramos por litro de agua. La lecitina actúa como emulsionante y favorece la maceración del propóleo. Se dejará macerando en el agua durante al menos 15-20 días, y lo agitaremos energicamente al menos una vez al día. Los últimos días dejar la solución completamente en reposo para dejarla decantar y permitir a las partículas depositarse en el fondo y así facilitar la extracción de la solución.

Para preparar la tintura madre se utiliza como líquido de maceración alcohol etílico desnaturalizado al 95%, alrededor de 175 gramos de propóleo por litro de alcohol, se puede añadir tambien de 1-2 gramos de lecitina de soja por litro de alcohol para facilitar la emulsión de partículas de propóleo. Los residuos de la solución acuosa también pueden ser utilizados para ser macerados en alcohol, para preparar la tintura madre. Hay que dejarlo macerar unos 20 días, y luego filtrarlo antes de utilizarlo. Para la solución hidroalcohólica se necesitan 7,5 gramos de la solución acuosa con la misma cantidad de tintura madre se mezcla bien y ya tenemos la solución hidroalcohólica, hay que filtrarlo todo y diluirlo en 10 litros de agua. Esta solución la podemos mezclar con cobre, calcio, azufre y algas lithotame, sin ningún problema de compatibilidad, al contrario, estas mezclas tienen una acción sinérgica. Los tratamientos a base de propóleo hay que hacerlos en horas frescas, preferentemente al final del día. Si utilizamos el calendario lunar para los tratamientos, lo aplicaremos en luna ascendente para facilitar su absorción por las plantas, evitaremos los días nefastos, nodos lunares y perigeo. Hemos observado que el propóleo a parte de darle más vitalidad a las plantas, utilizado en cultivo de interior parece ser que el propóleo forma una pequeña pelicula por encima de las hojas y asi las protege de los cambios bruscos de temperatura y temperaturas extremas, ya que sabemos que una de las funciones del propóleo es la de proteger a la colmena de las diferentes temperaturas que llega a tener tanto en invierno como en el caluroso verano.

Propoleo-031.jpg

En agricultura también lo utilizan para desinfectar los frutos una vez ya han sido recolectados y almacenados, se prepara una solución de propóleo para poner en remojo las frutas.

Como curiosidad decir que el propóleo es 3.5 veces más potente como anestésico que la cocaína.

Si aun no conocias el propóleo ni sus propiedades, ya no tienes excusa para por lo menos probarlo ya sea en vosotros o en vuestras plantas o lo mejor sería que lo probaraís ambos, seguro que no os defraudará, a se me olvidaba el sabor es algo raro un poco picante en el paladar pero al final de terminas acostumbrando, no he querido extenderme en el uso medicinal ya que no hay espacio suficiente para llegar a abarcar todos los posibles tratamientos que tiene esta divina sustancia, solo me queda dar las gracias a las trabajadoras e incansables abejas y a sus ayudantes los apicultores…

Fuente consultada la Revista La Fertilidad de la Tierra, nº 15 “Propóleo para cuidar frutales” JEAN-LUC PETIT

Fdo: JUANJO GIMENO

¿SABEMOS DIFERENCIAR QUE ESPECIES DE INSECTOS VIVEN EN NUESTRAS PLANTAS?

¿SABEMOS DIFERENCIAR QUE ESPECIES DE INSECTOS VIVEN EN NUESTRAS PLANTAS?

Por regla general la gran mayoría de cannabicultores, pretenden tener limpias completamente sus plantas de insectos y matan sin piedad cualquier tipo de insecto que pretenda hacercarse a sus plantas, utilizando plaguicidas a discreción. Este error viene provocado por la falta de información que aún tiene el cultivador de a pie, debido a que casi ninguno de nosotros, habia tenido contacto alguno con la agricultura, nos hemos criado en el asfalto viviendo en fincas y tan solo rodeado por el verde de algun que otro parque de nuestro barrio. A muchos de nosotros la forma de educarnos en el sentido de la naturaleza ha venido precedido por la voz de alarma de alguna persona más mayor que grito “pisalá o matalá” y tan solo era una hormiguita, pero fue el primer contacto y a muchos se les queda el MATALÁ, que no es ningún dios indú ni nada por el estilo, es una manera de actuar frente a cualquier tipo de bicho que se cruze por su camino, aqui no pretendo cambiar la forma de actuar de nadie, me imagino que ya hemos crecido y evolucionado un poquito y estemos un poco más abiertos de mente y espiritu para aprender a diferenciar de verdad lo que son insectos que pueden llegar a ser un plaga con lo cual si que tendremos que actuar de una forma u otra, y por otra parte insectos auxiliares que si los dejamos trabajar intentarán en lo posible mantener un equilibrio entre las plagas, sin que nosotros tengamos que hacer nada.

La fauna útil la podemos clasificar en parasitoides y depredadores. Los parasitoides se caracterizan por tener gran especificidad frente a la plaga sobre la que actúan, por lo tanto se alimentan de una sola especie o de muy pocas, a las que atacan en una fase de su desarrollo biológico. Por el contrario los depredadores atacan y destruyen a un gran número de presas en diferentes estadios biológicos, pero su especificidad es muy baja. Por eso quien realizan un mejor control de una plaga concreta es su parasitoide, aunque en un primer momento, para bajar poblaciones, la acción concertada de una mezcla de especies es la mejor garantía de éxito, de ahi la importancia de mantener la biodiversidad de la zona donde nos hallamos, cuanta más diversidad de especies tengamos en nuestro jardín mayor porcentaje de control biológico (depredación, parasitismo, antagonismos).

Barrenador-oruga--001.jpg

Hoy en día algunos laboratorios conocidos como biofabricas, estan criando en cautividad varios entomófagos. En Europa, existen entre otros: Phytoseiulus y otros fitoseidos (predadores de la araña roja, de trips y de varios artrópodos más), crisopa (predador polífago, utilizado en control de pulgones), diversos cocinélidos (predadores polífagos también, utilizados contra pulgones y cóccidos), Diglyphus (parásito de dípteros minadores de hojas, como Liriomyza), Trichrogramma (parasitoide de diversas especies de polillas como la Ephestia), este tipo de insectos se pueden adquirir comprándolos a las empresas productoras.

Los más utilizados, entre los parasitoides tenemos dentro de los dípteros los Tachinidos, que atacan las orugas, y dentro de los Himenópteros, los Aphelinus contra pulgones, Trichogramma contra orugas, y Encarsia formosa contra la mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum). Las especies de depredadores a destacar son las siguientes:

– Coleópteros: Coccinélidos como la mariquita de siete puntos (Coccinella septempunctata, o la Adalia bipuntata), que atacan a los pulgones en todos sus estados tanto del depredador como de la presa, o el Stethorus punetillum, muy eficaz contra la araña roja.

mariquita-(2).jpg

– Dípteros: A este orden pertenecen las familias de sírfidos y cecidomidos, muy activos contra pulgones.

– Neurópteros: Engloga la familia de los crisópidos, aunque estos depredadores son generalistas, las especies que atacan a los pulgones son Crysopa formosa y Chrysoperla cornea.

– Hemípteros: Entre los chinches destacan las familias de los Antocóridos y los Míridos. De la primera los dos géneros más activos son Anthocoris y Orius, y de los Míridos destaca la especie Cyrtopelis tenuis, todos ellos son polífagos, aunque destaca su acción contra ácaros y trips.

– Ácaros: Los más importantes son los fitoseidos, que incluyen las especies Amblyseius californicus y Phytoseiulus permisilis. Ambos son eficaces y utilizados contra araña roja.

– Himenópteros: Aunque este orden incluye mayoritariamente parasitoides, también cuenta con depredadores como Diglyphus isaea, que combate el minador de la hoja (Liriomyza trifolii).

Dentro de la lucha biológica también podemos considerar la utilización de antagonistas, principalmente con hongos y bacterias, como es el caso del hongo Trichoderma que es antagonista de patógenos como Sclerotinia o Rhizoctonia, el método consiste en inocular el suelo con la especie antagonista para que desplace a la patógena. Por otra parte estan los biopesticidas, que son preparados con acción insecticida cuyo componente activo es un ser vivo, pueden ser hongos, bacterias o virus que producen enfermedades específicas exclusivamente a insectos. Entre ellos cabe destacar el Bacillus thuringiensis contra Lepidópteros, Dípteros y algunos Coleópteros. Algunas especies del género Beauveria, hongo patógeno de Lepidópteros, y los virus de la granulosis o los poliedrosis nuclear que afectan a Tortícidos y Noctúidos.

depredador-de-pulgon.jpg

Este tipo de métodos de control biológico solo serán utilizados en casos de que en nuestra parcela ya no vivan insectos beneficiosos, o que se este trabajando en invernaderos o en interiores. La forma más barata y ecológica de actuar sobre las plagas y enfermedades es la de potenciar la fauna auxiliar ya existente en el propio cultivo. En nuestro jardín existen ya una buena parte de los parásitos, depredadores y antagonistas que necesitaremos para controlar a los patógenos. Si, vamos aumentando la diversidad de especies, plantando setos de diferentes especies vegetales, y los productos y técnicas que utilizamos no son agresivas, sino que, al contrario, los ayudan, la mayoría de las crisopas, mariquitas, fitoseidos, hongos antagonistas, etc., permanecerán sobre el cultivo, en la materia orgánica del suelo, en las hierbas silvestres, en los setos a la espera de que la plaga haga acto de presencia. Por ello, antes de ir a buscar enemigos naturales fuera de nuestra zona o comprarlos debemos observar y potenciar los que tenemos más cerca, de ahi la importancia de aprender a diferenciar las distintas especies que pueblan nuestros cultivos.

Las flores compuestas atraen a depredadores como crisopas, sírfidos, antocóridos, fitoseidos, etc., debido a que la gran cantidad de polen que producen les permite mantener una población abundante de fitófagos. Estos fitófagos, a su vez, atraen un buen número de depredadores a los que sirven de alimento, a la vez que pueden alimentarse del propio polen. De esta forma, estos mismos depredadores pueden a su vez atacar a la fauna perjudicial. La floración y el ataque primaveral de pulgones a la cerraja (Sonchus sp.) mantiene un buen número de depredadores cerca. Las crucíferas y las leguminosas también tienen efectos similares. Las umbelíferas excretan abundante néctar, atrayendo a los himenópteros parásitos y sirviéndoles de refugio para poder conservar y aumentar la población. Muchas plantas atraen insectos que reducen las poblaciones de fitófagos a niveles aceptables, como el amaranto que atrae escarabajos de tierra, el anís, la menta, la hidra, el hisopo, el diente de león, todas ellas atraen avispas benéficas, la ortiga atrae muchos insectos benéficos lo mismo que el trébol, no estaría de más el plantar este tipo de plantas alrededor de nuestro cultivo, cosa que nos beneficiaría a nosotros y a nuestras plantas de rama (cannabis).

Algunos ejemplos de organismos auxiliares (predadores) y su principal fuente de alimento:

Arácnidos (Fam. Trombícidos, Estigmeidos, Fitoseidos): en primer lugar aparece el predador y entre parentesis su fuente de alimento. Arañas comunes (polífaga), ácaros trombícidos (pulgones y otros artrópodos), Phytoseiulus persimilis (araña roja -Tetranychus urticae-), Amblyseius cucumeris (trips), Amblyseius barkeri (trips y ácaros).

Coleópteros (Fam. Coccinélidos, Carábidos, Lanpáridos, Cibocéfalos): Coccinella septempunctata (pulgones), Adalia bipunctata (pulgones), Criptolaemus montrouzieri (cotonet -Planococcus citri), Rodalia cardinalis (cochinilla acanalada -Icerya purchasi-), Lanpáridos (caracoles).

Dípteros (Fam. Cecidómidos, Sírfidos, Chamaemíidos): Aphidoletes aphidimyza (pulgones), Syrphus (pulgones), Leucopis (cochinillas).

Hemípteros (Fam. Antocóridos, Míridos, Pentatómidos): Orius (trips, pulgones y otros artrópodos), Anthocoris (pulgones y psila).

Lepidópteros (Fam. Noctuidos): Eublema scitulla (cóccidos).

Neurópteros (Fam. Crisópidos, Coniopterígidos, Hemeróbidos): Chrysopa (pulgones, ácaros y otros artrópodos), Conwetzia psociformis (pulgones, mosca blanca y ácaros).

Los insectos constituyen el segundo nivel de la pirámide alimentaria, a continuación de las plantas, llevan viviendo en la tierra aproximadamente unos 600 millones de años, han colonizado todo tipo de lugares. Los insectos, son los animales más numersos de la Tierra. Se han llegado a describir un millón de especies diferentes, en el caso de los mamíferos tan solo hay 4.500 especies y de pájaros 9.500 especies…Los científicos han calculado su número total y creen que pueden haber de entre dos millones a treinta millones de especies.

Harmonia.jpg

Ahora esta la responsabilidad en nosotros, en que todas las especies que quedan por describir llegarán a conocerse antes de que las extingamos del Planeta, la gran mayoría de insectos auxiliares se ven muy afectados por los desequilibrios que podamos provocar en su hábitat, así que los seguidores del MATALÁ, que intenten reflexionar un poco antes de sacar todas sus armas para combatir a los visitantes de sus plantitas, aprendamos todos un poco más, aún nos queda un poco de tiempo, pero no demasiado para lo rápido que vivimos…REFLEXIONEMOS

Fdo: Juanjo Gimeno

LA BIOLOGIA DEL SUELO, COMO ENTENDER LA ALQUIMIA DE LA VIDA EN EL SUELO.

 

“En la época en la que vivimos nos damos cuenta de que la Tierra esta enferma, y no solo enferma sino diriamos muy enferma, ahi tenemos los ejemplos de los terremotos, maremotos, inundaciones que se dan por todo el planeta, y junto a ella estamos enfermando nosotros también, ahi esta el caso de las alergias, nuevas enfermedades como el SIDA, y asi una amplia lista, ¿para cuando empezaremos a tratar la enfermedad y no solo los síntomas?”

 

 

En buen estado, un suelo contiene mil millones de microorganismos por gramo. Ese mundo invisible, discreto, juega un papel fundamental para el desarrollo de la vida en el planeta. Para poder entrar en esta alquimia viva, hemos de conocer primero a los autores y saber cuales son sus acciones recíprocas en el seno del biotopo suelo.

La fauna y flora edáfica tienen una importancia básica en la recuperación de la funcionalidad y la fertilidad del suelo, constituyen la fracción viva del suelo y la mayor parte de sus propiedades no pueden explicarse sin contar con su intervención, por lo que deberemos conocer mejor su composición y funciones con el objeto de adecuar nuestro manejo agrícola a sus características y necesidades vitales.

Describiremos primero los más grandes llamados macroorganismos, y luego veremos los más pequeños y numerosos: los microorganismos.

hojas-en-descomposición-(1).jpg

Los macroorganismos del suelo:

Pertenecen a los dos reinos, el vegetal y el animal. Los macroorganismos vegetales del suelo son sencillamente las raíces de las plantas. Por ellas comenzaremos.

– Las raíces de las plantas:

Las raíces son generalmente bastante más voluminosas que las partes aéreas. Son, sin embargo, bastante menos conocidas porque no son tan fácilmente accesibles a la observación al desarrollarse en ese medio opaco que es el suelo. Mientras las plantas están en el suelo es imposible separar todo el sistema radical porque la cabellera de raíces, que evoluciona en ese medio aparentemente duro que es el suelo, es extremadamente frágil. Armándose de paciencia se puede cavar una fosa alrededor de una planta y salvar algunas raíces. Entonces nos sorprenderemos al ver que cada planta tiene un sistema diferente por ejemplo un irigo puede enraizar más profundamente que una encina y que una alfalfa puede enviar su raíz pivotante en busca de agua a más de diez metros de profundidad.

Sin embargo, aunque las raíces proveedoras de agua puedan hundirse muy profundamente su masa es reducida con relación a la de la nutritiva que se desarrolla en el horizonte B, donde se mezclan el humus y la arcilla. En este medio, la cabellera radical puede absorber los elementos nutritivos solubilizados por los microorganismos. En cambio segrega las exudaciones radicales, ricas en carbono que nutren a ciertos microbios del suelo. A la muerte de la planta, las raíces se descompondrán y formarán parte de nuevo de la materia orgánica. Las galerias formadas por el paso de las raíces servirán entonces para el paso del agua y de la circulación de los gases.

– La macrofauna del suelo:

Se trata de todos los animales visibles del suelo que pertenecen a cuatro grupos extremadamente diferentes: mamíferos, artrópodos, moluscos y lombrices de tierra.

LHORT-DE-VICENT-007.jpg

Los mamíferos del suelo pueden ser roedores como los ratones o insectívoros como los topos. Los roedores tienen un único papel: crear inmensas redes de galerías donde se abrigan y reproducen, que permiten al aire y al agua penetrar masivamente en el suelo. El papel de los topos es triple; por las toperas que forman, aseguran la subida de suelo profundo y así una buena mezcla de los horizontes. Por sus numerosas galerías (un topo puede recorrer más de cien metros cada noche) aseguran una buena aireación del suelo.

Los artrópodos del suelo pertenecen a todos los grupos: crustáceos (cochinillas), arácnidos (arañas y ácaros), miriápodos (ciempiés e insectos), colémbolos. Su acción fundamental es trocear la materia orgánica que cae al suelo y producir con sus excrementos un soporte adecuado a la vida microbiana. La abundancia de sus excrementos se observa muy bien en los bosques bajo la capa de hojas muertas donde encontramos una especie de humus negro y grumoso. Estos habitantes de las sombras huyen de la luz y cumplen, al abrigo de las hojas muertas su lentro trabajo de digestión.

Los moluscos del suelo son variados en sus formas (babosas y caracoles) y en sus tamaños. Su papel es el de comer la materia orgánica, como hacen las lombrices de tierra.

Finalmente, el último grupo de la macrofauna, el más importante, es las lombrices de tierra. Su número puede ser considerable: más de diez millones por hectárea, lo que puede representar más de dos toneladas de lombrices. Sus acciones sobre el suelo son de dos clases: mecánicas y químicas. Del primer tipo son las galerías que excavan en gran número, aireando los suelos en todos los sentidos. Algunas especies circulan principalmente en horizontal, otras, salen durante la noche a buscar los restos vegetales que introducen en sus galerías. Este papel de mezcla y transferencia de horizontes es importante. Al mezclar la tierra y la materia orgánica en sus intestino, las lombrices mejoran la fertilidad de los suelos.

La tierra retiene mejor el agua, es más resistente a la erosión, contiene más elementos nutritivos para las plantas y se hace más permeable a las raíces que cruzan las galerías de las lombrices cuyas paredes húmedas son ricas en microbios y en materia orgánica. Si pudiéramos filmar en cámara rápida este trabajo enorme de las lombrices de tierra, asistiríamos a una escala más reducida, a un movimiento de tierra comparable al que realiza el arado. Sin lombrices, el horizonte B nutritivo no podría formarse.

Los microorganismos del suelo.

Dejemos el mundo visible y palpable y descendamos a lo infinitamente pequeño, allá donde se desarrolla toda la alquimia de la vida. Veremos un mundo microscópico pero no por ello menos importante, donde también hallaremos animales y vegetales. El papel de los animales es principalmente comerse a los vegetales. Los animales microscópicos más importantes del suelo son las amebas, de las que existen entre cien y trescientos kilos por hectárea y están presentes en todo el mundo. Algunas especies comen materia orgánica y otras comen bacterias. Esta acción depredadora es muy útil porque permite a las poblaciones microbianas, mantenerse en buena salud, eliminando el exceso de cuerpos microbianos y sobre todo, alejando nichos ecológicos para otras especies microbianas.

Cuando, por ejemplo, una hoja de una planta cae al suelo, es primero atacada por las bacterias que degradan la celulosa, las cuales se multiplican sobre las fibras celulósicas de la hoja. Después las amebas se comen a esas bacterias y liberan las fibras de lignina, permitiendo así a los hongos intervenir degradando dichas fibras. Sin la acción de las amebas, los hongos serían impedidos por las bacterias de la celulosa y no podrían atacar a las fibras de lignina. Las amebas son las reguladoras del mundo microbiano.

Veamos ahora cuales son los agentes de la microflora del suelo. Se dividen en cuatro grupos: algas, hongos, bacterias filamentosas o actinomicetos y bacterias.

Las algas no existen más que en la superficie del suelo, ya que necesitan el sol para su fotosíntesis. Su actividad se limita a los períodos en que el suelo está húmedo. A pesar de su escaso número (100:000 por gramo de suelo), tienen un papel importante como fuente de materia orgánica y como fijadoras de nitrógeno en simbiosis con las cianobacterias.

Los hongos no son los más numerosos de los microorganismos del suelo, pero su peso es muy importante debido a su gran tamaño, en comparación con las bacterias. Puede haber entre una y dos toneladas de hongos por hectárea de suelo agrícola. Representan las dos terceras partes de la biomasa microbiana del suelo. Su papel es variado; tienen una acción mecánica sobre la estructura del suelo al enlazar las partículas del suelo en las finas mallas de micelios. Pero su papel más importante es debido al hecho de que son los únicos organismos en la tierra, aparte de algunas bacterias raras, capaces de descomponer la lignina de las plantas.

La lignina es la principal fuente de humus del suelo. Para efectuar este trabajo fundamental, los hongos necesitan un suelo bien aireado ya que, todos ellos, excepto algunos muy especiales del rúmen de los bovinos, necesitan oxígeno para vivir. Se les llama aerobios. Por esa razón, la vegetación de los pantanos, que se descompone sin aire en el fondo del agua, produce turba y no humus. Otra característica de estos organismos, que comparten con los actinomicetos, es su capacidad de segregar antibióticos que les permiten resistir en el suelo a las invasiones de bacterias, más numerosas y prolíficas.

Los actinomicetos son un poco intermedios entre los hongos y las bacterias. De los primeros tienen el aspecto filamentoso y la capacidad de segregar antibióticos; de los segundos, la posibilidad de realizar numerosas reacciones bioquímicas. Su número en el suelo es elevado: de uno a cien millones por gramo de tierra y su peso total es, como media, de una tonelada por hectárea. Participan en la formación de los humus, en particular en los compost en los que son parte de los gérmenes termófilos que permiten la pasteurización de los residuos y preparan, gracias a los antibióticos que segregan, los nichos ecológicos para los hongos.

También mineralizan la materia orgánica y participan así en la alimentanción de las plantas. Ciertas especies pueden fijar el nitrógeno atmosférico en asociación con algunas especies.

monton-de-compost-con-estie.jpg

Las bacterias son el último grupo de microorganismos del suelo. Es el grupo más numeroso y variado, ya que su densidad puede elevarse a cifras de diez a un millón de millones por gramo de suelo. Por su pequeño tamaño, su peso no llega a una tonelada por hectárea del suelo. Lo que da a las bacterias un lugar tan importante es su extraordinaria variabilidad bioquímica que les permite transformar todas las sustancias del suelo e introducirlas en el mundo vegetal.

De esta rápida panorámica de los organismos vivientes del suelo, recordemos, sobre todo, que están divididos en dos grupos principales. Los grandes que mezclan, airean y amasan el suelo, convirtiéndolo en un medio capaz de sostener vida, y los infinitamente pequeños que, a escala molecular, introducen en el mundo viviente los elementos inertes contenidos en la fracción mineral y orgánica de los suelos.

El suelo es el lugar de la gran fermentación de la vida; por eso una agricultura puramente química no puede mantener los suelos agrícolas y la alimentación equilibrada de las plantas.

Los organismos del suelo realizan un importante papel en el intercambio de elementos entre las partes vivas y no vivas del ecosistema; se considera a los microorganismos como reactores que evitan que los componentes orgánicos se acumulen indefinidamente, su función es la descomposición de estos productos orgánicos, su biodegradación y la síntesis de los compuestos inorgánicos.

Lo que hemos visto sobre la dinámica de los suelos, nos ha mostrado su extrema diversidad. No podemos, por lo tanto, reducirles a un papel de simple soporte y utilizar una fórmula universal.

Es evidente que lo que se propone con esta visión agroecológica de la agricultura es un cambio radical de actitud. Pero nos parece indispensable para garantizar en el futuro la fertilidad de nuestros suelos. La agroecología no explota el suelo, lo administra y lo mejora.

 

Fdo: Juanjo Gimeno

 

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA

Bello, A. 1988. “Estructura ecológica del suelo y un interés en protección vegetal”. Revista Horticultura, N.39, 9-17

García, R. 1999. El suelo vivo. Apuntes Curso Agricultor Cualificado en Agricultura Ecológica.

Porta, J. López-Acevedo, M. Roquero, C. 1999. Edafología. Para la agricultura y el medio ambiente. Ediciones Mundi-Prensa

 

 

DINAMIZAR; EL DESPERTAR DE UN SUEÑO.

 

“Nosotros los seres humanos pasamos sin darnos cuenta por una época de realizaciones increíbles, de glorias y de tragedias, con la vista ocupada ora en buscar las estrellas, ora en mirarnos unos a otros con odio y furor. Mientras tanto hemos olvidado a la tierra, por lo menos como fuente de vida”

 

Fairfield Osborn

La planète au pillage

 

 

Ya hemos hablado en muchas ocasiones de las virtudes que posee el purín de ortigas, así que esta vez voy a comentaros y a explicaros en que consiste dinamizar el purín de ortigas. Para hacer el purín nos irá mejor si utilizamos planta recién recogida (1 kg de planta fresca para 10 litros de agua), si es con planta seca, calcularemos aproximadamente que 100 gramos de planta seca equivale a 600-800 gramos de planta fresca. Utilizaremos bidones o recipientes de madera, cerámica, barro cocido o vidriado y plástico (evitar bidones cuyo contenido haya sido algún producto tóxico). El plástico no se suele recomendar pues pueden liberar componentes tóxicos para los microorganismos. Nunca utilizaremos recipientes metálicos (salvo el acero inoxidable), por las reacciones del metal y el purín.

Estos recipientes los llenaremos ¾ partes de planta fresca, sin aplastarla y troceada para facilitar la extracción de todas sus sustancias. Luego rellenar el recipiente hasta 10-15 cm por debajo del borde. Tapar el recipiente dejando alguna apertura para la entrada de oxigeno, lo removeremos una o dos veces al día para facilitar la fermentación, el purín comenzará a fermentar al cabo de unos días, el sol favorece la descomposición. Cuando veamos que el purín ya no saca espuma, significa que ya está maduro, ya está listo para su uso. A continuación lo filtraremos para evitar obstruir la boquilla del pulverizador, los residuos sólidos los podemos añadir al compost. El purín lo diluiremos para su aplicación según sea para tirarlo directamente al suelo o para pulverizar las hoyas y los tallos. En el primer caso utilizaremos un litro de purín por diez litros de agua y en el segundo caso utilizaremos un litro de purín por veinte litros de agua. Lo aplicaremos siempre muy temprano por la mañana o al atardecer, nunca a pleno sol.

2preparado-ortiga.jpg

Los agricultores biodinámicos aparte de estos pasos para elaborar el purín realizan un removido previo a la aplicación del preparado en las plantas, es el despertar de un reposo. Esto consiste en remover intensamente durante una hora entera el purín. Se empieza con un movimiento lento, fuerte en la periferia, y se aumenta la velocidad del removido en un sentido de modo que se produce dentro del tonel un embudo de líquido. Cuando éste llega al fondo, uno se detiene y se deja que siga girando un rato por inercia y se destruye por el fuerte remover en la dirección opuesta y luego se forma de nuevo haciéndolo girar en este sentido contrario. Esto se repite una y otra vez y debe terminarse en el sentido de las agujas del reloj, lo removemos con un palo de madera o una caña de bambú, es importante hacer un buen remolino en forma de embudo, y que sea una sola persona la que realiza esta operación, no se trata de mezclar sólo el agua y el preparado en forma de dilución, sino que hay que agitar el agua para hacerla viva y conferirle nuevas características. En la naturaleza cuando encontramos el agua, podemos beberla siempre que sea agua corriente, pues la estancada puede ser peligrosa. El agua se mantiene sana si corre, pero enferma cuando se estanca. Parece ser característico del agua el hecho de que quiera moverse y moverse serpenteando, produciendo embudos donde asciende y desciende, girando en espirales, alternando la contracción con la expansión. También en el mar observamos esta rotación rítmica en las olas, donde el agua se levanta y cae, influida entonces por el viento y la Luna. Si queremos influir de un modo armonioso y natural en los procesos vivos del agua, debemos estudiar la naturaleza y acomodarnos a sus leyes. Por eso el removido de los preparados biodinámicos se realiza en un sentido, originando un embudo, y luego en el contrario. Así se produce el movimiento del agua en la naturaleza. Si observas la vida veras que las espirales se dan en muchos casos, mira el ADN, el pelo de la cabeza, etc., vivimos en un mundo sujeto a la alternancia de espirales y caos. Los preparados deben aplicarse si es posible dentro de una hora, máximo tres horas después de terminar de removerlos, ya que poco a poco el efecto disminuye.

Agua bendita y tan bendita sobre todo si esta escasea, todos estamos ya al tanto de los problemas que existen hoy en día en casi todo el mundo debido a la sequía, a la falta de agua, ya sea potable para consumo humano o para agricultura, industrias, etc. Se dice y se comenta que las próximas guerras y conflictos internacionales van a ser debidos al control del agua. Hoy somos pocos los que hacemos un uso ecológico del agua y digo esto porque en la gran mayoría de casas de este país se malgasta más del 70% del agua que usamos, de nosotros depende más o menos el hacer un uso razonable del agua, es un bien de todos y no solo de unos cuántos…

Vamos a citar varios ejemplos de técnicas de ahorro de agua para nuestros cultivos de cannabis, la agricultura junto a la industria, son los mayores consumidores de agua en la sociedad actual, así que intentaremos que no se diga lo mismo de la cannabicultura. Lo primero que hay que tener en cuenta, es el suelo, tenemos que saber que tipo de suelo tenemos, no es lo mismo cultivar en un suelo arcilloso donde la tierra llega retiene con gran facilidad el agua e incluso tiende al encharcamiento ya que si regamos abundantemente podemos echar al traste nuestras plantas por el posible peligro de asfixia de las raíces, que si cultivamos en un suelo arenoso donde el agua se drena rápidamente y hay que regar más a menudo ya que el suelo tiende a secarse antes. También influye el tipo de planta que cultivemos, no todas las plantas requieren la misma cantidad de agua, así que habrá que tener en cuenta primero el tipo de suelo y segundo la variedad que vayamos a cultivar. El riego por goteo, está consiguiendo los mejores rendimientos con el mínimo uso de agua, al permitir que cada planta tenga el grado de humedad óptimo en todo momento, pudiendo regularse en cada período de su ciclo vegetativo. La incorporación de materia orgánica facilita la retención de agua en el suelo haciendo un efecto esponja, siendo favorable tanto para los suelos arcillosos como para los arenosos o pedregosos.

El acolchado del suelo protege la tierra de la compactación a causa de la lluvia y el viento, también protege al suelo de la insolación evitando la evaporación de la humedad, con lo que, además de permitirnos ahorrar agua de riego, facilita que las lombrices y otros organismos estén activos en la parte más superficial de la rizosfera, tanto mientras hace calor como cuando empiezan los fríos. Podemos utilizar diversos materiales para el acolchado del suelo (mulching), como por ejemplo paja, restos de cosechas, roca volcánica o piedras, cartones, papel, corteza de pino, algas del mar que no estén contaminadas, lo mismo que el papel evitar los papeles satinados y de revista, la tinta que se utiliza en occidente para los periódicos está libre de plomo.

Los esenios ya usaban hojas secas y toda clase de materiales para cubrir la tierra, y con este acolchado impedían la desecación por capilaridad –la ascensión a la superficie de la humedad de la tierra- producida por la sequedad del aire, el viento y el sol. Hay que tener en cuenta que los esenios vivían alrededor del Mar Muerto, en medio del desierto más seco del mundo, en un lugar remoto y casi inaccesible desde las zonas habitadas, sin suministro de agua, y en cambio cosechaban hortalizas y frutas lozanos árboles, escapando de los romanos, los impuestos y la represión.

3preparado-ortiga.jpg

El acolchado verde es otra alternativa para no tener desnudo el suelo y evitar la evaporación del agua, se vienen utilizando leguminosas, la que mejor nos iría en nuestro caso es el trébol, que puede crecer junto nuestras plantas sin estorbar el crecimiento de éstas, otra ventaja es que las leguminosas absorben nitrógeno atmosférico y lo incorporan al suelo gracias a las bacterias nitrificadoras que viven en sus raíces.

Las micorrizas ejercen un papel muy importante en plantas que puedan padecer de estrés hídrico ya que ayudará a las plantas a duplicar su pan de raíces y a obtener agua con mayor facilidad. La dosificación y periodicidad del riego debemos de tenerlo en cuenta, ya que un riego continuado hará que la planta enraíce superficialmente, provocando que en días de mucho calor la planta note más la falta de agua, si por el contrario regamos de vez en cuando y el día que regamos lo hacemos abundantemente estaremos haciendo que la planta enraíce profundamente y no tengamos tantos problemas los días de calor intenso…

 

 

 

En esta Luna entramos en la Luna Cristal del Conejo, si en la interior Luna os dedicasteis a liberar vuestros miedos y vuestras cargas, es en esta Luna cuando debemos de cooperar, nos dedicaremos un poco más a los demás, universalizando nuestras acciones, uniros al amor que se respira en este momento…

 

Fdo. Juanjo Gimeno Luna Solar Roja

 

BIBLIOGRAFIA UTILIZADA:

Sembrar, plantar y recolectar en armonía con el Cosmos. Maria Thun

La granja y el huerto biodinámicos. Kjell Arman

¿Qué es la agricultura biodinámica? Herbert Koebf

La elaboración de los preparados biodinámicos. Christian von Wistinghausen,Wolfgang Scheibe, Eckartd von Wistinghausen, Uli Johannes König

Savia nº4 revista de agricultura ecológica.

EL OTOÑO LA ESTACIÓN DE LA METAMORFOSIS

 

Largos son los meses y los años en su origen, pero las personas los acortan apresurándose. Cielo y tierra están vacíos en su origen, pero el pueblo llano los hace estrechos. Las cuatro estaciones son serenas en su origen, pero la gente que alborota y se preocupa las convierten en un fastidio”.

Huanchu Daoren s. XVII

 

Ya hemos dejado atrás el periodo de máximo calor, el aire de la mañana y de la tarde ya no se respira igual, tiene un aroma particular, ya no escuchamos las rechinantes tardes de grillos y cigarras. El aire esta perfumado con un ligero mal olor a descomposición y hojas caídas, que desaparece completamente al mediodía, bajo los todavía ardientes rayos de sol.

3-noviembre-003.jpg

Nuestros antepasados celebraban la entrada del otoño el día 24 de Agosto que era cuando comenzaba la fiesta del apóstol Bartolomé. Y en cierta manera, en esta fecha se acerca un poco más al otoño dejando escapar la capa estival. A quien no se le remueve el corazón observando los bellos amaneceres y atardeceres de los días de septiembre y octubre, uno se conmueve cuando escucha las dulces melodías de las hojas secas arrastradas por el viento, los bosques adquieren tonos ocres y rojizos en lugar del verde ante la mirada atenta de nuestros ojos, se siente la humedad del rocío de las mañanas y la escarcha de las noches.

 

 

Este aroma otoñal tiene por origen una “metamorfosis” profunda de la vida de la tierra. De forma parecida a como sucede en primavera, las bacterias del suelo y otros microorganismos se dedican a transformar los desechos vegetales caídos durante el verano. Pero esta metamorfosis es diferente a la de primavera: en este momento, nada se construye, todo se está preparando para sufrir el frío y la humedad del invierno. Este proceso que comienza con la caída de las hojas, semillas y frutos, llega hasta momentos muy avanzados del otoño, a fin de poder entregarlo a las fuerzas del invierno.

El gran misterio del otoño, es que no existe ninguna región de la tierra donde se pueda decir: “¡aquí reina un otoño perpetuo!”. Existen seguramente regiones en donde reina una eterna primavera, un eterno verano, un eterno invierno, pero no existe ningún lugar donde el otoño sea eterno. ¿Y por qué es esto así? Porque el otoño es la estación de la metamorfosis

otono.jpg

El otoño es la época en que se reanuda la actividad a nivel del suelo, y es cuando debemos de ir planificando y diseñando los huertos y las parcelas para plantar al año siguiente. El otoño, con Luna descendente, es la mejor época para nutrir la flora y la fauna (micro y macro) del suelo. Todo aporte de fertilizante es bienvenido en este momento. Hablamos naturalmente de los auténticos abonos que nutren de verdad el suelo y lo enriquecen, no en las modernas sales llamados “abonos” químicos de lenta liberación que drogan los suelos, los debilitan y petrifican. Nos referimos a los abonos hechos con compost y a los diferentes mantillos, todas las tareas de trabajo de roturación de la tierra, así como las labores destinadas a enterrar materias orgánicas, deben realizarse preferentemente en otoño. La vitalidad de los suelos se ve estimulada si los trabajamos en otoño, con Luna descendente y mejor aún si es después del mediodía, si realizamos trabajos profundos en el suelo hará que se abran los suelos a la atmósfera, recibiendo así el aire y las fuerzas estructurantes celestes, lo que fortalecerá la vida microbiana subterránea.

Cuando se acerca el otoño, es el momento adecuado de recoger los restos de cosecha y utilizarlos para empezar hacer un nuevo montón de compost, retirar los acolchados de paja del suelo ya que es una época en la que ya abundan las lluvias, en zonas frías protegeremos las plantas ante posibles heladas, y seguiremos aplicando la decocción de cola de caballo cada quince días a nuestros cultivos de invierno y a las plantas que aún no hayan sido cosechadas.

 

hojas-en-descomposición.jpg

 

Para recolectar la planta de cannabis, lo ideal es cosechar en días de flor (constelaciones Géminis, Libra y Acuario), también se han obtenido buenos resultados en días de fruto (constelaciones Aries, Leo y Sagitario) en estas constelaciones se dan las fechas más favorables para recoger las plantas de las cuales queramos obtener buenas semillas, siempre evitaremos días de hoja (constelaciones Cáncer, Escorpio y Piscis), nodos lunares, el perigeo y días nefastos que vienen señalados en el calendario lunar. Hay que diferenciar la Luna creciente de la Luna menguante y tener en cuenta que con la Luna menguante, la vitalidad de las plantas decrece con la luz de la Luna, y ello es en provecho de su energía específica. La planta tiene menos vitalidad pero colores, olores y sabores son más perceptibles. Las propiedades dietéticas o medicinales son más pronunciadas. La conservación de la planta en su estado fresco es más difícil, cuanto más nos acercamos a la Luna nueva las plantas tienen más tendencia a secarse y al mismo tiempo afinan sus aromas. Una planta recogida en este período conservará mejor las propiedades medicinales, podemos hacer una prueba que consiste en recoger en una fecha flor con la Luna creciente parte de la planta y dejar el resto para cosechar en una fecha flor y con la Luna menguante para así observar en que fecha nos gusta más como quedan los cogollos diferenciando los aromas, sabores, aspecto final del cogollo, etc. Otro ciclo diferente es el de la Luna ascendente y Luna descendente; en la Luna ascendente hay más savia, por tanto hay más actividad por encima del suelo en la parte aérea de las plantas. Pero en estas fechas es preferible evitar la recolección de plantas para secar ya que con la Luna ascendente tardará más en secarse lo que puede dar paso a la proliferación de hongos y bacterias, en el caso de que no tuviéramos más remedio que recolectar en estas fechas lo haremos por la mañana antes de las 12 h. la influencia del Sol se hace sentir llevando la actividad de la planta hacia la parte baja. Con la Luna descendente es el momento adecuado para recolectar raíces o bien partes aéreas que se quieran secar rápidamente. Este mes vamos a indicar las fechas adecuadas pero solo las que son días de flor: días 5-6 y 7 de octubre hasta las 15 horas, días 15-23 y 24 hasta las 20 horas, los días que se deben evitar son los siguientes: día 2-14-16-17-18 y 27 de octubre.

“Os deseo a todos una feliz y dulce cosecha”, que aproveche…

Fdo: Juanjo Gimeno

EL NIM, UN INSECTICIDA NATURAL.

 

De todas las plantas que contienen sustancias insecticidas, la Azadirachta indica A. Juss, conocida como nim (neem en inglés) es una de las más estudiadas y que mejores resultados ha dado en los últimos años. Este árbol, originario del sureste asiático, posee una gran resistencia a la sequía y adaptabilidad a prácticamente todo tipo de tierras. Se ha demostrado en innumerables investigaciones que las materias activas que contiene en sus semillas son eficaces contra más de 130 plagas y que su componente principal, la azadirachtina, es un insecticida muy efectivo y específico (Jacobson, 1989).

Los árboles de nim viven entre 100 y 200 años. La Azadirachta indica es originaria de Sur Asia, originándose posiblemente en Myanmar y la región de Assam en la India. El hábitat natural del nim es seco cambiante, boscoso misto, existiendo en asociación con Acacia spp. y Dalbergia sissoo (Lemmens et. al 1995). Está muy generalizado en India, Pakistán, Myannmar, Sri Lanka, Tailandia, Malasia e Indoseia, ha sido introducido y establecido en los trópicos y subtrópicos, especialmente en las áreas más secas de Sur Asia, las Islas del Pacífico, Australia, Sur y Centro América, el Caribe, el Sub-Sahara africano, y el Medio Oriente.

Arbol-de-nim-001.jpg

Empiezan a producir frutos después de unos años y se hacen totalmente productivos después de diez años. Es un árbol de tamaño pequeño a mediano, con un tronco recto. Los tallos de las ramas de 2 a 5 metros forman una corona unida, densa, redonda y en forma ovalada. La altura total es de 15 a 25 metros, alcanzando hasta 30m. ocasionalmente, con un diámetro de tronco que alcanza de 30 a 90 cm. El nim tiene corteza moderadamente gruesa, con fisuras de color rojizo-castaño. Siempre está verde o muda, dependiendo del clima, los períodos de deshoje son normalmente breves, las hojas son alternas, imparipinnadas y compuestas, de 10 a 38 cm. y agrupadas al extremo de las ramas. El árbol produce muchas flores bisexuales, pequeñas, de dulce aroma, blancas o de color crema. El fruto es una drupa suave y carnosa en forma elipsoidal, de 1.2 a 2 cm de largo, conteniendo usualmente una semilla, el fruto es inicialmente verde y se vuelve amarillo conforme madura, cerca de 12 semanas después de la floración. El nombre sánscrito del nim significa “el que cura todas las dolencias”. Es mejor criar el nim de la semilla fresca (menos de 3 meses). También se puede intentar tomar esquejes, quitando las hojas y plantándolos en tierra húmeda. El nim ha sido por tiempos reconocido como un árbol versátil de múltiples propósitos para reverdecimiento urbano, agroforestería, producción de leña, cosméticos, bioinsecticidas, etc. Azadirachta indica es miembro de la familia de las Meliáceas (caoba). El árbol también es conocido como nim, margosa, limba, mimba, nimba, kohomba, lila india, etc.

Las frutas de nim proporcionan comida a murciélagos y pájaos. Ellos se comen la carne dulce y escupen los granos.

Las propiedades insecticidas del nim tenían una historia de siglos antes de que la especie llegara a ser conocida y reconocida por los europeos. Sus hojas, desecadas y encontradas en libros antiguos en la India han salvado bibliotecas enteras y muy valiosas. El humo de hojas quemadas parece ser fatal a muchas clases de insectos, mientras que las hojas frescas son ricas en fosfatos y potasa, elementos fundamentales para la creación de un buen abono natural.

Arbol-de-nim-006.jpg

Para producir aceite de nim, recolectar las frutos, lavarlos y pelarlos para recoger los granos, se dejan secar al sol durante unos días y luego poder guadarlas en recipientes donde pueda circular el aire, como en sacos de cañamo o yute. Hay que machacar suavemente las semillas bien secas en un mortero grande para partir las cáscaras, sin aplastar los granos. Verter la mezcla desde cierta altura en un cesto (aventar). Los granos caen en el cesto y las cáscaras más ligeras se vuelan. Quitar todos los granos podridos ya que pueden ser venenosos. Devolver los granos al mortero y golpearlos para formar una pasta castaña pegajosa. Amasar esta pasta a mano y agregar una cantidad pequeña de agua. Después de amasar durante algún tiempo, el aceite empieza a rezumar. Continuar amasando y apretando hasta que no salga más aceite.Pueden extraerse aproximadamente 100-150 ml de aceite por cada kilo de semillas. El residuo que queda de sacar el aceite conocido como torta de nim es un excelente fertilizante con acción insecticida y fungicida.También se puede preparar un extracto de agua fría con hojas de nim: se deja macerar 5 litros de agua (ph neutro) y un kilo de hojas frescas durante la noche anterior a la utilización.

arbolito-de-nim.jpg

 

El componente activo principal en las hojas es azadirachtin, que repele plagas, actúa como antialimento, e interrumpe el crecimiento y reproducción del insecto. Varios componentes bioactivos se encuentran en las hojas y otros tejidos, sin embargo, los granos de dentro de la semilla de nim son la principal fuente de azadirachtin. La semilla del nim contiene también cantidades más concentradas y accesibles de otros componentes potencialmente útiles. El modo de acción de este insecticida es importante explicarlo; el efecto no es inmediato ocurre a los 2 ó 3 días cuando los insectos se van o dejan de alimentarse y mueren. Un primer efecto es un efecto repulsivo: los insectos rechazan consumir las plantas tratadas y las abandonan. El efecto primordial se produce cuando los parásitos ingieren la planta tratada: mueren o sufren trastornos fisiológicos y del comportamiento, letales al fin (3 a 15 días después del tratamiento) como por ejemplo el bloqueo de la metamofosis de las larvas y ninfas, la esterilización de los adultos o la inhibición de los procesos alimentarios y de masticación. El nim se comporta como un regulador de crecimiento, actúa sobre los insectos como una hormona juvenil: la azadirachtina, la principal sustancia activa, ingerida por la larva, impide la muda. El insecto permanece en estado larvario y muere. Este segundo efecto es muy importante en el control de insectos perjudiciales: la azadirachtina penetra en la planta y espera a que los insectos susscionen la savia. Son numerosos los insectos sensibles a esto: cerca de 300 especies, en especial ciertos pulgones, orugas, minadores, y lavas de coleópteros, cicadulas, es poco eficaz sobre los coleópteros adultos, las cochinillas, chinches y los piojos. Las sustancias activas son compatibles con el medio ambiente y no tienen peligro alguno de toxicidad en su manejo.

torta-de-nim-005.jpg

Es un insecticida selectivo, algunos investigadores han demostrado que el uso continuado de preparados de nim no muestra señales de resistencia de los insectos, esta ausencia de adaptación puede ser debida a la complejidad y a las numerosas sustancias insecticidas presentes en el nim, con lo cual los insectos son incapaces de parar la multitud de modos de acción de la planta. El modo de acción específico (sístemico) del nim presenta ventajas frente a otros insecticidas ecológicos, su acción por contacto es débil. Insectos auxiliares (mariquitas, crisopas, sírfidos, avispas) no son afectados por el nim ya que no succionan la savia, en otro caso podrían ser destruidos. Es más selectivo y por tanto menos destructor de fauna útil, aun así siempre observaremos bien el cultivo y los alrededores antes de aplicar un tratamiento con nim para percatarnos si existe fauna auxiliar y tener cuidado de no rociarlos con el caldo. Es eficaz contra insectos en cualquier estado larvario y de pupa: controla thirps, mosca blanca, araña roja, pulgones, nemátods y alguna especie de cochinilla. Como todos los productos naturales, el nim se descompone con los rayos solares. Es preferible tratar por la mañana temprano o a últimas horas de la tarde. Es importante también recubrir bien toda la plata a proteger. El tratamiento se repetirá si se producen fuertes lluvias. La eficacia dura de 10 a 12 días en buenas condiciones de aplicación de un producto de calidad, y menos en caso de fuerte solarización o lluvias. Es preferible tratar más a menudo con dosis más suaves. Para un uso correcto se precisa una buena disolución del nim en el agua, ya que se coagula y puede impedir la buena dispersión del producto o incluso atascar el pulverizador. Los peparados comerciales añaden un disolvente para conseguir una buena disolución, ojo con estos preparados ya que algunos fabricantes utilizan disolventes químicos. En el mercado de los grow-shops ya se puede encontrar varias marcas de preparados de nim tanto en liquído como en sólido.

Fdo: Juanjo Gimeno

LAS MICORRIZAS.

 

 

Se conoce con el nombre de micorriza a la asociación mutualista establecida entre las raíces de la mayoría de las plantas (tanto cultivadas como silvestres) y ciertos hongos del suelo. Las micorrizas son tan antiguas como las propias plantas y fueron descubiertas por el botánico alemán Frank en 1885, en las raíces de algunos árboles forestales más tarde en 1900 el francés Bernard fue quien puso de manifiesto su importancia estudiando las orquídeas.

Aproximadamente el 95% de las especies vegetales conocidas establecen de forma natural y constante este tipo de simbiosis con hongos del suelo. La simbiosis supone una relación beneficiosa para los dos organismos implicados, y tanto el hongo como la planta se ven favorecidos por la asociación: el hongo coloniza la raíz de la planta y le proporciona nutrientes minerales y agua, que extrae del suelo por medio de su red externa de hifas, mientras que la planta suministra al hongo sustratos energéticos y carbohidratos que elabora a través de la fotosíntesis. La colonización del hongo se extiende por la epidermis y el parénquima cortical, nunca penetra en la endodermos ni en los tejidos vasculares y meristemáticos (Harley y Smith, 1983); al contrario de las infecciones radicales de hongos patógenos que sí penetran en los haces conductores y meristemos.

micorrizas.gif

 

La simbiosis comienza con la germinación de las esporas de resistencia en el suelo, cuando las condiciones ambientales de temperatura y humedad son favorables (Bolan y Abbot, 1983). Una vez germina, el micelio del hongo crece hasta encontrar una raíz hospedadora, donde penetra entre las células epidérmicas o a través de los pelos radicales. Después de la penetración comienza la colonización del tejido parenquimático de la raíz. La colonización del hongo puede extenderse también mediante hifas exteriores (runners) por la superficie de la raíz y penetrar en ésta a intervalos irregulares (Sieverding, 1991). Cuando la infección interna está bien establecida, las hifas del hongo pueden crecer externamente desde la raíz de la planta hacia el suelo (micelio externo) y explorar un volumen de suelo inaccesible a las raíces; con ello la planta aumenta considerablemente su superficie de absorción, de 100 a 1000 veces (Gil, 1995), y por tanto su capacidad de captación de nutrientes y de agua.

 

EFECTOS SOBRE LAS PLANTAS

  • Incremento en la absorción de nutrientes minerales del suelo, que se traduce en un mayor crecimiento y desarrollo de las plantas.

  • Incrementan el área fisiológicamente activa en las raíces.

  • Captación de los nutrientes más allá de la zona de agotamiento que se crea alrededor de las raíces, por la propia absorción de la planta, esto es debido a la expansión del micelio externo del hongo por el suelo rizosférico (Jakobsen, 1992; Sanders y Tinker, 1973).

  • Aumento de la resistencia de la planta al estrés hídrico y a la salinidad, un aumento de la resistencia y/o tolerancia a determinados patógenos del suelo, un incremento de la supervivencia al transplante, incrementa la tolerancia de las plantas a las temperaturas del suelo y acidez extrema causadas por la presencia de aluminio, magnesio y azufre.

Para el hongo su beneficio se ve principalmente en que reciben a cambio de carbohidratos y vitaminas desde las plantas.

16-06-05-(97).jpg

El papel de la simbiosis es fundamental en la captación de elementos minerales de lenta difusión en los suelos, como los fosfatos solubles, el Zn y el Cu (George et al., 1992). La absorción de N también se favorece, el K y el Mg se encuentra a menudo en concentraciones más altas en las plantas micorrizadas (Sieverding, 1991). La absorción de Ca también es estimulada con la simbiosis.

Se han realizado numerosos estudios en los que se demuestra que la inoculación artificial con hongos micorriza a especies de interés agrícola, incrementa la nutrición y el crecimiento de la planta, y le permite a su vez superar situaciones de estrés biótico y abiótico (Calvet y Camprubi 1996; Franel, 1993; Penin, 1991). Los efectos beneficiosos de la introducción artificial de inóculo micorrícico resultan más evidentes en suelos donde las poblaciones de hongos micorriza nativos no existen, o han sido eliminadas por empleo de prácticas agrícolas desfavorables para su desarrollo como la fumigación del suelo y el cultivo intensivo. La metodología más comúnmente utilizada en la inoculación de hongos formadores de micorriza es la de depositar una determinada cantidad de inóculo debajo del sistema radical de la planta que se quiere micorrizar, el contacto directo del sistema radicular de la planta con los propágulos del hongo permite una más rápida colonización de la raíz. También se puede mezclar el inóculo con el sustrato de cultivo, a pesar de que las cantidades de inóculo requeridas siempre resultarán mayores.

cogollitos-en-flor-(34).jpg

En resumen los beneficios de una inoculación temprana repercute en una reducción del aporte de fertilizantes y fitosanitarios, un ahorro del suministro del agua, un mayor crecimiento y producción de las plantas, una mayor supervivencia a las condiciones de estrés y un mejor aprovechamiento de los suelos.

 

Representación esquemática de los distintos tipos de micorrizas y las estructuras típicas formadas.

 

 

 

Fdo.: Juanjo Gimeno

 

 

 

BIBLIOGRAFIA: Datos recopilados de estudio de la Dra. Adriana Hernández Dorrego del C.D.E.E.A. (CENTRO DE ESTUDIOS ECOLOGIOS ARGENTINO).