AGROECOLOGIA DEL CANNABIS: NOVIEMBRE.

La alienación de los planetas marcan el devenir diario de nuestro planeta, conocer nuestro entorno galáctico puede suponer una mayor eficacia a la hora de realizar intervenciones en nuestro cultivo. Llegado el mes de Noviembre casi todos los cultivos de temporada han sido ya recolectados. Nada cabe más que prepararnos para arrancar los cultivos de invierno en aquellas zonas privilegiadas cuyo benévolo clima permite al cannabicultor realizar cosecha continua durante todo el año. Los hongos son durante la floración un problema grave, ya que cualquier ataque puede suponer la pérdida total de la cosecha, sobre todo los hongos del género Fusarium, que cuando nos damos cuenta es cuando comienzan a aparecer tejidos necrosados en las plantas, o sea, cuando ya estamos infestados. Dentro de los abonos caseros de floración más completo está el purín de consuelda, una planta casi con tantas aplicaciones como la ortiga, tan utilizada en agricultura ecológica.

ACCIÓN DE LOS PLANETAS EN LA TIERRA.

LUNARIO MES DE NOVIEMBRE

Los planetas se sirven de los elementos clásicos calor, tierra, aire/luz, como intermediarios en la Tierra para actuar en la formación del clima, como vimos que pasaba con el Sol y la Luna.

Correspondencia comprobada entre astros, elementos y constelaciones zodiacales.

ASTRO                                          ELEMENTO        CONSTELACIONES ZODIACALES
Saturno, Mercurio, Plutón                 Calor                                   Aries, Leo, Sagitario
Sol                                                         Tierra                              Tauro, Virgo, Capricornio
Júpiter, Venus, Urano                      Aire/Luz                             Géminis, Libra, Acuario
Marte, Luna, Neptuno                         Agua                                 Cáncer, Escorpio, Piscis

Cuando los planetas clásicos pasan ante constelaciones zodiacales con las que tienen en común el efecto del elemento, aumenta dicho efecto (por ejemplo Mercurio ante Aries, el efecto calor se verá pronunciado). Por el contrario, se reduce el efecto o no se refleja en la Tierra, cuando un planeta pasa ante una constelación que se corresponde con otro elemento. He aquí unos ejemplos: cuando un planeta de Calor como Mercurio pasa ante Aries, entonces se aumenta su efecto; si pasa ante Tauro no se notará su efecto caldeante, ya que puede cambiar a efecto refrigerante. Cuando Mercurio pasa ante un signo de Agua como Escorpio, entonces pueden producirse precipitaciones por el efecto caldeante.

Cuando Venus pasa ante un signo de Aire/Luz, como Libra, tendremos seguramente un día de cielo azul, largos momentos soleados y una atmósfera clara. Cuando Venus pasa ante un signo de Tierra como Virgo, hay una tendencia a noches frías con formación de niebla.

Ante constelaciones de Agua, no podrá actuar el efecto aéreo/luminoso de Venus. Cuando la Luna y los planetas que actúan sobre el elemento Agua pasan por una región del Zodiaco que también se manifiesta a través del Agua, entonces tenemos que contar con períodos de precipitaciones.

Existen muchos más factores influyentes, como las oposiciones de planetas entre ellos o con respecto al Sol. En este caso se transmiten fuerzas que fomentan el crecimiento.

El planeta Urano tiene relación con la electricidad, Neptuno con el magnetismo y Plutón con la actividad volcánica.

LUNARIO MES DE NOVIEMBRE.

Días favorables para trasplantar, trabajar la tierra y para germinar: desde las 7h del lunes 14 hasta las 11h del miércoles 16, desde la 13h hasta las 22h del jueves 24, todos estos días coinciden con constelación de aire.

Días para estimular un desarrollo radicular: desde las 0h hasta las 24h del miércoles 2, desde las 19h hasta las 24h del jueves 3, desde las 8h del viernes 11 hasta las 22h del sábado 12, desde las 5h del domingo 13 hasta las 6h del lunes 14, desde las 15h del domingo 20 hasta las 2h del miércoles 23, desde las 5h hasta las 15h del lunes 29, días constelación tierra.

Mejore día para cortar esquejes: cortarlos el domingo 13 mantenerlos en agua y pasarlos a tierra al día siguiente.

Días para abonar en crecimiento y promover un desarrollo vegetativo: desde la 1h hasta las 18h del jueves 3, desde las 2h del domingo 6 hasta la 1h del lunes 7, desde las 18h del lunes 7 hasta las 4h del martes 8, desde las 19h del martes 8 hasta las 6h del miércoles 9, desde las 3h del jueves 17 hasta las 2h del viernes 18, desde las 23h del jueves 24 hasta las 24h del sábado 26, dias de constelación de agua.

Días de flor para abonar en floración: desde la 1h del viernes 4 hasta la 1h del domingo 6, de 5h a 18h del martes 8, desde las 7h del lunes 14 hasta las 11h del miércoles 16, de 13h a 22h del jueves 24, días constelación aire.

Bibliografia:
Calendario de Agricultura Biodinámica. María Thun. Ed. Rudolf Steiner
Sembrar, plantar y recolectar en armonía con el Cosmos. María Thun. Ed. Rudolf Steiner

LA CONSUELDA:

UN EXCELENTE ABONO DE FLORACIÓN.

La consuelda de rusia (Symphytum uplandicum.), es una hierba vivacea de la familia de las boragináceas de hasta 1,20 m. de altura. Tallos erectos, más leñosos en la parte superior que nacen de una raíz grande y carnosa de color oscuro. Sus hojas son alternas, recurrentes, enteras, rugosas, con marcada nervadura y vellosidad áspera; las superiores, lanceoladas; las inferiores mucho más grandes y ovato-lanceoladas. Flores reunidas en cimas terminales de color rosa, blanco violeta o púrpura. Florece de junio a octubre.

Debe su nombre científico a su virtud curativa de consolidar fracturas y reparar heridas y ulceraciones tanto externas como internas.

La consuelda posee una gran variedad y riqueza de elementos nutritivos en sus hojas y tallos, que la destina a ser un excelente abono natural. En los análisis que se han realizado se ha demostrado que es una planta con grandes cantidades de nitrógeno en forma orgánica, una cantidad a un mayor de potasio y una dosis nada despreciable de fósforo, por lo que es un buen abono para la época de floración sobre todo. Contiene grandes cantidades de oligoelementos como: hierro, manganeso, zinc, boro, cobre…

Es muy curioso la forma que tiene la consuelda de buscar los minerales que contiene, va a buscarlos a lo profundo de la tierra gracias a sus fuertes raíces, que actúan como el taladro de un pozo. Gracias a ella, las vetas subterráneas sin utilizar de fosfatos, sales potásicas y otras, se introducen nuevamente en el ciclo vivo. Ahí donde creéis poner simplemente una planta, instaláis en realidad una bomba perforadora de abonos. Este bombeo consume mucha agua. Por lo tanto habrá que plantarla donde la tierra sea húmeda, rica y profunda.

El emplazamiento ideal es el reguero de las aguas usadas, lugares ricos en fosfatos de los detergentes y el nitrógeno de los desperdicios orgánicos, como ejemplo cerca del montón de compost, si tenemos ducha en el exterior, también es un buen sitio para que depure todos los jabones que se utilizan, lo mismo que ponerla cerca del desagüe del fregadero.

La consuelda absorbe y recicla estos elementos en lugar de dejarlos filtrarse por la tierra y contaminar el agua freática.

El principio consiste en cortar las hojas unas tres veces al año y emplearlas para abonar la huerta.

Vamos a describir lo que podría ser una temporada hortícola con la consuelda.

En mayo, la consuelda alcanza su mayor desarrollo y florece. Entonces es el momento de cortar las hojas por su base y en trozos de 5 a 8 cm. Se coloca este material fresco en los pies de las plantas, como si fuera estiércol o mantillo, en unos días lombrices y bacterias se encargarán de hacer asimilables por las plantas los elementos orgánicos de la consuelda.

La consuelda, durante la primavera y el verano rebrota sin interrupción. Cuando recolectemos la segunda cosecha de esta planta la utilizaremos para fabricarnos un excelente abono líquido. Nos será de gran utilidad un recipiente grande, un bidón de plástico o de madera, llenaremos tres cuartas partes con consuelda fresca y lo llenaremos con agua, sino tenemos planta fresca podremos utilizarla seca teniendo en cuenta que 100 gr. de planta seca equivale a 700-800 gr. de planta fresca. Tendremos que esperar unas dos semanas para tener listo el purín, una forma de comprobar si esta listo para usar, es su ausencia de espuma y un olor agradable a purín, una vez pasado este tiempo, filtraremos el purín para evitar posibles obstrucciones de la boquilla de los pulverizadores. Así tendremos a nuestra disposición un abono muy rico en potasio que nuestras plantas sabrán apreciar.

Para abonar, hay que regar las plantas con una parte de purín diluido en seis volúmenes de agua. Para utilizarlo pulverizado se diluirá en 20 volúmenes de agua.

También se puede fabricar un insecticida natural en caso de ataque de mosca blanca, pulgón.

Se hierven suavemente durante 20 minutos, unas 8 hojas de consuelda picada en un litro de agua. Dejar enfriar y macerarlo durante 12 horas más. Filtradlo y pulverizadlo sobre las plantas atacadas, en caso necesario levantando las hojas para que el producto se introduzca bien por todos los rincones. Este tratamiento es eficaz pero tiene que ser repetido en varias ocasiones para obtener unos resultados gratificantes.

En otoño llega el tiempo de preparar la temporada siguiente. Y es cuando la consuelda está más hermosa que nunca. Esta vez la emplearemos para hacer un excelente mantillo para macetas.

Tomaremos volúmenes iguales de consuelda picada y turba rubia o coco, mezclad bien y almacenad todo ello en un saco de plástico que se dejará abierto. Luego esperad hasta abril, que es justo el momento en el que empezamos a sembrar nuestras plantitas y veremos como del saco sale un excelente mantillo rico y negro. Todos los elementos nutritivos de la consuelda estarán allí presentes, además de la porosidad y del contenido húmico de la turba. Se puede enriquecer la mezcla inicial con un poco de arena, roca caliza pulverizada, alga lithothamne, huesos en polvo.

El plantel que se beneficie de este substrato no presentará en ningún momento signo de carencias. Es más, puede permanecer mucho tiempo en el mismo recipiente sin padecer hambre. El mantillo de consuelda es nutritivo, no posee semillas de malas hierbas ni gérmenes de enfermedades, y es muy poco costoso.

La consuelda también es un buen material para añadir al montón de compost o emplearlo como acolchado para cubrir el suelo. A parte es la fuente más barata de proteínas para alimentar animales y aumenta a la vez la producción lechera y la calidad de la carne de los animales que la consumen. Por otra parte es una de las escasas fuentes de vitamina B12.

BIBLIOGRAFIA UTILIZADA:
La consuelda en la huerta. Jean-Paul Thorez. La Fertilidad de la Tierra nº4.

PATOLOGÍAS DEL CANNABIS:

FUSARIOSIS

Algunas plantas del nuestro vergel comienzan a secarse por partes y no es por falta de agua precisamente. Hemos hecho una buena gestión del riego y sin embargo hay partes de nuestras plantas que presentan tejidos necróticos, literalmente se están secando parcialmente, mientras la otra parte de la planta continúa verde y viva. Sólo cabe pensar en un agente causante de tales daños y no es otro que el temido hongo del género Fusarium. Dentro de las enfermedades criptogámicas la más temerosa para los cannabicultores es la producida por las diversas cepas del género Fusarium.

Los fusarium son un género muy abundante y distribuido en el suelo y cuya presencia está asociada al ataque de plantas. La gran parte de especies que integran este género son de carácter saprófito, se alimentan de materia en descomposición. Algunas especies de este género producen micotoxinas de elevada toxicidad tanto para cultivos como para los seres que la ingieren, entre los que estamos los seres humanos, evidentemente.

Un débil sistema inmunológico es la característica principal de los cultivos que son atacados por las diversas especies de esta familia de hongos.

Los hongos fusarium atacan a las plantas colonizando su interior, es decir a través de su sistema bascular. Los daños pueden ser diversos dependiendo de la variedad de fusarium que ha colonizado el cultivo. El cuadro sintomatológico de una fusariosis se manifiesta inicialmente por el marchitamiento parcial de la planta, pudiendo llegar a ser total en casos extremos. Se produce una colonización de tallo y ramas a través del sistema de raíces, ello conlleva a una obstrucción en la libre circulación de savia y, por tanto, a una parálisis de sus procesos metabólicos, pudiendo ocasionar, llegado este extremo, la propia muerte de la planta o plantas contaminadas.

Es tal la agresividad con la que se comporta este hongo, algunas variedades de fusarium pueden llegar a atacar a cientos de especies vegetales y causarles la muerte en pocos días, que los daños y la severidad de su ataque no han pasado desapercibidos para la propia D.E.A. (Agencia Antidrogas de los E.E.U.U.), quien ha desarrollado diversos estudios con la finalidad de utilizarla como micoherbicida en su lucha empedernida contra el narcotráfico mundial, inoculando cultivos cocaleros y de adormidera con la finalidad de infestarlos y erradicarlos, no siendo conscientes del daño biológico que puede ocasionar tal uso en los ecosistemas naturales donde se desarrollan este tipo de cultivos. Pero los primeros estudios se hicieron en la URSS y no como micoherbicida precisamente, sino como arma biológica, ya que entre los años 30 y 40 del siglo pasado se produjo una fuerte contaminación en los cultivos de cereales por este hongo, lo que produjo un elevado número de muertos, hecho que nos lleva a la conclusión que no hay que consumir cannabis que haya sido contaminado por cualquier cepa de éste hongo, ya que puede acarrear serios problemas de salud para aquellos que lo consuman, sobre todo en sujetos predispuestos como enfermos crónicos, inmunodeprimidos,…

La solarización de los suelos contaminados con cepas de fusarium se presenta como la alternativa más sostenible para sustituir los tratamientos químicos con el tóxico Bromuro de Metilo. El método de solarización consiste en cubrir el suelo de cultivo con un filme de plástico de manera que el calentamiento que produce el sol y el consiguiente aumento de la temperatura debajo del plástico esteriliza en cierto modo la zona solarizada, reduciendo así la probabilidad de un brote de fusariosis en nuestro cultivo. Dentro de la guerra biológica contra este hongo hay estudios recientes en este campo que desvelan a los bioantagonistas como futuros y prometedores agentes pro-bióticos contra la lucha de este agresivo hongo.

Los bioantagonistas son hongos cuya presencia en el suelo de cultivo inhibe el crecimiento y desarrollo de hongos patógenos de los cultivos. Aunque actualmente están en proceso de investigación, los estudios desarrollados hasta el momento en tomates y frijoles muestran un futuro esperanzador en la lucha contra las diversas cepas de hongos del género fusarium.

ACTIVIDADES Y ACTUACIONES DEL MES

CULTIVOS DE INVIERNO

Llegado el momento de la cosecha y todavía aún con las tardías variedades sativas en el suelo, en las regiones más cálidas de nuestro territorio nacional los cannabicultores más inquietos no dejan de seguir haciendo lo que más les gusta: cultivar su propia yerba de calidad durante el invierno. Todos sabemos que llenar las arcas para aguantar todo el largo y duro año sin tener que recurrir al mercado negro es todo un reto y una hazaña para los cannabicultores más experimentados.

La marihuana para crecer, aunque sea a un ritmo mucho más lento que en temporada, necesita unas temperaturas mínimas superiores a 10 ºC. Son pocas las zonas privilegiadas del territorio español que gozan de inviernos suaves sin casi heladas, claros ejemplos son el litoral mediterráneo, el valle del Guadalquivir, Huelva, Canarias,…., y que permiten otra forma de cultivar cannabis como son los cultivos de invierno.

Antes de iniciar nuestro cultivo invernal hay que saber como se comporta la marihuana durante el invierno. Durante el invierno el fotoperiodo es apto para la floración, y no comienzan a florecer hasta que han pasado al menos de mes y medio a dos meses (dependiendo de la genética de cada planta). Teniendo en cuenta la corta fase de crecimiento y junto con la disminución del fotoperiodo y de las temperaturas, provoca que las plantas raramente crezcan más de 100 cm, pudiendo llegar a producir de 20 a 60 gramos/planta, dependiendo de variedad. Una ventaja de tener un ciclo tan corto es la disminución de cantidad y número de abonados.

Como las plantas comienzan a florecer al mes y medio, más o menos, y siempre que dispongamos del espacio suficiente, podemos hacer siembras escalonadas que nos permitirán ir cosechando escalonadamente nuestras plantas de invierno. Aunque algún cannabicultor pueda pensar que es más conveniente sembrar toda la superficie disponible, los motivos de hacer siembras escalonadas son la propia obtención de una cosecha escalonada que es igual a realizar menos trabajo de golpe, y sobre todo la mayor ventaja es la de evitar la pérdida total de la cosecha por heladas aisladas que se puedan producir.

La primera siembra es conveniente hacerla en el mes de Septiembre, cuando estén las plantas de temporada a punto de ser cosechadas. Se pueden hacer siembras de 1 m2, evitando el mismo lugar donde estaban las plantas de temporada, acordaros de la rotación de especies para evitar que terminemos padeciendo con los años problemas con los nematodos.

Más o menos se trata del mismo concepto del espacio y número de plantas que en un cultivo de interior con luz artificial o un cultivo de autoflorecientes. Por cada metro cuadrado se pueden colocar entre 9 y 25 plantas, dependiendo de la variedad y de cómo se comporten estas en invierno, separadas entre sí de unos 20 a 25 centímetros como mínimo.

Aunque lo pueda parecer no es un número excesivo de plantas para tan reducido espacio, ya que hay que restar el número de machos, que es bastante más elevado que en temporada, ya que las condiciones de cultivo son más adversas que favorables, así como el número de posibles plantas hembras que puedan sucumbir ante el frío sin poder formar completamente sus racimos de cogollos.

Realizando sucesivas siembras mensuales en Septiembre, Octubre, Noviembre, Diciembre y la última en Enero, nos darán un total de 5 cosechas escalonadas, con lo que tan sólo nos hace falta disponer de 5 m2 de superficie de cultivo. Las siembras que se realizan pasado el mes de Enero corren el riesgo de frenar la floración y comenzar a revegetar, como consecuencia de aumentar sucesivamente el fotoperiodo. Las cosechas las iremos realizando, evidentemente, de forma escalonada, más o menos desde Diciembre la primera hasta finales de Abril que será la última.

Para aumentar el tamaño de las plantas y reducir el riesgo de heladas, muchos cannabicultores avispados se construyen invernaderos donde hospedan a sus plantas durante el invierno. Un invernadero ha de tener orientación sur y debe estar a ser posible resguardado de los vientos del norte, ya que de esta forma se consiguen ganar varios grados de temperatura, y aún se aumentarán más si la cara interior del plástico del lado Norte del Invernadero se halla forrada de material negro. El gran inconveniente de los invernaderos es el conocido efecto invernadero, ya que en una fría noche si se llegan a temperaturas inferiores a –4 ºC, el interior del invernadero permanecerá a esta temperatura hasta prácticamente media mañana con el consiguiente peligro de congelación de las plantas. Los efectos causados por el reiterado frío comienza cogiendo las plantas un color morado, a lo que sigue el cese de la producción de flor, y su posterior secado y muerte.

No utilicéis semillas de autoflorecientes o compradas para realizar cultivos de invierno. Las primeras porque necesitan calor y mucho sol para que crezcan un mínimo, y compradas no porque el riesgo de sufrir congelaciones está a la orden del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *