PUESTA-DE-MOSCA

AGROECOLOGÍA DEL CANNABIS: MARZO

La luna y sus ritmos, en este caso el ritmo sidereo, marcan los momentos y tiempos de sembrar o de trasplantar o de abonar, sólo hay que estar pendiente de ellos y saber interpretarlos. En este mes en el que entramos comienza la temporada para los cultivadores de zonas cálidas: es el momento de sembrar. Ha llegado el día D, es momento de preparar los planteles, pero también de prestarles una especial tutela para evitar encuentros no deseados con especies parasitarias. La mosca blanca es una especie patógena que disfruta con los pequeños plantones y aunque, a priori, parece hasta simpática, con los días puede terminar con nuestro plantel habiendo gastado tiempo y dinero inútilmente.

Pero hay herramientas que tenemos a nuestro alcance y que apenas suponen una mínima inversión, como es el extracto de ortiga, que además de ayudarnos en la prevención y lucha de varias plagas es una fuente de nutrientes, sobre todo de hierro.

RITMO SIDEREO: LUNARIO MES MARZO

La Luna tiene gran número de ritmos (hoy día se conocen más de 350 diferentes), vinculados unos en relación a otros. Consecuentemente casi no se pueden nunca tener dos situaciones exactamente idénticas de la Luna en el cielo. Los principales ritmos cuya duración se aproximan a un mes son: el Ritmo Sideral y el Ritmo Sinódico. En esta ocasión hablaremos sobre el Ritmo Sideral.

La Luna en su movimiento de traslación alrededor de la Tierra, cubre 1 km a cada segundo. A tal velocidad recorre 86.400 km al tiempo que la Tierra da un giro sobre sí misma y recorre unos 2’6 millones de km. Eso es lo que ocurre más allá de cada uno de nuestros días aunque no nos percatemos, es decir, que mientras la Luna orbita a la Tierra, la Tierra da 27’3 giros que nosotros contamos como 27 días horarios. Al mismo tiempo, durante esos días, la Tierra (con la Luna) cubre unos 71 millones de km de su propia órbita siguiendo una sección ligeramente curva.

Esos 27’3 días definen el periodo llamado Ritmo Sidéreo o Sideral, durante este periodo y en su trayectoria la Luna pasa por delante de las doce constelaciones del Zodiaco. El Ritmo Sideral es el periodo que tarda desde que se encuentra delante de una constelación hasta que vuelve de nuevo a este punto delante de las estrellas. Este ritmo es muy importante, debido a los efectos que transmite la constelación que se encuentra detrás, en un momento determinado. La Luna realiza un movimiento ascendente y descendente, asciende o se eleva en el cielo del hemisferio norte para después descender. En el cielo del hemisferio sur este movimiento sucede simultáneamente de forma inversa. La influencia de la Luna ascendente y descendente es más fuerte en los hemisferios norte y sur, más allá de los trópicos, que en las regiones tropicales.

La Luna es ascendente durante el período en que cada día, su órbita aparente es más elevada que el día anterior. Los líquidos internos de las plantas ascienden y descienden con la Luna. En Luna ascendente hay más savia, por tanto hay más actividad por encima del suelo, en la parte aérea de las plantas. Este es el momento idóneo para recoger y realizar injertos, recoger frutos jugosos, savia de abedul, etc. Es preferible evitar la recolección de plantas para secar, evitaremos cortar la planta de cannabis en estos días, para cortar esquejes esperaremos hasta el último día de Luna ascendente para cortarlos y mantenerlos en agua para pasarlos a tierra al día siguiente que será el primer día de Luna descendente.

Cuando la Luna es descendente, los líquidos internos de las plantas descienden y la actividad vegetativa se realiza sobre todo bajo tierra, en las raíces. Es el momento adecuado para recolectar raíces o bien partes aéreas que se quieran secar rápidamente, para podar, trasplantar, labrar, esparcir compost o para talar. Intentaremos cortar nuestras plantas en este período ya que facilita el secado y curado de las mismas.

Nosotros mismos podemos medir y comprobar tal ciclo con la suficiente curiosidad y paciencia propia del niño explorador y descubridor sin necesidad de ningún artilugio tecnológico sino sólo con los ojos y la simple inteligencia. Al ciclo se le llama “sidéreo” o “sideral” porque podemos tomar como punto de referencia a cualquier cuerpo “sideral” como una estrella sobre (o bajo) la que esté la Luna una noche determinada a cierta hora y estando nosotros en un punto concreto. 27 días después, a la misma hora y desde el mismo punto, podemos comprobar si la Luna está en ese mismo punto del firmamento con respecto a esa estrella. Incluso si nos apasiona esa relación con la Luna y las estrellas podemos confirmar la medición una siguiente vez, e incluso determinar el patrón de 27’3 días.

LUNARIO MES DE MARZO:
Días favorables para trasplantar y trabajar la tierra: desde las 11h del martes 22 hasta las 16h del miércoles 23. Días en constelación de aire.

Días para germinar y para abonar las plantas en floración: Desde las 10h del jueves 3 hasta las 12h del sábado 5, de las 0h a las 12h del domingo 6, de las 16h hasta las 24h del domingo 13, desde las 11h del martes 22 hasta las 16h del miércoles 23, desde las 17h del miércoles 30 hasta las 15 horas del sábado 2 de abril. Días en constelación de aire.

Días para estimular el desarrollo de las raíces: desde las 3h del martes 1 hasta las 9h del jueves 3, desde las 6h del sábado 12 hasta las 10h del domingo 13, desde las 9h del domingo 20 hasta las 10h del martes 22, desde las 10h del lunes 28 hasta las 16h del miércoles 30. Días en constelación tierra.

Días para cortar esquejes: este mes el día que hace el cambio la luna de ascendente a descendente tenemos dos nodos lunares que hay que evitar, así que los esquejes los podremos hacer este mes cualquier otro día de la luna descendente.

Días para abonar en crecimiento y promover un desarrollo de la masa vegetal: desde las 13h hasta las 23h del sábado 5, desde las 13h del domingo 6 hasta las 16h del martes 8, desde las 21h del martes 15 hasta las 2h del jueves 17, desde las 17h del miércoles 23 hasta las 19h del viernes 25. Días de constelación de agua.

BIBLIOGRAFIA:
www.asteromia.net
Lunario 2010. Michel Gros. Ed. Artús Porta Manresa
Calendario de Agricultura Biodinámica 2010. María Thun. Ed. Rudolf Steiner.

URTICA DIOICA (ORTIGA). SIEMPRE A MANO…

Numerosas son las virtudes que posee el extracto de ortigas y vamos a ver la importancia de este preparado vegetal. Se recomienda el uso de la ortiga mayor (Urtica dioica), esta planta es conocida desde antiguo por sus propiedades medicinales y culinarias. Las ortigas tienen propiedades diuréticas, tónicas, astringentes, antihemorroicas y antialérgicas. Es una planta rica en vitaminas A y C, y en minerales, particularmente en hierro.

El extracto será rico en calcio, potasio y nitrógeno, rápidamente asimilable por las plantas. Estimula el crecimiento de la planta, su respiración y la actividad microbiana del suelo. Evita la clorosis de las hojas y refuerza en general a la planta contra plagas y enfermedades criptogámicas.

A la ortiga le gusta las tierras húmedas y ricas en nitrógeno que encuentra en abundancia bajo la forma de nitratos y de amoniaco (puede fijarlo debido a la densidad de sus raíces, limitando la lixiviación).

Para utilizarla como extracto o maceraciones se recoge en primavera, es preferible recoger las plantas jóvenes enteras, si somos capaces de recolectar mucha cantidad podremos utilizar sus hojas una vez secas el resto del año, se puede recolectar en flor pero siembre antes de que forme sus semillas, también se utiliza la raíz y el rizoma. El extracto nos irá mejor si utilizamos planta recién recogida (1 kg de planta fresca para 10 litros de agua), si es con planta seca, calcularemos aproximadamente que 100 gramos de planta seca equivale a 600-800 gramos de planta fresca. Utilizaremos bidones o recipientes de madera, cerámica, barro cocido o vidriado y plástico (evitar bidones cuyo contenido haya sido algún producto tóxico). Nunca utilizaremos recipientes metálicos (salvo el acero inoxidable), por las reacciones del metal y el extracto.

Estos recipientes los llenaremos ¾ partes de planta fresca, sin aplastarla y troceada para facilitar la extracción de todas sus sustancias. Luego rellenar el recipiente hasta 10-15 cm por debajo del borde. Tapar el recipiente dejando alguna apertura para la entrada de oxigeno, lo removeremos una o dos veces al día para facilitar la fermentación, el extracto comenzará a fermentar al cabo de unos días, el calor del sol favorece la descomposición.

Cuando veamos que el extracto ya no saca espuma, significa que ya está maduro, ya está listo para su uso. A continuación lo filtraremos para evitar obstruir la boquilla del pulverizador, los residuos sólidos los podemos añadir al compost. El extracto lo diluiremos para su aplicación según sea para aplicarlo directamente al suelo o para pulverizar las hojas y los tallos. En el primer caso utilizaremos un litro de extracto por diez litros de agua y en el segundo caso utilizaremos un litro de extracto por veinte litros de agua. Lo aplicaremos siempre muy temprano por la mañana o al atardecer, nunca a pleno sol.

Al extracto de ortigas se le puede añadir la decocción de cola de caballo en la proporción de ½ litros de decocción por 1 litro de extracto de ortigas, se utiliza antes de la formación de hojas y flores, diluido 50 veces en agua, aparte refuerza a las plantas frente enfermedades criptogámicas y contra los pulgones y la araña roja.

Se puede hacer un extracto de 24 horas, se corta 1kg de partes aéreas de ortigas frescas, se colocan las plantas en un recipiente y se vierte sobre ellas 10 litros de agua fría o templada para favorecer su maceración. Se deja reposar 24 horas y después se cuela bien. Este extracto sirve contra la invasión de gusanos y orugas, aplicándolo tres veces en intervalos de unas horas. Se utiliza pulverizando muy finamente sobre las plantas atacadas.

Otra forma de utilizarla es en infusión, en este caso es eficaz contra las pequeñas invasiones de pulgones, antes de que enrollen las hojas. Dosificar 1’5kg por 10 litros de agua. Hacer una infusión de 20 minutos a fuego lento y diluir al 10%.

Creo que con esta información es suficiente para intentar tenerla siempre a mano…

PATOLOGÍAS DEL CANNABIS: LA MOSCA BLANCA

La mosca blanca es un aleuródido polífago, pequeño homóptero de cuerpo amarillo y alas recubiertas por una cerosidad blanca, de la que recibe el nombre. Su tamaño apenas supera los 3 milímetros. Sus rápidos crecimiento y reproducción (cerca de 10 generaciones anuales, con un mínimo de cuatro) la hacen temerosa en cultivos de invernadero. Las puestas de huevos las depositan en el envés de las hojas; de los huevos eclosionados surgen las larvas que se quedan a vivir en el mismo envés. Si agitamos las plantas podemos apreciar el revoloteo de una nubecilla de diminutas moscas blancas.

Se alimenta de las plantas succionando a través de un pico succionador la savia de las hojas, las cuales en caso de un fuerte ataque amarillean en forma de clorosis general, llegando a secarse y caer. Otra patología derivada del ataque de mosca blanca, al igual que en pulgones y cochinillas, es el hongo de la tizne o negrilla, ya que la mosca blanca también segrega melaza, provocando así un caldo de cultivo idóneo para el desarrollo de esta enfermedad criptogámica. También puede ser vector de otro tipo de enfermedades provocadas por microbios, virus y bacterias.

Hay que prestar mayor atención a los pequeños plantones, ya que en ejemplares adultos de marihuana no se observan ataques lo suficientemente dañinos como para mermar la producción de cogollos, excepto en individuos de precaria salud, evidentemente.

Hay varias especies de Mosca blanca, las más frecuentes son: Aleurothrixus floccosus: Mosca blanca de los agrios (naranjo); Trialeurodes vaporiorum: Mosca blanca de los invernaderos (también se da al aire libre en climas cálidos); Aleyrodes proletella: Mosca blanca de las coles (Crucíferas); y Bemisia tabaci: la de los demás cultivos herbáceos.

Los ataques severos de esta especie patógena se dan bajo condiciones de elevada temperatura y alto nivel de humedad relativa, por ello se da más en verano y en zonas húmedas, disminuyendo su impacto cuando se trata de zonas de ambiente seco y cálido.

Para controlarla podemos colocar botellas de agua con pequeños orificios que les permitan la entrada, rellenos de agua con vino dulce o azúcar junto con un poco piretrina. También podemos colocar bandas cromáticas adhesivas contra dípteros, que son cintas adhesivas de color amarillo que las atraen al tiempo que están recubiertas de pegamento, por lo que al aproximarse las moscas en exceso quedan pegadas. Como método combativo haremos una disolución de jabón de potasa en agua destilada o de lluvia (1% de jabón). Podemos realizar tratamientos con insecticidas ecológicos de amplio espectro, por ejemplo rotenona, piretrinas o ním.

En la naturaleza encontramos diversos agentes que establecen cierto control sobre esta plaga, por ello es indispensable tener la mayor biodiversidad posible en nuestro cannajardín. La mosca blanca puede ser controlada por diversos insectos predadores, además de ranas, sapos, lagartijas, salamanquesas y arañas comunes. Entre estos insectos predadores podemos hacer referencia a la crisopa, tan efectiva para tan diversas plagas, o en el caso de insectos parasitoides de mosca blanca cabe destacar la efectiva acción de sendas especies, como son la Encarsia Formosa y Diglyphus Isaea. También podemos encontrar, dentro del diverso arsenal que la naturaleza nos proporciona, microorganismos patógenos contra la mosca blanca que establecen cierto control sobre la misma como los hongos Coleomyces spp., Cordyceps spp., Leptolegnia sp y V

LA SIEMBRA: COMIENZA LA TEMPORADA DE CULTIVO

Con la llegada del mes de Marzo los cannabicultores de las zonas más cálidas del país ponen en marcha la maquinaria cannabícola: es la hora de la siembra de exterior. Una nueva campaña se abre a nuestras puertas si hemos realizado correctamente las labores de presiembra no queda más que seguir los ciclos de las plantas, estando pendientes de que nada extraño pueda suceder y cubriendo con cariño todas las necesidades que pueden presentar.

La siembra la podemos realizar de dos formas distintas: germinación o siembra directa en semilleros o macetas. La germinación consiste en proporcionar el agua necesaria a la semilla para que comience el proceso germinativo poniéndolas en algodones o trapos húmedos, una vez germinadas se siembran en substrato o en tierra. Por otra parte la siembra directa en semilleros es la que más me agrada de ambas, y la forma natural de proceder, las semillas germinan solas en el medio sin tener que tocar el delicado germen.

Para hacer un “plantel” es preferible utilizar semilleros alveolados que se rellenan de un substrato y se siembran directamente en él, a razón de una semilla por alveolo. Las semillas se han de enterrar de 5 milímetros a 1 centímetro de profundidad, con menos profundidad la semilla se quedaría en la superficie y el sol la deshidrataría impidiendo su germinación, y por el contrario si las sembramos más de 1 centímetro de profundidad la vitalidad de la semilla para brotar se puede agotar antes de que llegue a la superficie del suelo. Después de sembrar y hasta que las trasplantemos es imprescindible controlar que se mantenga alto el nivel de humedad de substrato, sin llegar a encharcamientos, pues de lo contrario se pudrirían las semillas con un exceso de humedad o se secarían y no germinarían en caso de una humedad deficiente.

Debido al poco volumen de los alveolos y al fuerte efecto de evaporación que el sol provoca hace que se reseque el substrato y se frene por tanto la germinación, a veces hasta el punto de provocar que algunas semillas que queden por germinar no lo hagan nunca, e incluso la muerte de otras que ya hayan germinado, no te confíes sobre todo los días de fuerte aire. El substrato que vayamos a utilizar debe ser lo más equilibrado posible y sin enriquecimiento químico a ser posible, si lo queremos hacer lo más natural posible. Podemos elaborarnos nuestro propio substrato para semillero compuesto de Compost maduro o mantillo 35 %, Turba 35 %, Vermiculita 25 % y Perlita 5 %. La turba la podemos sustituir por Fibra de Coco. El inconveniente de la fibra de coco es que puede retener una alta salinidad, lo que la convierte en perjudicial para suelos ya salinos de por sí.

Las plantas que germinan y brotan en un semillero a pleno sol nacen más robustas y sanas que las germinadas en algodón, hay pues pocas razones para no sembrarlas directamente en un substrato. Dependiendo del tiempo y de la genética que tenga cada semilla, la duración de la germinación será mayor o menor. Algunas semillas tardan un escaso par de días en germinar, sin embargo otras pueden llegar a tardar incluso más de quince días. El momento de la siembra será en luna descendente y en creciente, y en un día de flor, además se realizará al atardecer favoreciendo así el recogimiento de las energías en el interior de la tierra para mejorar y acelerar los procesos de enraizamiento.

Es muy importante etiquetar las semillas plantadas en cada semillero con el fin de facilitar el trabajo selectivo posterior. Muchos cannabicultores pierden genética que era de su agrado por no haber realizado un correcto etiquetado de sus plantas. Las variedades que sembremos deben estar acordes a nuestras necesidades de cultivo, de consumo, de gourmets,….

De nada sirve plantar sativas puras de larga e infinita floración en zonas frías porque el frío temprano evitará que las podamos cosechar con éxito. Lo mismo ocurre si plantamos en suelos calcáreos variedades con cierta intolerancia al calcio a los suelos básicos, ya que pueden sufrir bloqueos y padecer clorosis férricas. Si plantamos en zonas de clima templado y húmedo es más que probable que terminemos padeciendo en el momento de la floración el odiado oídio, por lo tanto la elección de variedades resistentes al oídio puede jugar en nuestro favor a la hora de obtener una exitosa e inmaculada cosecha.

2 pensamientos sobre “AGROECOLOGÍA DEL CANNABIS: MARZO”

  1. Hola Fran, en ese momento o un poco antes ya puedes pasar las semillas a tierra o al medio en el que trabajes (coco, lana de roca, etc.). La posición si te fijas en la foto es la raíz de color blanca tiene que ir hacia abajo, dentro de la tierra y el par de hojitas (los primeros cotiledones) tiene que quedarse en la parte superior por encima de la tierra. También puedes pasar las semillas a las macetas en cuanto rompen y sale una pequeña puntita blanca que és la raíz.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *