AGROECOLOGÍA DEL CANNABIS: FEBRERO

En el número anterior hicimos una pequeña introducción de las influencias de la Luna. En este número vamos aprender a diferenciar los cuatro elementos y las partes de las plantas que se ven afectadas por el paso de la luna frente a las diferentes constelaciones. Además, presentaremos el lunario del mes.

Nos vamos a introducir en ese mundo microscópico pero muy importante en la vida de un suelo sano y saludable, con un pequeño repaso a los diferentes microorganismos que pueblan los suelos.

plantas-sanas.jpg

Ya ofrecimos el mes pasado una breve visión de los predadores polífagos, así que en esta ocasión conoceremos, con nombres y apellidos, a los diferentes depredadores que devoran a sus presas y a otros que las controlan mediante la parasitación.

El mes pasado empezamos a distinguir los diferentes suelos en los que trabajamos, y ahora es momento de conocer las labores de acondicionamiento para preparar y mejorar el suelo, mediante diferentes tipos de estiércoles y enmiendas orgánicas animales y vegetales.

LOS CUATRO ELEMENTOS. LUNARIO DE FEBRERO

Desde la filosofía aristotélica, la tradición considera que el universo está compuesto de los Cuatro Elementos: fuego, tierra, aire y agua, en armonía. Todo esto influencio profundamente la cultura y el pensamiento europeo. En otras civilizaciones a parte de estos cuatro elementos, tenían un quinto elemento, el éter.

Hay que saber que desde hace 57 años María Thun y otros agricultores biodinámicos practican ensayos planteándose el efecto de los ritmos cósmicos y las constelaciones en la agricultura, la huerta y especialmente en el mundo de las abejas. Los resultados de estas investigaciones les han dado las bases para los consejos que nos dan a través del calendario anual de María Thun.

Elemento Fuego (4).JPG

Gracias a estas investigaciones sabemos que si cavamos la tierra con una pala, activamos los impulsos cósmicos de la tierra, que a su vez pasan a la tierra y se expresan en la planta que crecía. Estos impulsos venían de las constelaciones del Zodiaco y se transmitían a través de la luna a la Tierra. La luna utiliza los elementos clásicos para poder expresar sus efectos, es decir, los cuatro elementos (la tierra, el agua, el aire/luz, y el calor “fuego”). Estos elementos tienen sus orígenes en las constelaciones del Zodiaco, y cuando una constelación determinada pasa ante la luna en el momento de la siembra, se estimulan entonces impulsos en la planta relacionados con el elemento de la constelación.

El fuego es a la vez caliente y seco. Fruto-semilla. Aries, Leo, Sagitario.

La tierra es a la vez fría y seca. Raíz. Tauro, Virgo, Capricornio.

El aire es a la vez caliente y húmedo. Flor. Geminis, Libra, Acuario.

Elemento Aire (1).jpg

El agua es a la vez fría y húmeda. Hoja. Cáncer, Escorpio, Piscis.

Estas cuatro cualidades fundamentales (sequedad, humedad, frío y calor) actúan sobre las plantas principalmente por la naturaleza del signo del zodíaco.

El calor tiene tendencia a favorecer y acelerar el metabolismo en general, facilita los intercambios líquidos y aumenta la producción de los cultivos. No obstante, cuando se interviene añadiendo la cualidad calor, existe el riesgo de sequedad si ya hay sequedad exterior o interior y el riesgo de enfermedades parasitarias o víricas adquiere importancia si hay exceso de humedad interior o exterior. El calor ayuda a compensar el exceso de frío exterior.

El frío tiene tendencia a retardar la evolución de la planta, frena los intercambios líquidos y limita las transformaciones metabólicas. Ayuda a resistir mejor el calor.

La sequedad tiene tendencia a limitar la proporción de agua en los tejidos, concentra la savia y ayuda a resistir la humedad exterior. En exceso provoca una maduración demasiado rápida y el marchitamiento.

La humedad rige el agua de las plantas en las que la proporción supera a veces el 99% de la masa del vegetal. Es gracias a la cualidad húmeda que se reparten los principios activos y nutritivos por toda la planta. Un exceso de humedad provoca riesgos de descomposición y de putrefacción.

Elemento Agua (1).JPG

Estas cualidades no se pueden aislar. De sus combinaciones nacen los cuatro elementos:

– La exaltación y la concentración del calor por la sequedad dan el fuego. El fuego es pues seco y caliente.

– La dilatación y la volatización de la humedad por el calor dan el aire. El aire es pues caliente y humedo.

– La condensación de la humedad por el frío da el agua. El agua es fría y humedad.

– La concentración del frío por la sequedad da la tierra. La tierra es pues fría y seca.

Elemento Tierra (2).JPG

LA LUNA ANTE LAS CONSTELACIONES

Cuando la luna se encuentra ante una constelación de fuego (Aries, Leo o Sagitario), la actividad de las plantas se polariza sobre todo en la elaboración de frutos y semillas. Trabajaremos estos días si buscamos obtener unos buenos cañamones para la siguientes temporadas.

Cuando la luna se encuentra ante una constelación de tierra (Tauro, Virgo o Capricornio) la planta privilegia raíces y cortezas. Estos días son indicados para buscar un buen enraizamiento de las plantas y de los esquejes.

Cuando la luna se encuentra ante una constelación de aire (Géminis, Libra o Acuario) son las flores de las plantas las que toman el relevo de la actividad prioritaria. Días para obtener unos cogollos esplendorosos.

Cuando la luna se encuentra ante una constelación de agua (Cáncer, Escorpio o Piscis) la actividad de la planta favorece las hojas. Si trabajamos en estos días nuestras plantas tendrán un desarrollo vegetativo más espectacular.

LUNARIO MES DE FEBRERO:

Días favorables para trasplantar y trabajar la tierra, germinar y abonar en floración: desde las 13h del lunes 14 hasta las 5h del miércoles 16, desde las 2h del miércoles 23 hasta las 8h del jueves 24, días constelación de aire.

Días para estimular un desarrollo radicular: desde las 21h del martes 1 hasta las 3h del viernes 4, de las 0h a 14h del domingo 6, desde las 10h del viernes 11 hasta las 4h del lunes 14, desde las 23h del sábado 19 hasta las 1h del miércoles 23, días constelación tierra.

Días para cortar esquejes: cortarlos el domingo 13 mantenerlos en agua y pasarlos a tierra al día siguiente.

Días para abonar en crecimiento y promover un desarrollo vegetativo: desde las 5h del lunes 7 hasta las 10h del miércoles 9, desde las 6h del miércoles 16 hasta las 15h del jueves 17, desde las 9h del jueves 24 hasta las 16h del sábado 26, días de constelación de agua.

BIBLIOGRAFIA UTILIZADA:

Calendario de Agricultura Biodinámica 2010. María Thun. Ed. Rudolf Steiner.

Lunario 2010. Michel Gros. Ed. Artús Porta Manresa.

MICROORGANISMOS: LOS DIMINUTOS ALIADOS.

La fauna y flora edáfica tienen una importancia básica en la recuperación de la funcionalidad y la fertilidad del suelo, constituyen la fracción viva del suelo y la mayor parte de sus propiedades no pueden explicarse sin contar con su intervención.

cultivada en un suelo equilibrado.jpg

Los microorganismos del suelo

Dejemos el mundo visible y palpable y descendamos a lo infinitamente pequeño, allá donde se desarrolla toda la alquimia de la vida. Veremos un mundo microscópico pero no por ello menos importante.

Veamos ahora cuáles son los agentes de la microflora del suelo. Se dividen en cuatro grupos: algas, hongos, bacterias filamentosas o actinomicetos y bacterias.

Las algas no existen más que en la superficie del suelo, ya que necesitan el sol para su fotosíntesis. Su actividad se limita a los períodos en que el suelo está húmedo. A pesar de su escaso número (se admiten valores de 100 a 50.000 unidades por gramos de suelo),  tienen un papel importante como fuente de materia orgánica y como fijadoras de nitrógeno en simbiosis con las cianobacterias.

Los hongos no son los más numerosos de los microorganismos del suelo, pero su peso es muy importante debido a su gran tamaño, en comparación con las bacterias. Puede haber entre 1 y 2 toneladas de hongos por hectárea de suelo agrícola. Representan las dos terceras partes de la biomasa microbiana del suelo. Su papel es variado; tienen una acción mecánica sobre la estructura del suelo, al enlazar las partículas del suelo en las finas mallas de micelios. Pero su papel más importante es debido al hecho de que son los únicos organismos de la Tierra, aparte de algunas bacterias raras, capaces de descomponer la lignina de las plantas.

hongo.JPG

Los actinomicetos son un poco intermedios entre los hongos y las bacterias. De los primeros tienen el aspecto filamentoso y la capacidad de segregar antibióticos; de los segundos, la posibilidad de realizar numerosas reacciones bioquímicas. Su número en el suelo es elevado: de 1 a 100.000.000 por gramo de tierra, y su peso total es, como media, de 1 tonelada por hectárea. Participan en la formación de los humus, en particular en los compost, en los que son parte de los gérmenes termófilos que permiten la pasteurización de los residuos y preparan, gracias a los antibióticos que segregan, los nichos ecológicos para los hongos.

También mineralizan la materia orgánica y participan, así, en la alimentación de las plantas. Ciertas especies pueden fijar el nitrógeno atmosférico en asociación con algunas especies.

Las bacterias son el último grupo de microorganismos del suelo. Es el grupo más numeroso y variado, ya que su densidad puede elevarse a cifras de 10 a 1 millón de millones por gramo de suelo. Por su pequeño tamaño, su peno no llega a 1 tonelada por hectárea de suelo. Lo que da a las bacterias un lugar tan importante es su extraordinaria variabilidad bioquímica, que les permite transformar todas las sustancias del suelo e introducirlas en el mundo vegetal.

De esta rápida panorámica de los organismos vivientes del suelo, recordemos, sobre todo, que están divididos en dos grupos principales. Los grandes, que mezclan, airean y amasan el suelo, convirtiéndolo en un medio capaz de sostener vida, y los infinitamente pequeños, que, a escala molecular, introducen en el mundo viviente los elementos inertes contenidos en la fracción mineral y orgánica de los suelos.

El suelo es el lugar de la gran fermentación de la vida; por eso una agricultura puramente química no puede mantener los suelos agrícolas y la alimentación equilibrada de las plantas.

suelo de secano; olivos1.JPG

Es evidente que lo que se propone con esta visión agroecológica de la agricultura es un cambio radical de actitud, que nos parece indispensable para garantizar en el futuro la fertilidad de nuestros suelos. La agroecología no explota el suelo, lo administra y lo mejora.

Bibliografía utilizada

Bello, A. (1988): “Estructura ecológica del suelo y un interés en protección vegetal”, en Horticultura, nº39, pp. 9-17

García, R. (1999): “El suelo vivo”, apuntes del Curso Agricultor Cualificado en Agricultura Ecológica.

Porta, J.; López-Acevedo, M.; Roquero, C. (1999): Edafología. Para la agricultura y el medio ambiente. Ediciones Mundi-Prensa.

PATOLOGÍAS DEL CANNABIS

FAUNA AUXILIAR II: INSECTOS ESPECIFICOS

En el número anterior estuvimos viendo aquella fauna auxiliar que se caracteriza por su alimentación diversa y variada. En este número vamos a centrarnos en aquella fauna auxiliar que es específica para controlar un agente patógeno determinado. Hay insectos que, aunque su dieta no se rija estrictamente a una sola especia patógena, se caracteriza por su eficacia a la hora de controlar un determinado patógeno, como es el caso de la mariquita (Coccinela Septempunctata) que aunque no se alimente solo de pulgones es una de las mejores controlándolos.

La fauna auxiliar polífaga tiene la característica común de ser predadores, es decir, se alimentan devorando a sus presas. En cambio, dentro de la fauna auxiliar específica encontramos especies que son predadoras, pero también otras que controlan los agentes patógenos por medio de la parasitación, sea esta endoparásita (parasita el interior del huésped) o ectoparásita (parasita en la superficie del huésped).

Los organismos útiles que están en negrita son comercializados o pueden conseguirse a través de los insectarios que las diferentes comunidades autónomas ponen a disposición de los agricultores. Los agentes patógenos que tienen *, son aquellos con los que resultan más eficaces los organismos útiles.

Hay cannabicultores de indoor que realizan sueltas de determinados organismos controladores ante la mínima aparición de un agente patógeno. En cierta forma, esta es una forma de llevar a la muerte a estos agentes controladores, pues una vez controlen la plaga se quedan sin alimento y en su mayoría mueren, pero bueno por lo menos han controlado una plaga sin tener que utilizar productos agresivos para las plantas y para ellos mismos.

Otro caso diferente son las sueltas en exterior. Son menos eficaces que en interior, porque pueden moverse y migrar a zonas donde les sea más apetitosos los agentes patógenos y en lugar de actuar en nuestro vergel cannábico, lo hacen en la huerta de tomates de nuestro vecino controlando un brote de araña roja, por ejemplo. Si tenemos biodiversidad en nuestro vergel, es casi seguro, que tengamos predadores generales y específicos.

Muchos predadores o parásitos específicos cuando no tienen presas se alimentan de polen de plantas y otros insectos secundarios, que no son su plato fuerte. Si no tenemos más que las plantas de maría, en cuanto finalicen su labor pasará lo mismos que en cultivo de interior, es decir, se marcharán en busca de más alimento.

En la naturaleza existen plantas que nos pueden ser útiles para retener a la fauna auxiliar el mayor tiempo posible, y son las plantas anfitrionas de fauna auxiliar, es decir, plantas que van a albergar a nuestro ejército de insectos amigos, a la espera que algún intruso no deseado se cuele en nuestro cannajardín.

PUESTA TIJERETAS.JPG

Plantas anfitrionas de fauna auxiliar:

-Amaranto: escarabajos de tierra.

-Anís: avispas benéficas.

-Diente de león: avispas benéficas.

-Hiedra: avispas benéficas.

-Hinojo: avispas benéficas.

-Hisopo: avispas benéficas.

-Menta: avispas benéficas.

-Mostaza: diversos parásitos.

-Ortiga: muchos insectos benéficos.

-Trébol: escarabajos de tierra y parásitos de pulgones.

LABORES DE PRESIEMBRA II:

ACONDICIONADORES DEL MEDIO

Una vez el cannabicultor es conocedor del medio en el que va a realizar su cultivo, ya puede comenzar las labores de acondicionamiento para procurar un suelo con las mejores condiciones para un óptimo desarrollo de las plantas. Para ello debemos conocer todos los materiales de los que disponemos para poder realizar diversos tipos de enmiendas nutritivas del suelo. Hay que entender al suelo como el estómago de las plantas, y por este motivo debemos de nutrir el suelo y no a las plantas. Un suelo fértil procurará a las plantas todo aquello que necesiten. Las enmiendas que podemos hacer, siempre desde el punto de vista agroecológico, son de tres tipos si los miramos desde el punto de vista de su origen, es decir, material orgánico animal o vegetal, y material inorgánico de origen mineral, sin embargo si los clasificáramos por su valor nutritivo podríamos definir como abonados nitrogenados (urea, purines de ortiga,…), potásicos (purines de consuelda), fosforados (fosfatos naturales, fosfal,..), etcétera.

A continuación vamos a intentar sintetizar por medio de un cuadro aquellas enmiendas que podemos realizar según su origen, y el tipo de enmienda que se pueden hacer con ellos.

Un pensamiento sobre “AGROECOLOGÍA DEL CANNABIS: FEBRERO”

  1. Muy interesante y completa la tabla de enmiendas, gracias. Siempre utilicé el café en mi pila de compost(y no me había dado cuenta que acidificaba más el suelo, menos mal que no lo tomo asiduamente, jeje). También añado las conchas marinas como la de mejillón, vieira, berberechos, almejas, q son útiles aportando calcio y así subir el ph, porque aquí en Galizia el suelo suele ser ácido y desde siempre que eu lembre se utilizaron las conchas para añadir al suelo agrícola en el cual se trabaja.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *