AGROECOLOGÍA DEL CANNABIS: ENERO

Siguiendo el hilo iniciado en el anterior número, vamos a dar por iniciada con esta la sección de AGROECOLOGÍA DEL CANNABIS. Todo cannabicultor debe saber de la importancia de procurar un entorno lo más equilibrado y saludable para sus plantas, sólo así se alcanzará un estatus de armonía en el cannaecosistema.


Los predadores polífagos son unos buenos ayudantes en el control general de insectos patógenos. Regulan las poblaciones de éstos manteniendo niveles aceptables que no mermen la producción de los cultivos.

En este número vamos a ver el lunario del mes de Enero, señalando aquellos días que son óptimos según las actividades a realizar así como una breve explicación de las influencias de la luna en relación con los cultivos y las  partes de éstos que pretendemos cosechar.

cogollete.jpg

La tierra nos da todo aquello que necesitamos para poder desarrollar nuestros cultivos con total plenitud, sólo basta saber el qué tomar y el cómo usarlo para poder beneficiar nuestros cultivos. Las algas son una fuente de nutrientes y un buen acondicionador para los suelos de cultivos, al tiempo que según que especies pueden ser utilizadas incluso como tratamientos fitosanitarios.

Pero para utilizar cualquier acondicionador primero debemos conocer el suelo en el que trabajamos. Si realizamos actuaciones desconociendo por completo el tipo de suelo que tenemos podemos obtener el resultado contrario al que se pretende alcanzar.

COSMOLOGÍA CANNÁBICA

APRENDIENDO CON LA LUNA. LUNARIO ENERO.

“Cuando mengua la Luna, no siembres cosa alguna”. Los proverbios lunares que se refieren al cultivo son innumerables en todas las latitudes. Antaño, antes de sembrar, repicar, podar, hacer tratamientos e incluso cosechar, el campesino echaba un vistazo al cielo nocturno. Muchos continúan haciéndolo hoy y obtienen

resultados asombrosos.

Luna Creciente 4 (1).JPG

En la antigüedad se decía que la Luna simbolizaba el principio femenino, y es por ello que preside la fecundidad de la Tierra y de los seres vivos: personas, animales y plantas. Su ciclo regular en el cielo representa el ciclo eterno de la naturaleza y, por tanto, garantiza la renovación estacional de la vegetación.

A partir de ahora vamos a ir paso a paso para comprender las diferentes fases de la Luna, con la ayuda de los calendarios lunares que existen. En cuanto al trabajo con los ritmos, de una forma general, no se debería utilizar el calendario lunar como una guía demasiado rígida para decidir los momentos de trabajo. Para la mayoría de los trabajos, el estado de la tierra de labor y las condiciones atmosféricas deben prevalecer sobre las indicaciones del calendario. Este mes vamos a empezar con los aspectos generales de la Luna y, en cada número, iremos profundizando en estos aspectos.

Luna Llena3.JPG

Para todo cannabicultor que vaya a empezar a diseñar un cultivo con la ayuda de la Luna, sería aconsejable que en un cuaderno o en los apartados que proporcionan los propios calendarios lunares vaya anotando fechas de siembra, abonados, preparación del terreno, etc., para así planificar con antelación los días favorables para los trabajos.

Dependiendo de las constelaciones en las que se encuentra la Luna se van a ver activadas ciertas partes de las plantas. En el caso del cannabis, lo que nos interesa son las flores (cogollos), así que intentaremos trabajar en días en los que la Luna se encuentre ante una constelación de aire (Géminis, Libra o Acuario), pero también tendremos en cuenta las constelaciones de tierra (Tauro, Virgo o Capricornio) si lo que queremos es promover el crecimiento de raíces, las constelaciones de agua (Cáncer, Escorpio o Piscis) si buscamos un crecimiento exuberante de hojas, y las constelaciones de fuego (Aries, Leo o Sagitario) si lo que queremos obtener son unas fructíferas semillas.

Luna Menguante2.jpg

Lunario del mes de enero

Días favorables para trasplantar y trabajar la tierra: martes 18 desde las 5h hasta las 18h del miércoles 19, desde las 19h del miércoles 26 hasta las 2h del viernes 28; todos estos días coinciden con constelaciones de aire.

Días de flor para germinar y  abonar en el ciclo de floración: desde las 20h del viernes 7 hasta las 10h del lunes 10, desde las 19h del lunes 17 hasta las 18h del miércoles 19, desde las 19hj del miércoles 26 hasta las 2h del viernes 28; días de constelación aire.

Días para estimular el desarrollo a nivel radicular: desde las 14h del miércoles 5 hasta las 19h del viernes 7, desde las 2h del sábado 15 hasta las 18h del lunes 17, desde las 14h del domingo 23 hasta las 18h del miércoles 26; días constelación de tierra.

Días para cortar esquejes: cortarlos el lunes 17 mantenerlos en agua y pasarlos a tierra al día siguiente.

Días para abonar en crecimiento y promover un desarrollo foliar: del sábado 1 hasta las 4h del lunes 3, desde las 11h del lunes 10 hasta las 2h del jueves 13, desde las 19h del miércoles 19 hasta la 1h del jueves 20, desde las 3h del viernes 28 hasta las 11h del domingo 30; días de constelación de agua.

Bibliografía utilizada:

Calendario de Agricultura Biodinámica 2011. María Thun. Ed. Rudolf Steiner.

Lunario 2011. Michel Gros. Ed. Artús Porta Manresa.

Biodinámica; guía práctica. Pierre Masson. Ed. La Fertilidad de la Tierra.

TERAPÍAS NATURALES

LAS ALGAS: CONDIMENTOS PARA LAS PLANTAS…

Por siglos, las algas marinas se han usado tal cual de 20 a 30 ton/ha como abono de suelos en superficies cercanas a las playas y costas donde se recolectan. El uso de productos derivados de las algas marinas (harina, extractos, polvos solubles), es relativamente reciente, unos 50 años y, por sus bajas dosis, es factible usarlos en áreas distantes al mar (Senn, 1987).

Los cambios que se pueden apreciar en las plantas, se deben principalmente a la acción y efecto de los nutrientes y de las sustancias naturales que las algas contienen, cuyos efectos son similares a los de los reguladores de crecimiento de las plantas. Además hay que sumar acciones enzimáticas. Y cuando el proceso de elaboración de los derivados de las algas marinas se lleva adecuadamente, los microorganismos que viven en asociación con las algas marinas, continúan viables, propagándose donde se aplican, potenciando su acción.

Mar mediterráneo.JPG

La existencia de una humedad en el suelo es una de las condiciones para que las algas actúen tanto aplicadas al mismo suelo como foliarmente. La aplicación foliar de extractos de algas marinas facilita la nutrición y mejora los resultados finales, aplicados en riego mejoran la estructura del suelo, ajustan el pH y reporta un incremento en la materia orgánica.

El uso de las algas en nuestros cultivos va a incrementar los rendimientos y la buena calidad de las cosechas, se debe a que las algas marinas contienen: todos los macroelementos, todos los microelementos y todos los elementos traza que necesitan las plantas, además 27 sustancias naturales reportadas hasta ahora cuyos efectos son similares a los de los reguladores de crecimiento de las plantas como hemos citado anteriormente; vitaminas, carbohidratos, proteínas, sustancias biocidas que actúan contra algunas plagas y enfermedades, y agentes quelatantes como ácidos orgánicos y manitol.

Hay que mencionar que existen diferentes especies de algas: especies de los géneros Laminaria y Asophyllum en Europa, Sargassum en países más cálidos como Filipinas, son las más utilizadas. Las algas pardas como Asophyllum nodosum, son las más conocidas en nuestro sector, casi todos los productos fabricados a base de algas que podemos encontrar en los grows están fabricados con Asophyllum nodosum.

Planta tratada con algas marinas.JPG

Los tratamientos en la planta de marihuana pueden empezar en el periodo previo al trasplante utilizando bajas dosis, a la hora del trasplante se puede mojar la raíz con una mínima disolución. Durante el crecimiento y la floración se puede ir aumentando las dosis y utilizarlas alternando aplicaciones foliares y en riego cada 15 días hasta la época de cosecha. Para hacer esquejes son un buen complemento  a las hormonas de enraizamiento para estimular el desarrollo radicular. Hay que mencionar que   no es aconsejable  aplicarlas junto con productos químicos ya que ralentizaremos las acciones enzimáticas de éstas y los resultados no serán igual de satisfactorios que si lo hacemos solo con productos orgánicos.

PATOLOGIAS DEL CANNABIS

Fauna Auxiliar I: Macropredadores generales.

La mayoría de cannabicultores inexpertos cuando localizan cualquier insecto o animal que merodea por su cultivo lo trata como si fueran enemigos perpétuos, pero en realidad los animales e insectos que resultan patógenos para los cultivos es un porcentaje casi irrisorio, en contraposición con aquellos que son beneficiosos para los cultivos.

No hay que dudar en señalar a un desequilibrio previo del propio sistema agrario como la causa directa de la aparición de una plaga. Si todos los seres vivos que viven e interactúan en un propio agroecosistema están en perfecto equilibrio y armonía no cabe la aparición de una plaga, y si el equilibrio se rompe el propio sistema intentará reorganizarse para volver a alcanzar ese ansiado equilibrio ecológico.

Evidentemente, lograr minimizar los niveles de insectos patógenos de los cultivos hasta cotas que no supongan peligro ni amenaza para los cultivos, no pasa sólo con erradicar de forma drástica y severa la patología que estamos padeciendo, con ello sólo conseguiríamos erradicar la plaga pero sin saber la causa que la llevó a colonizar nuestro cultivo, por lo que ante las mismas condiciones causales volvería a repetirse la escena una tras otra vez.

Para que se de una plaga han de coincidir tres factores en el tiempo, que son: la planta parasitada (la marihuana) + el agente patológico + condiciones favorables de desarrollo y propagación del patógeno. A estos tres factores se los conoce como triángulo de la enfermedad o epidemiológico. El ser humano es, pues, el encargado de mediar en este proceso.

En cuanto al primer factor, la planta de marihuana, el cannabicultor debe realizar una continua selección para mejorar la capacidad de respuesta ante ataques de patógenos de diversa índole. Al agente patógeno se le pueden practicar tratamientos tanto preventivos como combativos para reducir su población. Pero donde mayor hincapié debe hacer un cannabicultor es en el entorno. Hay que crear diversidad de especies tanto vegetales como animales, muchos vegetales o son plantas anfitrionas de fauna auxiliar o tienen la peculiaridad de repeler al agente patógeno. En cuanto a los animales muchos de ellos se alimentarán directamente de agentes patógenos y otros competirán por el mismo nicho biológico conllevando al equilibrio.

En este papel de lucha interactiva hay que reseñar a la fauna auxiliar polífaga, o sea, que no se limita a predar un solo insecto, sino que en su amplia y diversa dieta caben varios agentes patógenos de nuestro cultivo.

Las lagartijas, las salamanquesas y en definitiva todos los reptiles menores son grandes predadores de dípteros, himenópteros y gusanos, éstos nos ayudarán de forma eficaz contra todo tipo de moscas y mosquitos que acechen nuestros cultivo. Las salamanquesas resultan muy eficaces contra las mariposas Spodoptera Exigua y Litoriolis, que son las mamás del gusano del cogollo. Estas mariposas son noctuidas, por lo que sus nocturnos hábitos las hacen frecuentes en terrazas donde hay luz, ya que acuden a ella, y precisamente en las zonas cercenas a focos de luz es donde establecen su zona de caza las salamanquesas, yo mismo he presenciado varias veces en mi casa lo precisas que son cazando mariposas noctuidas.

FARDACHO 1.jpg

De sobra es conocido el carácter cazador de las arañas. Cualquiera que haya examinado una tela de araña habrá comprobado la cantidad de cadáveres de diversas especies de insectos que han quedado atrapados en ella. Al propio tiempo las arañas del género agryotes también son indicadores de espacios poco contaminados, suelen salir muchas en huertas ecológicas, resultando fácil localizarlas debido a las grandes y complejas telas que tejen.

ARA�A 2.jpg

Otro predador de sobra conocido por todos son las Mantis  Religiosas. Insectos que por su aspecto más bien parecen sacados de la más repeluznante obra de ciencia ficción. Son de tal voracidad que cuando tras la cópula, la hembra se come al macho con el fin de así proporcionarle una segura fuente de nutrientes a su futura prole.

MANTIS 3.JPG

Los párajos insectívoros son también aliados indispensables en el control de plagas. Una pareja en época de cría puede llegar a capturar miles de insectos para alimentar a su descendencia, pero pueden resultar determinantes si atacan a las plántulas recién nacidas, por lo que es conveniente si instalamos nidos forestales proteger los semilleros y pequeñas plántulas.

Otro peligro para las plantas son los roedores, y no hay mejor controlador para los roedores que las serpientes, siempre y cuando no sean venenosas. Tienen la capacidad de adentrarse en las madrigueras para alimentarse de crías, su manjar preferido, aunque no le hacen asco a los ejemplares adultos. También mantienen a ralla a los topos y topillos y roedores menores.

ACTIVIDADES Y ACTUACIONES DEL MES.

Labores de Presiembra (I): “Conocer el Suelo”

Con el inicio del año nuevo comienzan también las labores de preacondicionamiento del suelo de labor. Todas y cada una de las actuaciones a realizar en cualquier cultivo son de igual importancia, máxime si se trata de preparar el suelo de tal forma que luego nos permita reducir las horas de trabajo y el gasto en abonos comerciales.

PLANTA SANA.JPG

El cannabicultor antes de todo debe conocer con la mayor precisión posible el medio de cultivo del que dispone: pH, textura, estructura, porosidad, composición, etc.., pero como hacer un estudio edafológico de un suelo es bastante complicado además de caro, vamos a dar unas premisas que permitan al cannabicultor saber más o menos con qué tipo de suelo se encuentra para acertar en las labores de acondicionamiento, y asegurarse de cubrir la mayor parte de las exigencias nutritivas de nuestro cultivo.

El pH (valor fácil de medir con pehachímetros de mano e incluso con papel tornasol) ideal como ya se ha dicho en reiteradas ocasiones en múltiples libros y artículos debe oscilar entre 6 y 7.

La composición del suelo sin hacer análisis de muestreo, la podemos averiguar a través del color del mismo y de agentes bioindicadores, en este caso la flora y fauna presentes. El color de un cuerpo depende de su composición, ya que es el reflejo del sol sobre una superficie, así el color de un suelo va a darnos una idea sobre su composición: los suelos blancos y algunos grises contienen minerales de cuarzo, yeso, carbonatos de calcio, magnesio, etc. Los suelos gris verdosos y gris azulados domina la presencia de minerales de hierro reducidos (en estado ferroso), debido casi siempre a períodos largos de encharcamiento. Suelos amarillos, rojos y marrón rojizo están compuestos de óxidos de hierro como por ejemplo la hematites. Y los suelos que más nos interesan a los cultivadores de marihuana son los de color parduzco y negruzco, cuya tonalidad se debe a la abundante presencia de materia orgánica. Eso sí a la hora de tomar al color como referencia debemos tener en cuenta que el contenido de agua afectará directamente al brillo de un suelo. Lo mismo ocurre con las plantas que se hallen presentes, están allí porque el suelo reúne unas condiciones que les son favorables, y por eso si las conocemos a ellas sabremos el tipo de suelo que tenemos: un claro ejemplo lo hallamos en la ortiga, allá donde está presente en grandes cantidades es porque hay un suelo con mucha materia orgánica fresca, sobre todo nitrógeno en forma amoniacal, lo que nos estaría diciendo que en esas condiciones de suelo no cabría abonar con abonos nitrogenados.

COLOR SUELO.jpg

La textura , estructura y porosidad del suelo va a estar determinada por los materiales que lo compongan y la forma en que se agrupen. Los tres materiales principales que le proporcionan determinadas texturas al suelo (se conocen con el nombre de facciones): son la arcilla, arena y limo, y según el porcentaje en el que se encuentren nos indicará si el medio es más arcilloso, arenoso o limoso. La textura de un suelo no se puede cambiar a menos que se importe tierra de otro lugar. La mejor textura es aquella que combina estos tres tipos de materiales de la forma más equilibrada posible, lo que se conoce como suelo franco. La arcilla es un material formado por partículas de tamaño muy pequeño y fino. Hay poco espacio entre ellas, formando suelos fuertes y pesados con escasa aireación por ser poco porosos, ello impide un desarrollo normal de las raíces. Los suelos arcillosos retienen bien el agua y los nutrientes, pero drenan poco llegando a provocar en casos de saturación podredumbre de las raíces. Para saber si una tierra es arcillosa basta con mojarla  e intentar moldear una barrita con una pequeña muestra. Otra característica es la formación de grietas profundas en la superficie cuando la tierra se reseca. La arena está formada por partículas de mayor tamaño, hay más espacio entre éstas facilitando así el drenaje y aireación. Son suelos ligeros con poca capacidad de retener agua y nutrientes. No es moldeable como la arcilla. El limo es un material que se forma por el arrastre y sedimentación de corrientes de agua. Son suelos poco estables y muy sensibles a la degradación. Las partículas que lo constituyen son de tamaño intermedio entre la arena y la arcilla. Una vez se secan se forman costras superficiales que no se agrietan.

ORTIGA.JPG

La estructura ya es más complicado de explicar pero si advertiros que los contínuos laboreos del suelo hacen que se rompa, conllevando a pérdidas de agua y nutrientes, por lo que es conveniente laborear el suelo lo menos posible y sobre todo a poca profundidad, ya que la primera capa de tierra (20 cm +/-) es donde se desarrolla casi toda la vida de la fauna microbiana del suelo, y si la volteamos perdemos su eficacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *