LA FERTILIDAD DEL SUELO Y LA MARIHUANA

Normalmente se entiende por fertilidad de un suelo a la cualidad que le permite un adecuado suministro de nutrientes para el crecimiento de ciertas plantas. Por lo tanto para que un suelo sea productivo, o sea, tenga capacidad de producir plantas bajo unas técnicas de cultivo determinadas, obligatoriamente ha de ser un suelo fértil. Pero no todos los suelos fértiles son igual de productivos ante diferentes especies de plantas. Algunas especies extraen en mayor cantidad y periodicidad los nutrientes que necesitan, otras, por el contrario, lo hacen más lento, en ambos casos el suelo debe reunir ciertas condiciones indispensables para el desarrollo de cada cultivo. La fertilidad de un suelo no es siempre constante. Debido a las labores y extracciones de las cosechas y de hierbas adventicias, a arrastres provocados por el agua tanto de riego como de lluvia así como las propias condiciones biológicas, físicas y químicas del suelo van a provocar una disminución de nutrientes disponibles para las plantas, lo que hará que tengamos que recurrir a diferentes técnicas para mantener y potenciar la fertilidad del suelo.

Si no hacemos las labores adecuadas, podemos encontrarnos con el inconveniente de padecer una carencia nutricional, con la consiguiente disminución de la vitalidad de la planta que puede presentar en la planta una debilidad ante las plagas. Esta claro que este es un caso extremo, pero con una mala preparación del terreno de cultivo se puede disminuir considerablemente la producción de marihuana.

La marihuana es una planta que ante condiciones favorables puede extraer cantidades industriales de nutrientes del suelo. Dependiendo de la propia genética de la planta, de la calidad del agua de riego, de las condiciones metereológicas y de las carácterísticas bio-físico-químicas del suelo, la estracción de nutrientes va a ser más o menos intensa. La maría se desarrolla mejor en suelos bastante mullidos y ricos en materia orgánica.

% EN PESO

% EN VOLUMEN

*Composición de un suelo de pradera.

Los suelos contiene un porcentaje muy bajo de material orgánico en su composición, pero sin embargo es de vital importancia mantener los niveles de materia orgánico para potenciar la fertilidad de nuestro suelo. Se conoce por materia orgánica a todo material de origen animal y vegetal, sean cadáveres o deyecciones de los mismos. La materia orgánica por tanto no es algo homogéneo, debido a la gran variedad de materiales que se pueden utilizar va a presentar una composición y del mismo modo el grado de fermentación y la forma en que ha sido compostada también van a influir en sus cualidades, no obstante existen múltiples estudios que demuestran la importancia de la materia orgánica en procesos biológicos, físicos y químicos que se producen en el suelo. La materia orgánica tiene muchas características que la convierten en el mejorador de todo tipo de suelos por naturaleza, tiene la capacidad de mejorar la textura del medio: une la tierra arenosa y por el contrario convierte más esponjosa y suelta la arcillosa, facilitar el drenaje, aumenta la capacidad de los suelos de retener agua, regula el pH, …

 

 

  

PROPIEDADES

DEL SUELO

EFECTOS DE LA MATERIA

ORGÁNICA HUMIFICADA

 

 

(URBANO TERRON, 1987)

Como materiales orgánicos se pueden utilizar estiércoles, restos de podas, algas marinas, restos de cosechas, trapos de tela, plumas y pelos, restos orgánicos de la casa, y en definitiva todo aquello que sea orgánico pero que haya sufrido un adecuado proceso de descomposición, o de compostaje, donde el producto final obtenido recibe el nombre de compost.

La materia orgánica es una fuente alimentaria de diversos organismos, con la intervención de éstos y debido a las condiciones de temperatura, humedad y aireación se va descomponiendo mayor o menor rápidamente con una pérdida grande o pequeña de nutrientes, dando lugar a una gran diversidad de compuestos bastante estables que constituyen el humus. Así pues podríamos decir que el humus es un estado de la materia orgánica que resulta tras sufrir ésta un proceso de humificación o degradación adecuada.

El uso de abonos verdes es poco dado en cultivadores de marihuana, y es algo que tenemos que ir acostumbrándonos a realizar para mejorar el rendimiento de nuestras plantas durante su etapa de crecimiento. Los abonos verdes son cultivos de vegetación rápida, que son segados antes que comiencen a florecer, ya que durante la floración es cuando más nutrientes extraen las plantas del suelo, posteriormente se trituran (en caso de tener una trituradora) y son incorporados al suelo en superficie o a 20 cm de profundidad máxima. Sus beneficios son varios: estimulan la actividad biológica del suelo además de mejorar su estructura, protegen de la erosión al tiempo que reduce la evaporación, acelera la humificación, disminuye el lavado de nutrientes, limitan el desarrollo de hierbas adventicias, ….

Se utilizan tres tipos de familias de plantas: las leguminosas (habas, guisantes, altramuces, judías,..) fijan Nitrógeno del aire a través de una simbiosis con las bacterias de los géneros Rhizobium y Bradyrhizobium, en muchas partes del mundo se asocia a la rotación anual con leguminosas con el mantenimiento del rendimiento de las cosechas, las crucíferas en cambio poseen una buena capacidad de humificación desarrollando grandes cantidades de biomasa y enriqueciendo el suelo en potasio, y las gramíneas, al igual que las anteriores, también aportan gran cantidad de biomasa.

Se pueden utilizar las especies por separado como el haba forrajera o el trébol, o combinar varias de ellas, como es el caso de la asociación Avena-veza. Las más utilizadas son las que combinan gramíneas con leguminosas:

· Para cultivos de Marihuana en Invierno (solo algunas regiones de España):

  • Guisante (12 gr. / m2) + Avena (8 gr. / m2) : siembra en verano.

  • Veza (6 gr. / m2) + Guisante (7 gr. / m2) + Avena (7 gr./ m2): siembra en verano.

· Para cultivos de Marihuana de temporada:

  • Veza (10 gr. / m2) + Avena (8 gr. / m2): siembra en otoño.

Realizando este tipo de cultivos, interrumpimos el monocultivo de marihuana en el mismo suelo entre cosecha y cosecha, lo que hace que mejore la productividad del suelo. Las plantas segregan sustancias de deshecho como todos los seres vivos, y en muchos casos lo hacen por las raíces, lo que puede resultarles bastante perjudicial al correr el riesgo de que se acumulen estas sustancias convirtiendo al suelo en tóxico para el cultivo de una determinada especie vegetal.

MIGUEL GIMENO

Asesoramiento sobre cultivo ecológico de Marihuana

18’30 a 21’30 de Lunes a Viernes. Tfno: 610.445.617

Un pensamiento en “LA FERTILIDAD DEL SUELO Y LA MARIHUANA”

  1. hola soy migel yo tengo una duda me puedes alludar.
    tengo la duda de la revoltura de la tierra que porsentajes lleva de tierra de estiercol perlita y todo lo demas.
    GRACIAS ESPERO ME PUEDES ECHAR LA MANO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>